Si partimos de la base de que Hospice era, tanto musical, como lírica, como conceptualmente, una aproximación bastante certera tanto al concepto de obra maestra como de “ese pequeño disco que el boca a oreja convierte en fenómeno y no sabemos hasta dónde nos ha llevado el hype”, y asumimos que la transición de grupo de culto a centro de atención indie no siempre es una travesía agradable para los grupos que emprenden ese viaje, está claro que las dificultades que el proyecto de Peter Silberman, The Antlers, tenían la suficiente magnitud como para meditar el paso con sumo cuidado y minunciosidad.

Conseguir una obra tan delicada, emocional y dramática como su anterior disco (sobre las vivencias, emociones y pensamientos que ocasiona el padecimiento de un cáncer por un ser cercano), además de difícil, supondría recrearse en la vulnerabilidad y repetir un registro que, inconscientemente, nos llevaría a no tomárnoslos tan en serio (porque sonaría insincero o artificioso, ¿o es que tienen tan mala suerte que todo lo negativo sólo le ocurre a ellos?). Por tanto, inteligentemente, en esta ocasión, sin abandonar la épica y la sensibilidad, dirigen sus acciones a cultivar una sensibilidad ligeramente más optimista, robusta y sinuosa por momentos, que supone una demostración de su talento para elaborar atmósferas y texturas sugerentes e intensas, tan orgánicas como delicadas.

El barniz compuesto a partir de electrónica, sintetizadores y guitarras empapa estas nuevas composiciones y los acerca más a grupos como Wild Beasts, o Múm, menos opresivos y más luminosos, incluso alcanzando por momentos territorios de rock adulto británico como el de Doves (’Rolled together‘), y alcanzando incluso un punto medio entre las composiciones más etéreas de TV On The Radio y Low. ‘Every Night My Teeth Are Falling Out‘ supone una catarsis, y desprende una sexualidad pegajosa, bailable y prácticamente inédita en el grupo.

The Antlers — Every Night My Teeth are Falling Out (Pitchfork)

Hasta entonces, la dupla inicial formada por la sosegada para autoafirmativa ‘I don’t want love‘ y la adictiva y redonda ‘French Exit‘ son un buen botón de muestra de que han dejado atrás la depresión y/o el duelo reactivos y que afrontan la reválida con confianza, coherencia, y lo envuelven de una música exuberante y visceral, como un escalofrío que te pilla por sorpresa pero que, merced a su descarga de adrenalina y endorfinas, te engancha y no te suelta, para que te noquee el gusto a trip-hop de ‘Parentheses‘ y te derrote el pesimismo de ‘No widows‘.

Tiptoe‘, a modo de interludio, separa una primera mitad del disco pletórica, de unos temas finales más comedidos (como la sigurrosiana ‘Hounds‘), en los que brilla como una piedra preciosa la delicada ‘Corsicana‘, la canción del álbum que más recuerda a su anterior LP y que nos conduce a la desolación contemporánea que supone el miedo a la soledad (y a morir sin compañía) de ‘Putting The Dog To Sleep‘.

Verdaderamente, resulta casi irrelevante discutir si este disco surge como reacción al vaciamiento emocional del anterior, o si en esta ocasión ha primado demasiado la búsqueda del sonido y de las texturas adecuadas, aunque sólo fuese por el placer estético o plástico. Tampoco importa si su inspiración camina por derroteros paralelos a los de Radiohead, Sigur Rós, Boards Of Canada o Portishead. Sobre todo y por encima de estos debates, lo que permanece es una entrega valiente, cuidada, estimulante y elocuente, capaz de asumir y llevar más allá las coordenadas artísticas donde se encontrarían Jeff Buckley o Bon Iver, para desarrollarlas de una manera tan elaborada como soluble y que permite acentuar las sensaciones de un buen café o una infusión, ya sea estimulante, relajante, desestresante, tonificante o revitalizante. Una bocanada de aire fresco al abrir las persianas y empezar un nuevo día, o un suspiro cálido al cerrar la puerta de tu habitación antes de meterte en cama; es un disco que te hace sentir bien por dentro.

Escúchalo en | Spotify, Grooveshark.

Más en Hipersónica | The Antlers, vídeo de ‘Two’: el broche a una década de indie épico >> In The Attic Of The Universe — The Antlers

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments