Hoy es el turno de hablar de The Delta Saints y su primer disco Death Letter Jubilee (que ya se ha dejado ver en nuestra sección el jitazo), el cual ha venido este año precedido de una importante expectación debido al buen sabor de boca que dejaron sus dos Eps previos, A Bird Called Angola y Pray On, y una exitosa gira que les llevó a recorrer parte de nuestro territorio el año pasado.

Con una propuesta musical en la que frescura y adrenalina son claves, siguen empeñados en mostrarnos a los habitantes de la vieja Europa de qué son capaces, para lo cual se encuentran en estos mismos días recorriendo Francia y Alemania, para más adelante, volver a visitar España por segunda vez con la intención mostrarnos de primera mano todas las bondades de este Death Letter Jubilee, las cuales son muchas y paso a describir a continuación.

Mostrando lo que USA tiene dentro

Como no podría ser de otra manera siendo originarios de la América profunda, esa que de forma magistral retrató Neil Young en ‘Southern Man’, The Delta Saints hacen en Death Letter Jubilee una impactante radiografía de las raíces musicales norteamericanas, recorriendo en los 13 temas que componen el disco paísajes que van desde la Ciudad del Viento hasta la amada y referenciada San Francisco, obviamente haciendo parada en la negra Nueva Orleans o en la Redneck Nashville de la que proceden. Lo que viene siendo hacerse la ruta 66 de punta a punta.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=1168464064/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

El gran reto que supone tocar palos tan variados como el Blues, el Country o el Gospel y todo ello con un matiz moderno y renovador inevitablemente me ha traído a la mente a The Russian Wilds, el disco de Howlin’ Rain que tanto me ha hecho disfrutar estos últimos meses. Sin embargo, debo reconocer que aunque Death Letter Jubilee no tenga un sonido tan pulido o una propuesta tan equilibrada como The Russian Wilds, el disco de los de Nashville es superior a lo que el año pasado nos ofreció la banda de Ethan Miller a pesar de recorrer los mismos derroteros. La clave se encuentra en algo fundamental en un estilo como el Blues Rock, la espontaneidad.

Bailando a ritmo de blues y reflexionando a ritmo de Country

Tal y como nos mostraron en sus dos impactantes EPs de presentación, el punto de partida de la propuesta de The Delta Saints es el sonido delta, al que homenajean con su propio nombre. A raíz de esto, es importante destacar que existe un claro paralelismo en los orígenes del sonido de la banda de Nashville con el punto de partida del viaje que nos proponen en Death Letter Jubilee, el cual comienza precisamente en ese cruce de caminos que se encuentra en el Delta del Mississippi, al sur de Memphis y Tennesse, al norte de Vicksburg y el cruce formado por los ríos Yazoo y Mississippi, desde el cual comienza un viaje destinado a recorrer toda la geografía norteamericana y mostrarnos todas sus raíces musicales.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=117522485/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

El primer tema, ‘Liar’, es una demostración de cómo el blues más orgánico aderezado sonidos propios de una big band y coros gospel puede conformar un combo con el que es imposible no bailar como un poseso. En ‘Chicago’ el rigor de la tierra, el sudor y la oscuridad de la Ciudad del Viento se ponen al servicio de un blues primitivo que evoluciona al mismo tiempo que las armónicas van convirtiéndose en una festiva sección de viento en un increscendo lleno de adrenalina.

‘Death Letter Jubilee’ es un tema que se va construyendo a sí mismo partiendo de una base rítmica casi country y bluegrass para poco a poco convertirse en un pepinazo de Rock Sureño a la usanza de un cruce de caminos entre el sonido Nueva Orleans y el legado de los impactantes The Allman Brothers Band. Parecidas constantes tiene ‘Boogie’, aunque en este caso el viaje nos lleva a la groovy Detroit y a Funkadelic como referencia.

Como no todo en esta vida es bailar y pasárselo bien, aunque es algo inmensamente importante, The Delta Saints han sabido dejar espacio en Death Letter Jubilee para momentos más instrospectivos en los que recurren a la espiritualidad o las curvas femeninas que tanto casan con el blues y el country. ‘Jezzebel’ es una acertada muestra de lo segundo siendo la aridez y el amargor del Country los protagonistas, tal y como sucede en la acertada ‘Old Man’, que casi sirve de ante sala para el epílogo espiritual de Death Letter Jubilee representado por ‘Jericho’.

Frescura y espontaneidad como principal arma

Es probable que todas estas referencias no os parezcan un argumento suficientemente convincente al respecto de las bondades del debut de The Delta Saints. Afortunadamente, la música es mucho más impactante que todas las palabras que intentan describirla y es ahí precisamente, en la música y no en la justificación de sus bondades, donde reside la clave de lo contenido en Death Letter Jubilee.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/v=2/track=1186803706/size=venti/bgcol=FFFFFF/linkcol=4285BB/

Obviamente, sin un marco conceptual al que recurrir es más complicado comprender realmente las virtudes de un disco que se mueve de forma clara en sonidos añejos aunque con una actitud modernizada. Sin embargo, tal y como se desprende de todo lo que os he contado, lo más importante del disco, su principal virtud, no reside en el terreno en el que se mueve, en los palos que toca, sino en cómo refleja todo, tratándose las bondades de Death Letter Jubilee una cuestión más de forma que de fondo.

He leido en multitud de ocasiones que The Delta Saints no hacen sino imitar a The Black Crowes en éste su disco de debut. Sinceramente considero que no deja de ser una de tantas ocasiones en la simplificación de conceptos y la precipitación del crítico musical puede llevar al público a generarse una opinión incorrecta al respecto de un álbum. Es cierto que The Delta Saints pueden recorrer terrenos similares que los de Atlanta (en esencia), pero también es cierto que Death Letter Jubilee suena más fresco y disfrutable que el 75% de la discografía de la banda de la costa este.

8/10

De todos modos no es mi intención realizar una confrontación de opiniones desde estas líneas, sino dejar patente que Death Letter Jubilee es probablemente uno de los discos más divertidos que podamos escuchar este año, y además, cumple con creces la ardua labor de insuflar fuerzas a un género que está en continuo estado de defunción como el Blues. En Julio, podréis ver como vuelven a intentarlo en Madrid. No os los perdáis.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments