Sun Worship — Elder Giants

Hablábamos hace no mucho tiempo de cómo algunas bandas que en el pasado se dedicaron al Black Metal abrían hoy otros caminos. El más célebre es el de Deafheaven, que el año pasado lograron una aclamación unánime en la prensa especializada, incluida la que no se prodiga demasiado en el Metal, gracias a una combinación bastante solvente de sus antiguas virtudes, guiños al Shoegaze y un espíritu Pop, por accesibilidad, tangible.

Este año Wolves in The Throne Room directamente han tomado otra vía: su disco Celestite (2014, Artemisia) es un, para algunos, ejemplo de aburrimiento electrónico; para mí, tiene más virtudes que defectos y resulta la mar de interesante. Se abre el Black Metal a otros espectros sonoros, sí, pero siempre habrá fieles: Sun Worship, grupo alemán, son uno de ellos. Su debut en larga duración, Elder Giants (2014, Dead Section) es un fantástico ejemplo.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=483532023/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1265992414/transparent=true/

Y es su fidelidad, precisamente, la que hace de su trabajo algo tan encomiable. En algunas de las críticas que he leído aquí y allá se les acusa de no ser más que un mero remedo de lo que otras bandas del pasado ya fueron, y hay algo de verdad en lo que dicen. Es cierto que Elder Giants está muy lejos de ser algo nuevo, y que hay numerosas bandas en las esquinas de Europa y Estados Unidos haciendo básicamente lo mismo. Pero la virtud de Sun Worship reside en su excelente ejecución de “lo viejo”, de la fórmula Black Metal ideada hace ya dos décadas.

Aquí hay cuatro canciones que miran hacia el Atmospheric Black Metal y que, en su alegato final, se permiten derivar en un Drone ruidoso y fascinante que encaja a la perfección con el espíritu del disco. Reminiscencias del Burzum inspirado ya entrado en prisión, Elder Giants convence por su poderío y energía inicial.

Emoción envuelta en clasicismo

El arrebato de furia y velocidad que supone ‘We Sleep’, la canción de más de diez minutos que abre el disco, no tiene parangón durante el resto del trabajo. Es muy clásica, sí. Si estáis cansados del mismo Black Metal de siempre deberíais fijaros más en Altar of Plagues o, este mismo año, en Twilight.

An Autumn of Crippled Children o Lântlos, con disco este mismo año, difícilmente pueden ser definidos a estas alturas como Metal, y en su travesía hacia el Shoegaze, o lo que quiera que hagan ahora, han aterrizado en ninguna parte. De modo que, para semejante viaje, Sun Worship deciden reducir sus alforjas a lo mínimo: gritos ahogados por un mar de guitarras repetitivas y densísimas y baterías titánicas. La emoción del Black Metal, género que en su apogeo resulta estremecedor y bellísimo al mismo tiempo, en manos de Sun Worship.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=483532023/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=633470308/transparent=true/

Por los mismos derroteros siguen ‘The Absolute is Becoming’ y la homónima ‘Elder Giants’. Repasando la breve discografía de Sun Worhsip, que apenas se remonta a un par de EP más y a dos colaboraciones — igual de destacable es Surpass Eclipse EP (2013, autoeditado), que ya contenía las mismas virtudes que este Elder Giants — se aprecia su fidelidad a unas ideas fijas.

7.6/10

La monotonía, la estupenda monotonía de las tres primeras canciones se ve contrarrestrada con la agradable sorpresa de ‘Transneptunian (Infinite Gaze)’: seis minutos de Drone, teclados oscuros de fondo y repetición en trance que terminan resultando deliciosas. Hay ruido de fondo y, lejos de resultar un vacuo ejercicio de Ambient electrónico, la apuesta les funciona a la perfección. El broche final a un disco sin excesos ni muchas ideas originales, pero con un sonido y una ejecución impecable.

Anuncios