The BellRays cerraron el sábado en Oviedo su última gira española, una nueva cita de nueve fechas con sus seguidores, y pusieron un broche de oro al ciclo de Cajastur con un concierto de esos que crean parroquia. Los norteamericanos presentaban su última rodaja digital, Hard Sweet And Sticky, en la que su propuesta más rock’n’roll deja paso a los ritmos más calientes y sugerentes del soul, blues y funk.

Pero no se esperaba una actuación menos eléctrica, ni menos intensa, ni por supuesto menos visceral teniendo al frente a una diva soul-punk como Lisa Kekaula que por momentos te araña y por momentos te acaricia. Salieron a por todas, la cantante marcando cuerpo con un vestido negro de tirantes y botas rojas, señal de que iba a haber guerra en el escenario.

Y la hubo aunque ya no estuviera con ellos en este tour europeo Tony Fate, el guitarrista que abandonó el barco antes de la grabación de su última entrega. Con Bob Vennun a la guitarra, anteriormente ocupado del bajo, Craig Waters a la batería, quien por cierto salió con una pinta ridícula de corredor de jogging con cinta al pelo incluída, y el joven Justin Andres, el nuevo bajista que cumplió su papel a la perfección.

Lisa Kekaula volvió a demostrar que está a la altura de las grandes divas de color como Tina Turner, mostrando una voz sugerente, versátil y poderosa. Y en directo no se esperaba que The BellRays atenuaran su punch rockero, y así fue, directo al corazón con un Are you ready? empezaron roqueando con ‘Fire on the moon’, un corte de Gran Fury (2000) a base del punk y soul que tan bien saben mezclar los de Riverside.

El público les esperaba sentados, algo extraño en el curriculum vitae de la banda, pero su lado soul presente en ‘Have a little faith in me’, de su disco anterior, Have A Little Faith, fue agradecísimo desde la butaca y ahí fue donde Lisa Kekaula se hizo con el público.

Fue esa combinación de su lado más salvaje y primitivo y su lado más amable la que hizo que este concierto fuera bien diferente a su anterior visita a la región. Los nuevos temas fueron los esenciales en el repertorio de ayer: ‘The same way’, que debería ser el segundo single por su estribillo pegadizo, ‘Coming down’, primer single y ‘Psychotic hate man’, dos auténticos himnos de un recital en el que no hubo material de relleno.

Porque nos encontramos así con una balada funk-punk con un riff calcado del de Shaft en ‘Footprints on water’, y una balada muy bluesy, ‘Wedding bells’, con Lisa Kekaula prendada. Finiquitaron cañeros con ‘Pinball city’ y ‘Testify’, y se echó de menos en el bis su versión de ‘Highway to hell’, de AC/DC. Supongo que la dejaron para otra ocasión

Sitio oficial | The BellRays

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments