“The Intelligence — Everybody’s got it easy but me — portada y crítica del disco” src=”http://img.hipersonica.com/2012/10/Crítica The Intelligence.jpg” class=”centro” />
Toda generación, todo movimiento, toda escena, tiene sus actores secundarios. Suelen ser nuestros favoritos, nos encanta que sean delicatessen para sibaritas y si tu colega que te dice que le encanta Bigott no los controla, pues mejor aún. Pero por otro lado es una jodienda. Querría gritar a todo el mundo, por ejemplo, lo increíbles que son The Intelligence. Porque, veréis, me he hecho un repaso rápido por la blogosfera española y, joder, NI UNA PALABRA. ¿En serio? ¿Ni en esta santa casa que es Hipersónica? Nos merecemos todo lo que nos pase, otra gira de Micah P. Hinson, el IVA de las barras y lo de Russian Red y los Beatles.

En fin, hablábamos de secundarios. Lars Finberg, alma máter de The Intelligence, es uno de ellos. Donde Thee Oh Sees o Ty Segall se lo están trayendo gordo desde hace unos años, a él le quedan las migajas de los enteradillos y el respeto de sus colegas músicos. Siendo esto bastante, es una injusticia. Finberg lleva haciendo algunos de los mejores discos locos de los últimos años. Este Everybody’s Got It Easy But Me es, para que veáis, su quinta obra, y seguramente la mejor hasta la fecha.

El inteligente sarcasmo del perdedor

Saquémonos de encima rápidamente el engorro de las etiquetas. Aquí hay mucho de lo que solemos hablar: garaje, punk, garaje-punk, punk artie, new wave, no wave, 50s, 60s, pop. Pop. Pero a The Intelligence les aleja del cliché una actitud vanguardista que te abruma en el uso de las guitarras, las melodías, la rabia desquiciada con la que se lanzan a golpear la canción, una sensación plena de bendita locura. Citando a Chistes de Autor: su núcleo de expansión idóneo serían las revueltas de Londres o París, la utópica banda sonora de una utópica nueva adolescencia rebelde, delincuente y desquiciada, la música con la que romper escaparates sin ninguna motivación más que la de ser joven y haber tomado anfetas.

Tanto el anterior Males como este último Everybody’s…, en guarrísimo hi-fi, valen para hacerse a la idea más que las primeras obras, excelente lo-fi de cuarto de estar por otra parte. Pero aquí hay una banda completa, y en Everybody’s… se la nota más enérgica y exultante que nunca.

Es paradójico, porque los títulos y letras apuntan al resignado sarcasmo del que se sabe, como decíamos, secundario. “Todo el mundo lo consigue fácil excepto yo” dice el título, lo que se tiene que sentir aún más cuando te mudas desde la plácida Seattle a la jungla competitiva de Los Angeles. Pero a Finberg parece darle igual. No en vano abre el disco con ‘I like L.A.’, una sincera oda a su nuevo hogar que primero juega al lo-fi de alcoba y luego se disfraza de los primeros Wire, medio plagiándose el ‘3 Girl Rhumba’ con mucho arte.

Ladies and gentlemen, the band

A partir de ahí el disco se lanza a tumba abierta, con incisivas disecciones del ocio de la chavalería (‘Techno Tuesday’, ‘Reading and writing about partying’), irónicos retratos del estilo de vida estándar (‘Evil is easy’), y guapos paseos por estilos menos obvios, como el amago de bossa de ‘Dim Limelights’ o la versionaza chicletera del ‘Little town flirt’ de Del Shannon, con la simpar Shannon Shaw (de Shannon & The Clams -qué cansado ha sido escribir estos tres nombres seguidos) haciendo una exhibición de alma. Hacia el final, ‘Sunny Backyard’ podría ser rock a lo Gallon Drunk, y la delicadísima y preciosa declaración de amor que es ‘Fidelity’.

The Intelligence se merecían esta crítica entre honores la misma semana de haber salido su disco, no este churro cinco meses después, y un lugar privilegiado en los festivales más enterados del verano. Ojalá me esté yo pasando de listo, el boca a boca se esté fraguando por debajo, al margen de los medios, y lo acaben petando por fin, como sus colegas y amigos Oh Sees. Desde luego, no se lo merecen menos.

 

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments