“Cranberries_Roses_Critica” src=”http://img.hipersonica.com/2012/02/criticas-hs-2012_Cranberries_Roses.jpg» class=”centro” />

Los que seguimos a The Cranberries desde sus inicios hemos esperado mucho tiempo a que se decidieran a volver… tanto como 11 años desde aquel ligeramente decepcionante Wake Up And Smell The Coffee; un disco que a pesar de contener algún que otro tema salvable, carecía de esos ganchos directos a la boca del estómago que lucían sus otros 4 discos.

Su sexto álbum, Roses, llega con pretensiones de ser el disco de una banda madura, que se ha tomado su tiempo de descanso, y ha tenido un largo periodo para asentar sus ideas, y en parte es eso, pero en mayor medida se queda en una mera continuación de Wake Up And Smell The Coffee; Dolores O’riordan y Noel Hogan han retomado las cosas donde las dejaron, en lugar de tratar de ofrecer una vuelta a los discos de temas rockeros que los hicieron llenar estadios.

Roses, un disco sin ningún gancho claro

Poniendo las cosas claras desde un primer momento: olvidáos de ‘Zomby’, de ‘Promises’, de ‘Hollywood’… Los que todavía albergarais alguna esperanza de encontrar hits guitarreros como aquellos en Roses tras haber escuchado letárgicos adelantos como ‘Tomorrow’ o ‘Show Me The Way’, ya podéis empezar a decepcionaros.

https://www.youtube.com/embed/9-ZZEGui134

Roses nos trae la cara más amable de The Cranberries, a la vez que deja a un lado los temas comprometidos que Dolores y sus chicos trataban cuando mostraban al mundo su cara más agresiva. La madurez para ellos parece ser más bien la perdida de la agresividad y las inquietudes de la juventud, para convertirlas en sosiego y tranquilidad, una parte de ellos que siempre hemos conocido, pero que nunca fue la más importante.

Pero, si respecto a la potencia de antaño no encontramos más que un vacío que no consigue llenar ninguno de los cortes de Roses, el problema principal de este disco estriba en que tampoco encontramos el encanto que si tenían aquellos ‘Dreams’ o ‘Linger’ de los inicios, temas llenos de un carisma que aquí brilla por su ausencia, y lo poco apreciable en ese sentido, aparece en el primer tema, ‘Conduct’, para ir desinflándose poco a poco a medida que avanzan las canciones.

https://www.youtube.com/embed/_MdzElgWtkU

The Cranberries — ‘Conduct’

Tampoco esperéis encontrar los gorgoritos de Dolores en ninguno de los temas. Su voz para todos los temas de Roses, sigue siendo igual de personal y reconocible, pero atrás ha quedado su seña más característica, y, la verdad, no sabe uno si se sale ganando o no. Reconozco que en muchas ocasiones me ha llegado a enervar la forma de cantar de la O’Riordan, pero tras 11 años sin escuchar nada nuevo de los irlandeses, era algo con lo que contaba, y me he sentido algo decepcionado al ver que aquí no lo iba a encontrar.

11 años para otro Wake Up And Smell The Coffee

Este es también un álbum mucho menos eléctrico que los anteriores, y es ahí donde The Cranberries juegan su mejor baza, con ese sonido más acústico, en el que siempre se han encontrado más cómodos. De nuevo vuelven a hacer gala de sus orígenes gaélicos, que quedan patentes tanto en la instrumentación (familiar, una vez más, a todos los seguidores de siempre), como en la peculiar pronunciación y gramática de Dolores.

En un álbum que no contiene ni un single claro, ni un gancho comercial como si tuvieron los anteriores, The Cranberries han preferido comenzar poniendo toda la carne en el asador, con ‘Conduct’ y ‘Tomorrow’, los dos cortes de un sonido más asociable a ellos y los que destacan por encima de la media, lo cual añade el problema de que el resto del tracklist se convierta en una cuesta abajo por la pendiente de la superfluidad, que termina en la “tothefaithfuldepartediana” por temática ‘Roses’, una canción acústica, desnuda, dedicada al padre de Dolores, fallecido hace unos años que no llega ni a rozar el nivel de los cortes de aquel tercer disco de la banda.

https://www.youtube.com/embed/0Qj7KBo58GU

The Cranberries — ‘Show Me The Way’

Así que, escuchar este nuevo trabajo de los arándanos, se convierte más en una búsqueda de lo que no encontraremos en él, que en disfrutar un disco que por muchas oportunidades que le demos, se obstina en no crecer.

Es cierto que, si siempre te gustaron los Cranberries, Roses no te será ningún mal trago. Llegarás a escucharlo de principio a fin, como un disco más de la banda, pero tras unas cuantas escuchas te darás cuenta de que, hoy por hoy, aún tratando de mostrarse más maduros, no lo consiguen y su trabajo se convierte en algo vacuo que pronto habrá sido olvidado, mientras seguimos escuchando, una y otra vez el omnipresente ‘Zombie‘ de siempre. Sólo para fans muy fans. Los demás, lo superaremos en un suspiro.

“Roses250” src=”http://img.hipersonica.com/2012/02/roses250.jpg» class=”derecha” />

Roses, tracklist

01. Conduct

02. Tomorrow

03. Fire & Soul

04. Raining In My Heart

05. Losing My Mind

06. Schizophrenic Playboys

07. Waiting In Walthamstow

08. Show Me

09. Astral Projections

10. So Good

11. Roses

En Hipersónica | The Cranberries versionan ‘There Is A Light That Never Goes Out’ de The Smiths, y les sale mejor que a Mikel Erentxun | The Cranberries, vídeo de ‘Tomorrow’: no dejes para mañana…

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments