Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver. Y no hay más culpable que el que, aun realizando los actos más crueles y viles, se cree inocente de sus acciones. El mundo está podrido y moribundo. ¿Quién es el auténtico culpable de todo? El ser humano. Este ser se ha dedicado gran parte de su existencia a hacer del planeta un lugar odioso y deleznable. Este ser ha llenado el mundo con la corrupción, la guerra, el hambre, la discriminación y la avaricia. Esta plaga de carne y hueso cuenta con un sinfín de pecados, pero entre los peores se encuentra en que es un ser indeciso y contradictorio.

¿Cómo se puede explicar que este corrompido ser encuentre el placer observando algo que le horroriza y le aterra? ¿Cómo entender que una persona se gaste siete euros para poder ver una película de, por ejemplo, David Croneberg, sabiendo que va a pasarlo mal (tanto si es una de sus pelis clásicas del horror como sus actuales y putos horrores)? ¿Por qué tiene éxito el BDSM? ¿Por qué la gente consigue la excitación a base de hacer sufrir a sus semejantes? Cronenberg lo refleja en su film Crash, donde el matrimonio protagonista se une a un club que encuentra su principal fuente de excitación sexual en los accidentes automovilísticos. Todo ese festival de horror que tanto placer causa a nuestra sociedad actual me conduce a la siguiente pregunta: ¿por qué nos gusta Terra Tenebrosa?

Terra Tenebrosa, el sufrimiento que crea adicción

“Terra Tenebrosa” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Terra-Tenebrosa.jpg" class=”centro” />

Este trío nacido en tierras suecas es una especie de rara avis en el panorama musical de ahora. Su propuesta es extraña hasta para los ya aficionados al sonido metalero más extremo y experimental. No hay más que escuchar su debut The Tunnels para contrastar lo que dijo en su momento nuestro ex-compañero Gallego: son himnos de una tierra que no quieres visitar. Sin embargo, y por muy oscuro y pesadillezco que suene su estilo, no puedo evitar declarar que ese disco me parece una obra extraordinaria y sublime en el género pesado.

Nacidos tras la muerte de los míticos Breach, este trío se ha esforzado mucho para ocultar su identidad, tanto que no sabemos ni sus nombres ni sus jetos, ocultados ambos bajo unos seudónimos y unas máscaras tan retorcidas como su música. Normal que ante tanto secretismo y ocultismo terminara por escapárseme que este mismo año iba a salir la continuación de su notable debut, The Purging. Esperaba otro trabajo esquizofrénico y malsano, y en parte es así, pero en menor medida.

The Purging, la BSO de tu manicomio más cercano

Voy a explicarme: no es que The Purging nos vaya a mostrar a unos Terra Tenebrosa más (por decirlo de alguna manera) mainstream, pero si se denota una cierta domesticación y una mayor accesibilidad que la que había en The Tunnels. Aunque vamos a matizar que términos como accesible están bastante metidos con calzador a la hora de hablar de una banda tan vanguardista y bizarra como la sueca.

Pero ahí está la prueba. En The Tunnels no había ningún tema que se pudiera elegir como single o que se pudiera considerar un hit y entenderlo fuera del contexto del álbum, cosa que si ocurre en este álbum en temas como ‘The Purging’ o ‘Black Pearl In A Cristaline Shell’. Aunque tampoco es cuestión de quedarse con temas concretos en una obra tan solida y rocosa que critica desde una perspectiva pesimista el fracaso de la existencia humana y que esta es el germen que ha infectado al planeta que ahora necesita una purga.

Otro de los mayores triunfos del trío reside en la consistencia de su fórmula, que sabe mezclar varias de las ramas más extremas del sonido metalero. Así, podemos destilar influencia de gente como Neurosis (de hecho, el Post-Metal me parece la etiqueta más adecuada para una banda que mezcla tantas etiquetas en su propuesta), pasando por el Drone, el Sludge y la cara más agresiva y destructiva de bandas industriales como Ministry o Godflesh. Sin embargo, aun observando todas las referencias que podemos sacar de su música, consiguen que suene bastante propia y auténtica y eso les hace tan especiales.

El segundo esfuerzo del trío sueco opta por recorrer senderos más convencionales (volviendo a tener en cuenta que estamos ante una banda poco convencional) que los mostrados en su debut, pero que siguen siendo una delicia malsana y dislocada para los amantes del Metal extremo y experimental. The Tunnels contenía himnos de una tierra inhóspita y esquizoide, pero The Purging contiene la banda sonora de un manicomio de pesadilla digno de una mente trastornada y maligna.

Tus oídos estallan ante el despliegue de guitarras lúgubres y retorcidas y esa voz rota, gritona y gutural, tu pulsaciones se aceleran tanto que parece que el pecho te va a estallar, los sudores fríos recorren tu cuerpo retorciéndose de dolor mientras esperas que Satán se aparezca de un momento a otro invocado por los gritos de The Cuckoo. Lo estás pasando fatal pero te encanta y lo único que quieres es repetir mientras el mundo se sigue yendo a la mierda de forma inexorable.

Tracklist de The Purging

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments