“graffiti-on-the-train” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/criticas-hs-2013-stereophonics-1.jpg" class=”centro” />

Las experiencias traumáticas en esta vida, un accidente, una catástrofe natural, la muerte de un ser querido, son en muchos casos las que sacan lo mejor y lo peor de nosotros, las que nos hacen cambiar y dar un giro a nuestra forma de vivir y de afrontar el resto del tiempo que nos queda por vivir.

En esto de la música también lo hemos visto en infinidad de ocasiones; hemos visto a artistas volverse más humildes, más altivos o más oscuros y pesimistas, y la cosa, claro, ha quedado plasmada en su música. Grafitti On The Train de Stereophonics es, precisamente, un ejemplo más.

El mal trago en este caso viene con la muerte de Stuart Cable, batería desde los orígenes de la banda hasta 2003, año en que se apartaba de la formación por problemas de salud, y que sería encontrado muerto en su casa, en el año 2010 a la edad de 40 años.

Este suceso parece haber marcado a Kelly Jones, líder de Stereophonics que es quien lleva además el peso creativo en la formación.

Después de escuchar Graffiti On The Train al completo, a uno le quedan más claros todos los avisos que los galeses han venido dando, con los adelantos del disco, los tétricos vídeos que hemos visto e incluso con la poco atractiva portada que han elegido como tarjeta de visita de su octavo disco de estudio.

Stereophonics: superando los palos de la vida con música

Dramático, esa es la palabra que me viene a la mente tras escuchar los 10 temas que componen Graffiti On The Train. Donde antaño escuchamos temas luminosos, optimistas, ingenuos e incluso ñoños, ahora escuchamos pesimismo, oscuridad, melancolía… Y no, no es que estemos ante una elegía dedicada al amigo perdido, en absoluto, pero se nota que la pérdida ha marcado la composición de estos temas.

Sin duda, estos son temas mucho más maduros que aquellos con que Stereophonics comenzaran su carrera, en aquellos tres primeros álbumes que son, al menos a mi entender, los mejores que han dado para luego ir apagando su creatividad gradualmente, perdiéndose en una maraña de ruidos que no han sabido canalizar.

Ahora, en este nuevo esfuerzo, que les ha llevado 5 años terminar, parecen haber madurado en ese sentido; con temas que acumulan tensión para explotar dramáticamente hacia el final, y letras que ya no suenan ñoñas, que no celebran días bonitos ni se recrean en el amor de juventud.

Graffiti On The Train: más serio y maduro no significa más interesante

Esa tensión que se acumula se plasma a base de ruidosas guitarras hacia el final de los temas, como en la rabiosa ‘Catacomb’ o en ‘We Share The Same Sun’, o gracias a elementos orquestales que van creciendo y creciendo hasta adueñarse de los tramos finales de temas como ‘Violins And Tambourines’ o ‘Graffiti On The Train’, dos de los temas más acertados del álbum.

Queda hueco también para mostrar esa influencia americana que ya les hemos visto en ocasiones anteriores, con el encargado de cerrar el álbum, ‘No-ones Perfect’ o el descarado blues de ‘Been Caught Cheating’ que intenta tomar prestado un poco de los clásicos, tanto en instrumentación como en la voz de Jones.

Hay incluso espacio para tratar de ser el Tom Petty de los Traveling Wilburys en el que es probablemente el tema con más aspiración de single del disco, ‘Indian Summer’, que no en vano ha sido el verdadero encargado de abrir las puertas del mercado a Graffiti On The Train.

Este octavo trabajo de los de gales no es ni lo mejor que han firmado ni tampoco lo peor; tiene algunos momentos bastante dignos y unas letras mucho más serias y elaboradas, aunque otros llegan a empañar el resultado final, como ese ‘Take Me’, dueto con Isobel Campbell cuya voz se queda corta junto a la de Jones y cuya tétrica ambientación dice poco junto a ellas.

“nota_5” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/nota5hs.jpg" class=”derecha” />

Al final estamos ante un álbum que redime un poco a los Stereophonics de los últimos discos, pero no lo suficiente. Kelly Jones deja claro que quiere tomar un nuevo camino, que ha iniciado su madurez, y con ella la de su banda, quizás gracias al detonante de la muerte de su amigo, aunque este no sea un disco “in memoriam” y eso quede sólo para el tema que le da título.

Pero madurar no significa inevitablemente hacerse interesante. A veces uno es más interesante en su adolescencia, en esos tiempos más gamberros por los que todos tenemos que pasar para llegar a madurar… y la verdad, bastante mal está la vida actualmente como para que los que solían darte un poco de optimismo también te hagan ver el vaso medio vacío.

Graffiti On The Train, tracklist

01. We Share The Same Sun
02. Graffiti On The Train
03. Indian Summer
04. Take Me
05. Catacomb
06. Roll The Dice
07. Violins And Tambourines
08. Been Caught Cheating
09. In A Moment
10. No One’s Perfect

En Hipersónica | Stereophonics ya está grabando su octavo disco | Más datos sobre el nuevo disco de Stereophonics y vídeo para ‘Indian Summer’: para el tren, ¡que yo también me bajo! | Stereophonics — ‘Violins And Tambourines’: violines y panderetas para su nuevo single y su próximo álbum

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments