“Andá, The Go! Team”, habrá pensado más de uno cuando vio que hablábamos por primera vez de este The Scene Between hace unas semanas. The Go! Team es, efectivamente, un grupo muy andá. De ésos que pillaste en su debut, te llamaron la atención, les reíste la gracia y luego acabaron perdiéndose en un mar de hits segundones y sietecomacincos de rutina. Como si ahora te encuentras con noticias de nuevo disco de Scissor Sisters o de, yo qué sé, The Fiery Furnaces. ¿Éstos se habían separado al final? No habían vuelto a sacar nada nuevo, ¿no?

Venga, hagamos un previously. Ausentes desde Rolling Blackouts (Memphis Industries, 2011), la banda desapareció de todos los radares durante una larga temporada y, pasado ese tiempo, el señor Ian Parton vino a concluir que éste era su chiringo y que todo el mundo a la puta calle. Que volvería a hacer como en su recordado debut y se montaría él solo un nuevo disco, con casinos y furcias. Que él no canta, pero que pillaría a una vocalista distinta para cada corte. No hay problema, está to pagao.

Bueno, pues bien. Porque saca como adelanto ‘The Space Between’, la canción, y todo está en orden. Mantiene el pulso de la melodía adictiva, el jit inmediato, el pop azucarado e irresistible. If you are, if you’re happy in the days we stay / If you want it keep the shadow in the milky way. Ahí estamos, en el país feliz, de la casa de gominola de la calle de la piruleta. Y sigue funcionando. Todo se llena de luz y la gente se pone una cerveza, como la que suena al comienzo de ‘What D’You Say?’, todo siempre al servicio de la canción pop, alejándose de ramalazos hip-hop y funk del pasado, vigilando el dolor de cabeza que a veces producía su acumulación (ver: bombardeo) de elementos. El desparrame del sampleo se controla y acaba más cerca de The Avalanches que de M.I.A.

Descartado ya el factor sorpresa de Thunder, Lightning, Strike, no hay aquí mucha más chicha que encontrar canciones que funcionen, contarlas, separarlas del relleno y echar cuentas. El balance (intrascedente y perfectamente olvidable, claro) es positivo: ‘Did You Know?’ es un caramelo vintage sabor Phil Spector que no tiene desperdicio, ‘Waking the Jetstream’ presume de melodías, la melancolía de ‘Reason Left to Destroy’ cierra de manera notable un disco en el que unos temas empezaban ya a mezclarse con otros hasta hacerse difícil (e indigesto) distinguirlos. Hasta interludios como ‘Floating Felt Tip’ cumplen y te hacen sentir un poco Wall-E buscando entre música remota.

6.9/10

¿Tiene recorrido, entonces, este The Scene Between? Escaso. ¿Es disfrutable el viaje que propone? Mucho. ¿Hay que poner el cerebro un poco en stand-by y sacar el brazo por la ventanilla para comulgar con él? Probablemente. Es, en todo caso, un disco con un par de joyitas pop y el mejor trabajo del grupo desde su primer disco. Ni más, ni menos. Disfrútalo, dale un 6,9 y a otra cosa. Recuerda que hace once canciones, este grupo en tu cerebro no era más que un andá.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments