“Stephen Malkmus and the Jicks — Wig Out at Jagbags” src=”http://img.hipersonica.com/2014/01/Stephen Malkmus and the Jicks — Wig Out at Jagbags.jpg” class=”centro_sinmarco” />

Sin que casi nadie se haya dado cuenta (casi da la sensación de que sin que él mismo se haya dado cuenta), éste es ya el sexto disco de Stephen Malkmus and the Jicks si contamos el debut en solitario de su estrella que, aunque sin acreditar, contaba ya con su banda más o menos habitual cubriéndole las espaldas. Y si parece mentira que el ex-Pavement cuente ya más discos por su cuenta que con la banda que le dio la fama es probablemente porque todo lo que vino después de Terror Twilight se ha movido siempre en unas coordenadas, conscientes o inconscientes, de perfil bajo. Nadie podrá decir que en este último tramo de su carrera hay bodrios infumables, de la misma forma que nadie (o casi nadie) se atreverá a calificar de obra maestra alguna de esas referencias. Parece Wig Out at Jagbags va a confirmar esa tendencia y acabará corriendo la misma suerte que sus predecesores.

Stephen Malkmus and The Jicks, lugar feliz

Malkmus tiene ahora 47 años y, después de vivir una temporada en Berlín con su mujer y sus hijas, se fue a un pequeño pueblo de Bélgica a grabar un agradable disco que… Mierda, ya se me ha escapado. “Agradable”. Estaba tratando de evitarlo, pero ya veo que las buenas intenciones apenas han durado un párrafo: efectivamente, me resulta imposible hablar de este disco sin recurrir a adjetivos con una cierta carga condescendiente. Agradable, placentero, simpático, resultón… Son las palabras, las sensaciones que me transmite este Wig Out At Jagbags sin conseguir llevarme casi nunca un poco más allá.

Sus 41 minutos me dejan con la sensación de que todo está bien, que todo está en su sitio, pero que, sin ser un disco inmediato, su efecto sí lo es y tan pronto como una canción empieza ya he olvidado la anterior o, lo que es más grave, tan pronto como el disco termina, apenas me quedan ya recuerdos tangibles de él. No me ha irritado ni me ha emocionado, apenas me ha hecho esbozar una leve sonrisa que es el primer paso de cara a acabar en la pila de discos-que-no-digo-que-estén-mal-pero-jamás-volveré-a-escuchar. No afecta, no deja poso, no mancha.

Sin sorpresas

Wig Out At Jagbags transcurre plácidamente, sin sorpresas. Quizá ‘Planetary Motion’ dé la sensación de comenzar un poco a medias, de ser el desarrollo de un corte que ya había empezado, pero en general los sustos van a ser pocos. Da un poco la nota (pero sólo un poco) esa ‘Shibboleth’ tan Pixies que ojalá estuviera en alguno de los EP basura con los que Frank Black está intentando tomarnos el pelo, con escaso éxito, desde hace algunos meses. Pero lo que predominan son medios tiempos y baladas, algunas de ellas ciertamente intercambiables entre sí.

La estrategia en estos casos suele ser la misma (convertir la humildad en virtud) y la verdad es que eso sí lo consiguen estos Jicks. Mantienen la línea post-Pavement de cuidar mucho más la producción pero dejándolo todo con un aspecto casual y es aquí donde ese gusto por la moderación y el término medio sí les sienta bien, porque no son pretenciosos pero tampoco absolutamente livianos, no se toman en serio pero tampoco son una broma. A veces incluso logran armar hermosas canciones como ‘J Smoov’, donde guitarras y trompetas acaban aprendiendo a convivir de manera civilizada con excelentes resultados o esa ‘Lariat’ en la que Malkmus deja escapar el ramalazo nostálgico que parecía tener controlado y dice haber crecido escuchando música de “la mejor década de la historia”.

Malkmus coge canciones pop de estructura sencilla, retorciéndolas un poco por un lado e interpretándolas con una cierta dejadez por otro y esa idea de disco funciona. También, por lo general, funcionan las letras que, como en ‘Rumble at the Rainbow’ (Come and join us in this punk rock tomb / Come slam dancing with some ancient dudes / We are returning, returning) suelen adoptar una distancia autoconsciente con un poco de cachondeo que le sienta muy bien al conjunto. Lo dicho: poco que objetar. Sólo que a veces todo es tan inofensivo, tan de chaquetilla de punto, tan… Wave Pictures, que la música acaba volviéndose por donde ha venido. Y tú te quedas un poco como estabas.

6,1

Stephen Malkmus and The Jicks — Wig Out At Jagbags

Stephen Malkmus continúa en su línea en solitario de agradar sin molestar. Algunas canciones podrían estar en un disco de Pavement perfectamente mientras otras cuidan más los arreglos aunque siempre con ese aspecto despistado e informal. Un disco agradable, que deja tan buen recuerdo como pocas ganas de volver a escuchar.

01. Planetary Motion
02. The Janitor Revealed
03. Lariat
04. Houston Hades
05. Shibboleth
06. J Smoov
07. Rumble At The Rainbo
08. Chartjunk
09. Independence Street
10. Scattegories
11. Cinnamon and Lesbians
12. Surreal Teenagers

Lo mejor

  • Se le pueden poner muy pocos peros.
  • Cambios de ritmo como los de ‘Surreal Teenagers’ que animan el cotarro.
  • ‘J Smoov’ es encantadora.

Lo peor

  • La falta de aristas.
  • No lo recordaré en unas semanas.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments