Noche de lunes en Gijón en la que parecía que el otoño verdaderamente había llegado y una cita obligada con The Dictators NYC. No, no son The Dictators, faltaban el guitarrista Scott ‘Top Ten’ Kempner, ocupado en la gira de The Del Lords, y el bajista Andy Shernoff, fundador de la banda y autor de las canciones. A pesar de todo, que estuvieran Handsome Dick Manitoba, Ross The Boss y JP ‘Thunderbolt’ Patterson era suficiente excusa como para ver qué se cocía. Además venían con el guitarrista Daniel Rey (productor de The Ramones y compañero de correrías en Manitoba’s Wild Kingdom) y el bajista Dean Rispler (Murphy’s Law).

The Dictators NYC venían a España para hacer doce fechas con un repertorio en el que The Dictators eran la base principal. No sonaron mal, a mí me hubiera gustado un poco más de tralla, y puestos a poner pegas al cantante, que con ese sombrero parecía sacado de un capítulo de Los Soprano, le vimos sin esa presencia escénica arrolladora de antaño. Porque sí, The Dictators ya habían pasado en varias ocasiones por la región y aquello lo recordamos como memorable.

The Dictators siempre estuvieron en un territorio que no contentaba ni al público punk ni al del hard rock. Más cercanos a The New York Dolls que a los Ramones o a los Stooges de Iggy Pop todavía hoy su cancionero puede calentar al público más frío.

Pero lo que faltó aparte de verdaderas ganas de rock & roll, lo que se le suponía a la banda, fue repertorio. ¿A qué banda se le perdonan sesenta minutos de concierto incluido el bis? Se esperaba como las crónicas nos relataban a una banda que pusiera boca abajo a una sala con una buena entrada de público; no, no hubo, sold out como en otras ciudades aunque para ser lunes no estuvo nada mal.

Y lo que nos encontramos fueron un total de trece temas que me trajeron a la memoria aquella infame actuación de Oasis sin Noel Gallagher en la Plaza de Toros de Gijón en el año 2000. Eso sí, los temas interpretados son clásicos de la discografía de The Dictators y Manitoba’s Wild Kingdom, la fugaz aventura de parte de la formación original que en los 90 grabó el imprescindible …And You?

Hubo temas de Go Girl Crazy!, primer disco de The Dictators publicado en 1975: ‘The Next Big Thing’ y ‘Two Tub Man’, que sonó en los bises en una revisión larguísima para presentar a la banda, se olvidaron de Manifest Destiny y rescataron nada más ni menos que cinco piezas de Bloodbrothers: ‘I Stand Tall’, ‘Slow Death’, versión de Flamin’ Groovies, ‘Baby Let’s Twist’, ‘Faster & Louder’ y Stay With Me.

Dick Manitoba recordó a Lou Reed como un músico muy influyente para toda su generación y le dedicaron una sentida ‘New York, New York’, del disco de Manitoba’s Wild Kingdom, del que también hicieron ‘The Party Starts Now!’ Pero para mí lo mejor de la noche fue ‘Avenue A’, de su último disco de estudio D.F.F.D., del que ‘The Savage Beat’ fue la primera de la noche, y del que también cayó el himno ‘Who Will Save Rock & Roll?’. Para sorpresa de todos terminaron con una versión impecable de ‘Kick Out The Jams’ de MC5, mostrando de dónde vienen. Así y todo, a medio gas esta banda se merienda a cualquiera.

Más en Hipersónica | The Dictators NYC: la gira de la jeta llega a España

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments