“The-Great-Gatsby” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/criticas-hs-the-great-gatsby-2013.jpg» class=”centro” />

Que las apuestas cinematográficas de Baz Luhrman son arriesgadas y de todo menos convencionales es algo que más o menos todos tenemos asumido. Desde sacar historias de su contexto para llevarlas a épocas que no les corresponden hasta crear un continente casi íntegramente por ordenador sin tener que imaginar mundos como Pandora (me refiero a su Australia natal, claro), pasando por mezclar música que apenas director alguno se atrevería a meter en películas de época (siempre con el permiso de Tarantino, claro), a este aussie lo hemos visto y escuchado hacer lo que le ha dado la gana en sus cintas.

Así, tras haber explotado la fórmula de mezclar estilos modernos con ambientes de época para las bandas sonoras de Romeo + Juliet o Moulin Rouge, fórmula que le funcionó sobre todo en la segunda; este 2013 estaba marcado en el calendario de muchos como el año en que Luhrman intentaría hacer funcionar una vez más su estrafalario sistema con The Great Gatsby.

En esta ocasión, Luhrman coge a un clásico menos clásico que Shakespeare, como es F. Scott Fitzgerald, y rehace su novela de 1925 para la gran pantalla, dejando cualquier parecido con la versión de Robert Redford del 74 en pura coincidencia.

Y claro, si los parecidos con el film de Jack Clayton son casi nulos, los musicales no pueden ser menos, y para esta nueva aventura, Luhrman vuelve a tirar de estrambote, mezclando todo lo mezclable, aunque se lleve como el aceite y el vinagre o más bien dejando que Jay-Z se encargue del asunto, ya que la música ha sido puesta en sus manos.

The Great Gatsby, intentando repetir el éxito

Dicho esto, ya podíamos imaginar que el hip-hop estaría garantizado en esta BSO, pero también queda lugar (y mucho) para el soul, el RnB, el pop, e incluso la electrónica o el jazz y el swing (que no deberían faltar en una película ambientada en los años 20, claro).

Así, puestos en situación, encontramos al capo de todo esto, Jay-Z, abriendo el disco con un aburrido hip-hop que nos habla de dinero, con un título como ‘100$ Bill’ y salpicado de diálogos de la película. Menos mal que el ansia de protagonismo del rapero se ha colocado pronto y el mal trago se olvida rápidamente.

https://www.youtube.com/embed/Te11UaHOHMQ

Aunque para el segundo corte nos toca lidiar con la versión que su querida Beyoncé ha perpetrado junto a André 3000 del ‘Back To Black’ de Amy Winehouse. Ambos han querido hacer algo diferente con el ya clásico del soul, pero el resultado es de todo menos memorable, y si recuerda a algo es a lo bueno que era el original, y no hablemos al ponerlos a ambos cara a cara. Además, es de entender que Jay-Z quisiera darle un pequeño papel a Beyoncé en esta banda sonora, pero el tiro le sale por la culata, ya que André 3000 le roba todo el protagonismo.

De ‘Bang Bang’ de will.i.am mejor ni hablar. Sus distorsiones vocales aburren ya al más templado, pero si además hablamos de otro de sus tantos casos de plagio, y a ello le sumamos que lo único que ha hecho para salirse del patrón con el que corta todas sus producciones ha sido añadir algo de jazz y swing para ambientar el tema en la película, dan ganas de pasar directamente al siguiente corte.

https://www.youtube.com/embed/vR0fAHSYjAg

Y en el siguiente corte encontramos a su excompañera en los Black Eyed Peas, Fergie, diciéndonos que la fiesta no es mala. ‘A Little Party Never Killed Nobody (All We Got)’ es otro de esos temas que mezclan electrónica con algo de swing, recordando a producciones de esas que nos acompañan incansables durante el verano. Muy en la línea de will.i.am, aunque superado por la segundona de su antigua banda, y sin necesidad de plagios y haciendo al menos honor al título en lo festivo de la canción.

La cosa sube bastantes enteros con uno de los mejores temas que le hemos podido escuchar a Lana Del Rey. ‘Young And Beautiful’, la primera balada con la que nos encontramos en el tracklist demuestra que Lana aún tiene mucho que decir y que lo que ha ofrecido hasta el momento era apenas calentamiento y hype, pero que nadie espere revoluciones en su sonido porque esta es simplemente una vuelta de tuerca que mejora lo ya conocido y poco más.

El toque más clásico, en todos los sentidos, lo pone Bryan Ferry, con un tema que bien podría pasar por ser original de la época en que se encuadra la película. Jazz vocal, sin floritura electrónica alguna, con una voz de Ferry algo irreconocible, pero que nadie espere que esta canción sea la que os empuje a volver a darle al play. No diré que es prescindible, porque posiblemente sea de las que mejor ambientan el disco, pero tampoco sentiréis la necesidad de escucharla sin acompañar a las correspondientes imágenes.

https://www.youtube.com/embed/yoj2I6ZJLx8

Muchos grandes nombres para tan poco que salvar

Florence + The Machine con ‘Over The Love’ no hacen nada nuevo en esta banda sonora. Lo que esperamos de ellos es justamente lo que ofrecen: uno de sus épicos medios tiempos que no desentona dentro de la variedad de la banda sonora y que tampoco abusa de la electrónica; todo lo contrario, las oscuras atmósferas en las que la Welch se mueve como pez en el agua son creadas aquí más bien a base de orquesta. Perfecta para los fans de la banda, aunque sin destacar por nada en especial sobre el resto de sus temas (los de la banda, quiero decir).

