La portada de Let It Be con las cuatro imágenes separadas de los miembros del grupo nos dice que aquello ya no tenía marcha atrás. Fue la puntilla final de los Fab Four, que lo habían grabado antes de Abbey Road pero que no fue publicado hasta el 8 de mayo de 1970; en ese momento la banda no existía pues Paul McCartney había anunciado un mes antes la disolución del grupo; si bien la ruptura ya era un hecho desde que John Lennon les comunicara el 20 de septiembre de 1969 que abandonaba la nave.

La espiral de mal rollo, enfrentamientos, piquillas, excesos y discrepancias varias nos dicen que The Beatles habían tocado fondo. Finalizaba así su carrera y no como sus seguidores habrían querido. A pesar de todo, Let It Be es uno de los mejores discos del cuarteto simplemente porque contiene algunas de sus mejores canciones. Si saliéramos a la calle y preguntáramos a todos los que nos encontráramos muchos citarían algunas de ellas como ‘Get Back’ o ‘Let It Be’.

Let It Be fue el primer y el último disco del grupo sin George Martin en la producción; su sustituto fue Phil Spector que añadió su famosa muralla de sonido a las canciones para berrinche de Paul McCartney. Éste se sacó la espina en 2003 publicando Let It Be…Naked, que ya circulaba en pirata y que despojaba a los temas de las orquestaciones y los coros femeninos de Spector. Los detractores y defensores de Spector y su trabajo en este álbum se cuentan por miles.

Está claro que mejoró unos temas y empeoró otros, el más evidente es el caso de ‘The Long And Winding Road’ para desgracia de McCartney. Esta colección de canciones tenía como título provisional Get Back, que aludía a una vuelta atrás para recuperar el sonido roquero del grupo y la frescura de sus primeras grabaciones.

Es decir, tocar los cuatro juntos despojados de las canciones de aquellos arreglos que habían hecho de las sesiones del Álbum Blanco una pesadilla. Paul McCartney pensó que sería buena idea capturar esas sesiones de grabación en una película.

Spector produjo el album en siete días y dos de los temas publicados no venían de las secciones de Get Back: ‘Across The Universe’ y ‘I Me Mine’, que fue grabada sin Lennon el 3 de enero de 1970, aunque el productor les añadió las orquestaciones ya mencionadas.

https://www.youtube.com/watch?v=n9kG0hgIoxo

Las versiones de Anthology y Past Masters, incluso las del Naked, nos han dejado al descubierto unas canciones que ya en su primeras versiones eran una maravilla. Cualquiera de las tomas de The Long And Winding Road, Let It Be o Across The Universe no hacen más que remitirnos a algo que ya se ha dicho mil veces: que The Beatles eran geniales incluso cuando tocaban Get Back en la azotea del edifico de Apple en Saville Road el 20 de enero de 1969.

Imágenes imborrables la del cuarteto tocando aquella fría mañana con la presencia magnética e inquietante de Yoko Ono al lado de Lennon y con Billy Preston, amigo de correrías de George Harrison en la época de Hamburgo, tocando el piano eléctrico y el órgano Hammond.

Y la verdad es que The Beatles roqueaban bien, qué digo, muy bien en Get Back. Por el contrario, Let It Be, un tema propio de Paul McCartney, cuya imagen tocándola sentado al piano es ya mítica, me parece extremadamente melosa pero está en el top 5 de clásicos del grupo.

Mi favorita es Across The Universe, que firmaba Lennon, una canción usada en publicidad varias veces que a mí siempre me ha tocado la fibra sensible. Otros prefieren The Long And Winding Road, una tema con el empaque McCartney que a mí también me pone.

https://www.youtube.com/watch?v=Tjq9LmSO1eI

Completan Let It Be una serie de temas menores que palidecen ante los mencionados, sean ‘Two Of Us’, ‘Dig A Pony’, ‘I Me Mine’, ‘I’ve Got A Feeling’, la vetusta ‘One After 909’, e incluso ‘For Your Blue’, la mejor de estas “tapadas”.

La reciente remasterización en CD, habrá también una edición en vinilo según adelantó Jeff Jones, director ejecutivo de Apple, y el mes que viene tendremos unos bonitos lápices USB en forma de manzana, no hace más que evidenciar que EMI nos ha venido tomando el pelo desde que apareció este formato digital. Lo que más me fastidia es que nunca hubo serie media y nunca reconocieron que los viejos vinilos sonaban mejor. ¡Ladrones!

Discografía de The Beatles en Hipersónica