Difícil lo tenían los ingleses entre la opción de obviar todo lo que habían conseguido con Skying o seguir con una fórmula que no parecía agotada y que podría permitir experimentar dentro de ese terreno ya abonado. Y claro, The Horrors han optado en Luminous por el camino del medio. Parece una continuación de su anterior entrega y por momentos parece que ya has escuchado en algún momento esa u otra melodía, pero los de Faris Badwan ya tienen la categoría de ídolos de masas, para muchos entre los que me encuentro, como para errar el tiro con un disco en el que no arriesgan nada pero en el que han dado una vez más muestras de que el talento se tiene o no se tiene. Y ellos tienen tanto que podrían incluso regalar parte de él a otras bandas más veteranas que andan perdidas en el ecosistema musical internacional.

Luminous: el talento se tiene o no se tiene

No me extraña nada que The Horrors estén acompañados en su gira norteamericana de octubre y noviembre por Moon Duo, el combo que forman Ripley Johnson, líder de Wooden Shijips y su pareja Sanae Yamada. Sería un detalle que su gira europea tuviera a ésta misma formación como grupo invitado porque en este caso, y llegando a lugares diferentes con influencias y sonidos concomitantes, tendríamos a dos visiones de lo que la psicodelia puede lograr dentro de la música popular del siglo 21.

¿Han llegado a la madurez The Horrors? Parece que sí, Luminous han ido mudando de piel, como las serpientes disco tras disco. Parece que tras los cambios que mostraron en sus álbumes anteriores parece que se encuentran cómodos en ese territorio en el que hay un poco de todo, incluido esa larga intro hipnótica de casi tres minutos sintetizadores-colchón de ‘Chasing Shadows’, la verdad es que parecen una banda de drone tipo Locrian o sin ser tan exquisitos unos Tangerine Dream clásicos, que explota en una piruleta psicodélica que anticipa la entrada de la voz de Faris Badwan, cuyo tratamiento parece por momentos el mismo que en Skying.

The Horrors han alcanzado la madurez

La verdad es que Luminous se deja escuchar desde el primero hasta el séptimo tema, es decir, de ‘Chasing Shadows’ hasta ‘I See You’. Los tres últimos temas se indigestan un poco, por eso creo que a pesar de ser éste uno de mis discos favoritos del año no va a estar en mi top 10. Y mira que lo siento porque hasta me caen bien estos The Horrors.

Claramente no superan Skying y la sensación general es algo así como esto ya lo he escuchado antes a estos tipos. ‘First Day Of Spring’ tiene esa sensación salvo lo que viene después del minuto 3:35, donde mandan las guitarras afiladas como cuchillas y es donde a The Horrors les vemos con posibilidades de sorprender.

‘So Now You Now’ ya nos había situado las coordenadas exactas de Luminous. Un disco continuista como bien nos contó Ferraia, pero discrepo con él de que no es un single. Tiene un estribillo pegadizo y en los tiempos hedonistas que corren eso es un plus. Claro que no tiene el punch de ‘I See You’, que fue nuestro jitazo de la semana a finales de febrero. Acaso es lo más perdurable y duradero de un álbum que más bien parece un disco de transición de los ingleses que antes destrozaban locales.

‘In And Out Of Sight’ es electro pop, o disco pop si se prefiere, un tema con posibilidades de ser remezclado por la gente de New Order, con quien este tema tiene cierta relación no formal sino conceptual. La voz de Badwan por detrás y ese ambiente psych son el santo y seña de los Horrors de 2014.

En ‘Jealous Sun’ hay un mucho de shoegaze ‘mybloodyvalentiniano’ mezclado con el buen hacer de la banda pero tampoco logras conectar con la canción. Y llega ‘Falling Star’ que debería ser single. De su pasado garage punk encontramos ecos aquí pero también he leído en algún sitio citado el Station to Station de Bowie.

Me sobra ‘Change Your Mind’, The Horrors a ralentí dan bastante grimilla, incluso en ese estribillo en el que espabilan la canción, a la que le falta garra. ‘Mine And Yours’ destaca solamente por esas guitarras envolventes, pero no hay chispa ni en Faris Badwan ni en la melodía. Finalmente, la poderosa batería en ‘Sleepwalk’ y ese pizpireto sintetizador coloreando la voz es lo más destacado de este corte que puede que gane en directo.

7/10

The Horrors han ido a lo seguro en su nuevo disco de estudio. Luminous es un trabajo continuista que no logra superar el empaque que tenían las canciones de Skying. Tampoco parece que salvo ‘So Now You Know’, ‘Chasing Shadows’, ‘I See You’ y ‘Falling Star’ haya más singles que nos soprendan. Faris Badwan y compañía han llegado a su etapa de madurez y esta entrega pasa por ser un trampolín para lo que vendrá después. Solo espero que no se anquilosen porque sería síntoma de que hay falta de ideas.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments