Anuncios

Supersubmarina — Santacruz: lo que pudo ser, pareció ser y no fue

“Supersubmarina” src=”http://img.hipersonica.com/2012/05/SupersubmarinaSC.jpg» class=”centro” />

Supersubmarina podría representar con bastante facilidad ese debate que hay en la red sobre lo que se puede llamar o no música indie en España. Un debate que se abrió cuando Vetusta Morla triunfó con un público mayoritario desde un contexto independiente, y que ha ido sumando partidarios y detractores por igual. Sin embargo, la cuestión de las etiquetas a las que algunos son tan aficionados me parece una soberana estupidez. Las cosas no cambian por el nombre que les des, y Santacruz, el nuevo álbum de Supersubmarina, podría ser defendido desde una y otra perspectiva.

Los de Baeza afirmaron en una entrevista reciente que se toman su trabajo como el de cualquiera que va a una oficina, tiene un horario y unas metas a final de año. La relación que tienen con su equipo fiscal es muy cercana, y saben que su proyecto ha de ser rentable para poder continuar viviendo de él. Quizá estas premisas supongan una expulsión directa por parte de algunos de lo que podría considerarse el lado más independiente de la música, el de los presupuestos que no cuadran, las salas que no pagan y los discos que se venden por el boca a boca.

Pero si escuchas Santacruz, el poso que queda es muy similar al que pueden dejarte Vetusta Morla. Personalmente, me parecen muy alejados de Lori Meyers, tanto en sonido como en potencia, calidad y público. Pero Supersubmarina han intentado dar un paso adelante en este trabajo. No es un gran salto, no es una apuesta arriesgada, no es un descubrimiento panaceico.

Más medios, más empaque

Protestan Chino y compañía que les fastidian las comparaciones con otros grupos indies de éxito que ya hemos mencionado, porque sus medios eran mucho menores cuando estaban produciendo Electroviral. Si algo se les puede conceder en este segundo álbum es que el éxito de su debut les ha proporcionado esos deseados recursos que se han traducido en un mayor empaque de su sonido, más redondo, más cercano al pop que al rock, sin dejar de lado las guitarras más turbias.

Se pueden escuchar rabiosas en ‘Canción de Guerra‘, el tema que abre el tracklist, muy bien elegido, y que se aparta de lo repetitivo que sonaba Realimentación. Han sabido seguir sonando a sí mismos, pero dopando su estilo, añadirle cierto atrevimiento, algo más de punch.

https://www.youtube.com/embed/r52tK7-dIAw

Vídeo | Youtube

El trío inicial se completa con ‘Santacruz‘ y ‘Hermética‘, con su dosis apropiada de oscuridad, turbulencia, melancolía y solidez. La mejor terna del álbum es la que lo abre, y más adelante lo que nos esperan son momentos mucho más poperos y lugares conocidos donde refugiarse, quizá temerosos de haberse alejado demasiado de su base fan.

https://www.youtube.com/embed/owtBQBpb9VM

Vídeo | Youtube

Como una isla entre los embates de la seguridad encontramos, un poco más adelante, ‘Tu Saeta‘, que parece estar a medio camino durante unos pocos minutos entre la pauta inicial de atreverse y la de hacerlo sin dejar de hacer pie.

https://www.youtube.com/embed/fWCARp7V8us

Vídeo | Youtube

El refugio de lo conocido

Cuando escuché por primera vez ‘En Mis Venas‘, el single con el que abrían la carrera de este segundo álbum, me pareció más que obvio que, al menos en una buena parte de este nuevo trabajo, no iban a mojarse más allá de lo que sabían que les funcionaba.

¿Es criticable? Si tenemos en cuenta lo que os comentaba al principio sobre su pragmática visión del negocio, es completamente comprensible que sean coherentes con su perspectiva. Lo que sí han tenido la decencia de hacer es inyectarles una buena dosis de barniz para mejorar las carencias del debut.

https://www.youtube.com/embed/VkpMYzB_6tg

Vídeo | Youtube

La producción corre a cargo de Tony Doogan, el que firma Fuerteventura de Russian Red y que también ha trabajado con gente de la talla de Mogwai. Esto, unido a los pequeños detalles que esta vez se han cuidado desde un punto de vista más estético que en su anterior propuesta, proporciona cierto brillo al disco, cierta sensación de trabajo cuidado y meditado.

La única que se escabulle de la quema de lo conocido es ‘Tecnicolor‘, popera a más no poder y una de las pocas que sí podríamos comparar, salvando las distancias, con los de Noni. Contribuye así a algo que no se les puede negar, y es que al menos en Santacruz han tocado bastantes más palos que con los que construyeron Electroviral.

https://www.youtube.com/embed/L69fZ0UiCcs

Vídeo | Youtube

Se arriesgan más con baladas y temas lentos, como ‘De las Dudas Infinitas‘ y ‘Para Dormir Cuando No Estés‘, un género que casi había pasado desapercibido en su debut, pero a pesar de la variedad de tiempos y estilos, la temática, excesivamente melancólica y pelín repetitiva, termina dando sensación de relleno en algunos momentos.

Supersubmarina se han quedado en el lado más tibio de las posibilidades. Con un trío inicial nada despreciable, su tracklist podría haberse arriesgado más por esa vertiente, haber apostado por un sonido más crudo, más oscuro, más auténtico. Sobre todo porque dejan patente que saben hacerlo y que saben hacerlo bien.

Anuncios