Hace 25 años, Charlie Clouser tenía un sueño. Él era tecladista para Nine Inch Nails, pero entre bambalinas estaba montando un proyecto ambicioso que iba a ser recordado como una de las mayores constelaciones de estrellas de los noventa. Un proyecto que juntase a gente de Nine Inch Nails (aparte de él, claro), Tool, Pantera, Depeche Mode o Killing Joke.

Ese es el origen de Tapeworm, el proyecto montado por Clouser que iba a figurar diferentes vocalistas de los grupos mencionados: Trent Reznor, Maynard James Keenan, Philip Anselmo, Dave Gahan, Jaz Coleman, así como Alec Empire de Atari Teenage Riot. Por desgracia, el teclista se vio obligado a aparcar el proyecto para centrar sus energías con el resto de Nine Inch Nails para escribir y grabar The Fragile. No fué lo único que truncó al supergrupo, según recuerda en Metal Hammer:

Quizá apuntamos demasiado alto. La idea de estos grandes vocalistas intercambiando versos con Trent nos emocionaba bastante… Es decir, lo ves sobre el papel y parece realmente guay. Puedo ver que porque la gente dice ‘publícalo y ya, ¡tío!’, pero no es tan simple como eso.

En un principio, según explica Clouser, el material para el grupo iba a partir de ideas descartas o sin usar para NIN:

[Trent] nos dijo a Danny [Lohner, bajista] y a mí que las ideas que teníamos que no funcionarían para Nails podían ser empleadas por nosotros en nuestro propio proyecto, y pondría los resultados en Nothing Records. Se siente como una victoria para ambas partes.

Pero entonces comenzó el proceso para hacer The Fragile, y el proyecto de Tapeworm se tambaleaba:

Tenía este bucle de batería para una canción que estaba preparando para Tapeworm y a Trent le gustó mucho. Lo utilizó y fue la génesis para la canción ‘Starfuckers Inc.’, que son palabras mayores, realmente.

Otras ideas para Tapeworm acabaron en canciones de otros grupos, como en algunos de Maynard James Keenan: ‘Passive’ de A Perfect Circle o ‘Potions (Deliverance Mix)’ de Puscifer. Aun así, el teclista no parece decepcionado de que el proyecto no llegase a mayor cosa:

Es casi más guay que nunca lo publiquemos. A estas alturas se ha vuelto esta cosa mística. Siempre habrá una intriga y un misterio alrededor de ello. No hay muchos discos de los que has escuchado tienen eso.