Llevábamos tiempo sin realizar el repaso a alguna discografía completa, así que vamos a recuperar el ritmo con un especial dedicado a System of a Down. Aprovechando que la formación americana ha decidido volver este año a los escenarios, y con la constante promesa de un nuevo álbum sobrevolando la reunión, vamos a recordar lo que han dado de sí cada uno de sus cinco discos editados hasta la fecha.

Eso supone empezar remontándonos a finales de los 90, cuando el cuarteto californiano de orígenes armenios puso en la calle su debut homónimo, que les sirvió para ir asentando las bases de su particular sonido y para ir ganándose una reputación en el terreno del metal menos convencional. Cierto es que ello también les ha costado muchas críticas, pues bien es sabido que entre los aficionados a este género no siempre están bien vistas las grandes innovaciones.

Su éxito durante estos años ha alcanzado niveles muy mediáticos, con varias nominaciones a los Grammy y un galardón, así como gran popularidad en canales como la MTV, lo cual solo ha ayudado a aumentar contra ellos la aversión de los metaleros más anquilosados. Pero esta buena acogida entre el público ha venido siempre acompañada de un merecido reconocimiento por la crítica, fruto de un listón de calidad que ya quedó marcado en este álbum debut.

Desde Armenia con amor

https://www.youtube.com/embed/5vBGOrI6yBk

Los orígenes de esta formación están en un proyecto llamado Soil, también compuesto por integrantes de ascendencia armenia, y donde ya figuraban el cantante Serj Tankian y el guitarrista Daron Malakian. Curiosamente, el bajista Shavo Odadjian empezó echándoles una mano como mánager, para luego unirse como un músico más. Para 1997, poco antes del lanzamiento de su debut, la banda ya empezó a usar el nombre de System of a Down y John Dolmayan se había unido a la batería para completar el equipo que ha permanecido intacto hasta nuestros días.

Ya con sus primeras demos consiguieron atraer la atención del productor Rick Rubin, que no dudó en ficharlos para su sello American Recordings, y junto a él empezaron a grabar este trabajo a finales del 97. Para ello recuperaron gran cantidad de los temas incluidos en sus demos, que habían conseguido cierta difusión por Internet, aunque grabados ahora con una calidad de sonido profesional que les dio otra dimensión.

El resultado es un disco que no da un segundo de respiro, que arranca a todo pistón y apenas ofrece concesiones durante sus cuarenta minutos de duración. Excepto ‘Mind’, que se pone por encima de los seis minutos, nos encontramos con cortes que responden a un cierto espíritu punk, yendo directos al grano y mostrando todo su arsenal desde el primer segundo de canción, sin estirar nunca un recurso más de lo debido. Los títulos de los propios temas, formados todos ellos por una única palabra, son buena muestra de ese propósito conciso y elemental.

No le busques etiquetas

https://www.youtube.com/embed/SqZNMvIEHhs

No es nada punk en cualquier caso lo que aquí oímos, pero queda claro que tampoco se ajusta una etiqueta de metal básica. Cambios de ritmo que te cortan la cara, multitud de efectos con los que experimentar a cada momento, potencia para llevar tus altavoces al límite y juegos vocales que recuerdan claramente a los de Mike Patton, pero que cuentan con un sello único e inconfundible. En resumen, una combinación explosiva.

Casi todo el disco opta por la senda más musculosa, perfectamente representada en cortes como ‘War?’,‘Know’ o ‘P.L.U.C.K.’, aunque el cuarteto da también muestras de sus capacidades melódicas en imprescindibles como ‘Spiders’. El toque general es de locura, pero siempre bien llevada por cauces que dan al conjunto sentido, coherencia y mensaje.

Las letras, escritas en su totalidad por Tankian, iniciaron la senda de protesta política, sensibilización social y discurso anti bélico que han sido constantes en su música con el paso de los años. Buena muestra de ello es su impactante portada correspondiente al póster anti fascista The Hand has 5 Fingers, creado por el artista John Heartfield durante la Segunda Guerra Mundial. Como referencia a dicho trabajo, en la parte trasera del álbum se puede leer lo siguiente:

“The hand has five fingers, capable and powerful, with the ability to destroy as well as create”.

System of a Down, un gran anticipo de lo que habría en camino

https://www.youtube.com/embed/F46r-_jPPHY

Es difícil no quedar hipnotizado desde la primera escucha por un disco tan cargado de calidad y de fórmulas novedosas. Toda la fuerza del metal clásico, llevada a un nuevo plano gracias a un trabajo donde la experimentación no era sinónimo de sonidos imposibles, sino de sonidos frescos y con mucho gancho. Habrá quien despectivamente diga de ellos que no son más que un grupo cualquiera de nu metal, pero su gran desgracia será no ser capaces de ver más allá de sus narices para apreciar todo lo que tienen que ofrecer.

No se trata del mejor disco de System of a Down, pero es obvio que sirvió como excelente asentamiento para las bases de lo que sería su sonido, tan único y difícil de encasillar. La cosa mejoraría aún más con su continuación, Toxicity, donde el talento se aplicó con mayor madurez, pero eso es algo que ya analizaremos con mayor detenimiento en la próxima entrega de este especial.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments