Anuncios

Swindle — Long Live the Jazz: el momento de romper hacia el gran público

“Swindle Long Live the Jazz portada” src=”http://img.hipersonica.com/2013/06/swindle-long-live-jazz.jpg” class=”centro” />

Es el momento de Swindle. 2013 va a ser el año en que el joven productor británico rompa hacia un mayor público. Long Live the Jazz (2013, Deep Medi) es la carta para hacerlo. Llega el momento de pasarse al largo tras varios EP con los que ha ido triunfando, en especial el pasado 2012 gracias a la genialidad de Do The Jazz (2012, Deep Medi Musik). Con este largo Swindle rescata algunos de sus singles ya publicados, no obstante se dirige a otro tipo de público y qué mejor que llevar consigo la metralla cuyo éxito está constatado.

El momento de Swindle (y de Deep Medi Musik)

Según está el mercado británico con unos Disclosure convertidos en la principal apuesta de Columbia en este terreno electrónico menos masivo, quienes les están respondiendo bien — número 1 en la lista de álbumes electrónicos, número 5 en la general, cuatro singles metidos en el top 40 de la lista Dance y tres en la lista grande — con Rudimental en el número 4 en la lista de álbumes de Dance gracias a Home (2013, Asylum), con una escena de bajos tan permeable entre la cultura de clubs, el público especializado y quienes solo pasaban por allí, Swindle y su sello Deep Medi Musik podrían vivir un año feliz.

La pena es que Swindle no va a contar con el mismo apoyo masivo que Disclosure pero a favor tiene una calidad mil veces mejor que el dúo de blancos lánguidos. Quizá hay suerte y alguno de sus temas se convierte en himno por alguna campaña, algún videojuego, alguna serie o cualquier altavoz posible que dé mayor relevancia a un álbum que sale en el momento exacto.

Deep Medi Musik es el proyecto discográfico de Mala. Desde 2006 lleva publicando distintas referencias de grupos que a la larga han logrado obtener su sitio pero siempre fuera de su nido. Es el caso de Skream, que publicó en 2009 The Shinein / Backwards o de Kromestar, la primera referencia con la que se estrenó el artista y el propio sello en 2006: Kalawanji / Surgery. Tempa es quien ya tenía a Skream de antes y Dubstar es quien estrenó en largo a Kromestar.

Los 12″ son muy bonitos pero no pasan de ciertos límites de público. Deep Medi Musik lleva muchos años así y necesita ese salto. El año pasado logró poner un pie con Goth-Trad y su New Epoch con gran apoyo de la crítica, que no de ventas en listas. Quizá este Long Live the Jazz de Swindle sea su Disclosure personal. Materia hay para que Mala se centre tras sus viajes a Cuba y logre una promo buena.

Bajos que prometen

https://www.youtube.com/embed/GBiPRw5Ixhw?rel=0

Swindle rescata para la ocasión algunos de sus mejores singles. ‘Forest Funk’, ‘Do The Jazz’ e ‘Ignition’ son cuatro temas que sirven para resumir algunos de los mejores momentos del 2012. Encima dos de ellos sirven para la traca inicial de Long Live the Jazz y el tercero en disputa cierra el álbum. Por lo que Swindle hace muy bien los deberes.

Ya puestos, podría haber metido ‘If I Was A Super Hero’, otro de mis single favorito de todos los que tiene; con el que cerraba el 12″ de Do the Jazz (2012, Deep Medi Musik). El Synth Funk que ahí metía se lo queda ‘Forest Funk’ solo que añadiendo más contundencia de UK Bass en pequeñas carreras antes de darle a la línea de sintetizadores gordos propia del Grime.

El discurso de Swindle es para todos los públicos. Las cantanditas del Drum and Bass y de este UK Garage reconvertido pasan en ‘Ignition’ por manos de Footsie y Nadia Suliman jugando al contraste entre voz dura masculina y voz suave femenina, ambas negras.

En ‘When I Fly’, otro de los mejores momentos de este álbum, Swindle vuelve a recurrir a las voces y se sale de lo esperado entre tanto bajo gordo con poso británico para jugar con el Synth Funk junto a Baby Sol, Joel Culpepper, PSM y Preditah a las voces. Un medio tempo con la orquesta y un teclado bien claro. Tiene un vacile que mola. En ‘It Was Nothing’, donde colabora con Sam Frank como cantante, busca más el poso de Stevie Wonder sintetizado, al tiempo que al final mete ese Jazz que le gusta de Quincy Jones y de Herbie Hancock.

No siempre que usa voz se decanta por el registro suave. ‘Kick It’ junto a The Milk, otro de los momentos destacados, y ‘Running Cold’ junto a Terri Walker (la misma que pone voces al ‘King Edward Street’ de James Welsh) acaban cayendo a la versión dura de los bajos del Grime pese a tener el UK Garage de base.

En el resto de Long Live the Jazz Swindle sigue jugueteando y demostrando unas claras influencias hacia el P-Funk de George Clinton y demás familia, a un Prince sexual pero con un Electro más duro y a aquellas orgías instrumentales que se marcaban Zapp en las que él sigue subido, estirando los bajos hasta romperlos. Este álbum es su verdadero debut al gran público — en 2009 optó por la autoproducción para lanzar Curriculum Vitae — , ahora solo queda ver si este le presta la atención que se merece.

Escúchalo en | Soundcloud
En Hipersónica | Swindle, Funk + Grime = la fiesta del culo torcido

Anuncios