The Decemberists — The King Is Dead: vuelta al redil con mimbres añejos

By in The Decemberists, The King Is Dead
0 0 0 No comments

The Hazards Of Love, su ambicioso disco de 2009, fue una suerte de experimento y como se dice vulgarmente: los experimentos con gaseosa. Esa obra de pro-rock conceptual me pareció una majarada y no esperaba que los de Colin Meloy pudieran sacarnos la espina que nos clavaron.

Claro está que comparando The King Is Dead con aquél uno parece el día y el otro la noche, uno la cal y la otra la arena, la claridad y la oscuridad. Uno entra a la primera, al otro costaba dios y ayuda entrarle, así que la balanza se inclina claramente hacia su nuevo álbum.

https://www.youtube.com/embed/qR9DjdMrpHg

The Decemberists han vuelto al country, a las guitarras con raíces, a un country que les mantiene en la misma línea argumental trazada por popes como Bob Dylan o Neil Young. Las guitarras acústicas se parten el pecho junto a la pedal steel, el órgano, el acordeón, la pandereta, la armónica o el bouzuki.

The King Is Dead, country en la acepción de Dylan o Neil Young

Picaresque (Kill Rock Stars, 2005) fue un muy buen disco pero yo sinceramente prefiero The Crane Wife (Capitol, 2006), su salto de una indie a una multinacional que les sirvió más que nada para tener mucha más promoción y llegar a otro público. En un escalafón inferior se sitúa The King Is Dead, en el que parece que los de Portland están de vuelta con las pilas puestas.

https://www.youtube.com/embed/lJGTyUEWMWU

Nos volvemos a encontrar con un cancionero cantado por Meloy y por Gillian Welch, una auténtica estrella del bluegrass y la americana, que aparece en siete de los diez temas, y cuyas voces empastan perfectamente. El enérgico y perfecto single, un corte redondo por cierto, Don’t By The Water (YouTube) es un buen ejemplo de lo dicho y la presencia de Peter Buck, hace que sus líneas de guitarra, o la mandolina en ‘Don’t Carry It All’, recuerden a los R.E.M. más roots.

The Decemberists van aquí al grano, no hay tiempo para chorradas, para ornatos excesivos. La producción que Tucker Martine a dado a The King Is Dead es tan simple que parece que el grupo está tocando en directo.

https://www.youtube.com/embed/Q4LfzxI07q4

Si el single Down By The Water tiene vocación de clásico, ‘January Hymn’ y su reverso, ‘June Hymn’ (YouTube), son cortes melancólicos, íntimos, nada sobra ni siquiera la armónica dilanesca de Colin Meloy en el segundo corte.

8.1/10

Si estos cortes citados son buenos, ‘Rise To Me’ (YouTube) es el gran hallazgo del álbum. Un medio tiempo con todos los ingredientes del sonido Decemberists: Meloy cantando casi mejor que nunca, tocando la armónica como los ángeles, esa slide guitar que nos sitúa en el espacio y ese aroma tan folkie del Young de Harvest de los de Oregón.

‘Calamity Song’ nos recuerda tiempos pasados y R.E.M. vuelve a estar en la mente del oyente y ‘Rox In The Box’ es un tema folk tabernario, para bailar tanto en bares de carretera como en un hipotético concierto en el festival de Lorient. Espectacular el violín de Annalisa Tornfelt, de Black Prairie. ¿Un notable? No, un notable alto. Y si eres un acérrimo fan te recomiendo la Deluxe Box Edition, una edición limitada a 2.500 copias que se vende exclusivamente en la página web del grupo a un módico precio de 165 dólares.

Desde 2006, sin criterio alguno. Puedes contactar con nosotros en prensa@hipersonica.com.