Coco O. (de Quadron) nos devuelve al ambiente de los años 20, uniendo ese sabor añejo con arreglos del presente en ‘Where The Wind Blows’, un tema RnB con un pegadizo ritmo marcado a golpe de piano que, posiblemente esté muy por encima de los de algunos nombres bastante más grandes de los que figuran en el listado.

https://www.youtube.com/embed/IhLRy3tN_Tk

La orquesta de Bryan Ferry aparece de nuevo, y es Emeli Sandé quien la toma prestada para hacer, esta vez sí, una versión que no diremos que sea mejor que la original, pero que puede codearse al menos con ella. El ‘Crazy In Love’ de Beyoncé (y Jay-Z, “chupando cámara” otra vez) brilla muy por encima de la aparición de su propietaria en la BSO, gracias sobre todo a la intervención de la orquesta que hace de ella un tema digno del mejor club prohibido de los años 20.

El toque melancólico lo ponen The xx con su ‘Together’, un corte digno de formar parte de su reciente Coexist y que nos ofrece lo típico de la banda; una canción cantada a dúo por Oliver y Romy, bañada en los cálidos arreglos electrónicos de Jamie, para desembocar en la grandilocuencia orquestal que es el toque que realmente la diferencia del resto de la producción del trío. Quizás el mejor momento de todo el disco.

https://www.youtube.com/embed/fSPOCVjla_4

Gotye, por su parte, aunque como él mismo ha dicho, no parece tener ganas de meterse aún en el estudio a continuar el arrollador éxito de ‘Someone That I Used To Know’, pone su granito de arena con ‘Hearts A Mess’, un tema muy personal e intrigante, digno del mismísimo Sting y capaz de competir por nuestro interés con el de The xx, aunque eso sí, nada tenga que ver con su hit que aún suena omnipresente, vayamos a donde vayamos.

Del ‘Love Is Blindness’ de U2 pasado por el filtro de Jack White, poco hace falta hablar a estas alturas, ya que es un viejo conocido, reciclado de aquel Ahk-Toong Bay-Bi que hace un tiempo homenajeaba a U2. Supongamos que lo de reciclarlo ha sido para darle una segunda oportunidad, vista la poca atención que consiguieron con aquel disco.

Nero, con ‘Into The Past’ pone el toque electrónico sin tapujo alguno a la banda sonora, con una etérea y ambiental producción que también se deja influir por los aíres orquestales que lucen algunos de sus compañeros en el tracklist, pero tampoco está llamado a hacer historia con su aportación, mientras que, para concluir, Sia, más conocida por acompañar a David Guetta en alguno de sus últimos hits que por sus aptitudes vocales, que nadie discute que las tenga, trata de hacerse un Lana Del Rey que bien podría pasar por clon de alguno de los temas de Born To Die o por canción para alguna de las películas de James Bond… sobre todo con ese ‘Kill And Run’ que lleva por título.

“Nota5” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/nota5hs.jpg» class=”derecha_sinmarco” />

En definitiva, una banda sonora que trataba de repetir el éxito de Moulin Rouge, tirando de artistas similares, pero que no cuenta ni con el encanto de poder escuchar, por ejemplo a Ewan McGregor o a Nicole Kidman.

En su lugar, el reclamo lo hace a base de grandes nombres, sobre todo del mainstream, que aportan temas inéditos y versiones en su mayoría prescindibles. Tiro por la culata esta vez para Luhrman que ponía toda la carne en el asador de las bandas sonoras de sus películas y que en esta ocasión se ha chamuscado más de la cuenta, con una expectación generada muy poco justificada. No creo que esta vez se vendan tantas copias de esta BSO, aunque al menos nos queda el consuelo de poder descargar sólo lo que nos interese y añadirlo a alguna playlist de varios.

The Great Gatsby Soundtrack, tracklist:

01. Jay-Z — 100$ Bill
02. Beyoncé & André 3000 — Back to Black
03. will.i.am — Bang Bang
04. Fergie, Q-Tip, & GoonRock — A Little Party Never Killed Nobody (All We Got)
05. Lana Del Rey — Young and Beautiful
06. Bryan Ferry with The Bryan Ferry Orchestra — Love Is The Drug
07. Florence + the Machine — Over The Love
08. Coco O. of Quadron — Where The Wind Blows
09. Emeli Sandé & The Bryan Ferry Orchestra — Crazy in Love
10. The xx — Together
11. Gotye — Hearts a Mess
12. Jack White — Love is Blindness
13. Nero — Into the Past
14. Sia — Kill And Run

En Hipersónica | The xx y su ‘Together’ para la BSO de The Great Gatsby nos hacen temer… lo mejor | Florence + The Machine — ‘Over The Love’: amor por las bandas sonoras

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments