Con motivo de la llegada de los artículos sobre lo mejor del año, algunos de los editores hemos resaltado con especial preponderancia en nuestras respectivas listas el lanzamiento del álbum en solitario de Steven Wilson. Sin embargo, puede que más de un lector se haya sentido extrañado o indiferente ante tanta alabanza hacia un nombre cuyo calado no es especialmente hondo en nuestro país.

A pesar de ello, el legado musical que este polifacético músico inglés nos está dejando es tan extenso como valioso, y entre sus composiciones podemos encontrar gran cantidad de palos, destacando especialmente el rock progresivo y el psicodélico, pero también sonidos como el art rock, el shoegazing e incluso el drone.

Si por algo se caracteriza este genio creativo, es por su falta de fronteras y límites a la hora de concebir la música, esa capacidad suya para ir más allá de los clichés y aspirar siempre al máximo nivel artístico en cada uno de sus trabajos. Lleva años demostrándolo en Porcupine Tree y en otros proyectos paralelos, y viene ahora para hacerlo con Insurgentes.

Los conocedores de la carrera de Wilson se sentirán muy cómodos a la hora de encarar por primera vez este trabajo, pues es muy fácil encontrarnos en él con pequeñas porciones de lo que ya nos ha ido mostrando con el paso de los años. Sin embargo, no suena por ello repetitivo, pues siempre conseguimos encontrar un valor añadido que confiere a esos sonidos ya conocidos frescura.

Ya sea en temas más accesibles como ‘Harmony Korine’ , o en propuestas más oscuras como la magistral ‘No Twilight Within the Courts of the Sun’, la firma característica de este compositor sale siempre a relucir, pero lejos de cansarnos con ello, nos encandila, nos atrapa más con cada escucha.

https://www.youtube.com/embed/BClzBQmZZBc

Especialmente valioso es en mi opinión hacerse con el álbum en su edición completa, esto es, con las cinco canciones del bonus disc que extienden el tracklist hasta 15. Es cierto que los 80 minutos de música resultantes pueden hacerse un poco excesivos, y por supuesto únicamente aptos para estómagos habituados al rock progresivo más recalcitrante, pero el esfuerzo merece la pena.

Sin duda alguna, uno de los grandes trabajos del terreno experimental de este año, absolutamente imprescindible para los seguidores de este músico, quienes encontramos una vez más una colección de canciones magistralmente concebidas y resueltas, sin apenas puntos débiles.

Mención aparte merece la colección de nombres de primer nivel que han colaborado en este Insurgentes, como el teclista Jordan Rudess, el bajista Tony Levin o el batería Gavin Harrison, compañero de Wilson en Porcupine Tree, entre muchos otros. Por cierto, no lo busquéis en tiendas, porque la edición especial ya se ha agotado; su venta al gran público dará comienzo el próximo febrero.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments