“The Jezabels — The Brink” src=”http://img.hipersonica.com/2014/02/the_jezabels_the_brink.jpg" class=”centro_sinmarco” />

A veces hay bandas que por algún extraño motivo no terminan de despegar en un país, (en este caso el nuestro, claro) mientras que en otros sitios llegan a ser de los grandes. Desde las antípodas, lo hemos visto por ejemplo con The Temper Trap o con The Jezabels, el caso que nos ocupa.

Éstos, con un primer exitoso trabajo, Prisoner, se metieron a crítica y público de su país en el bolsillo hace un par de años, pero aquí prácticamente seguimos desconociendo su nombre, y los pocos que les hemos prestado una mínima atención es porque gracias a internet, hoy te caen en las manos discos que antes nunca habrías escuchado.

The Jezabels, en busca de una oportunidad

Y lo cierto es que, en el caso de esta banda, un cuarteto que se dedica al power pop y al indie rock, el ostracismo al que parecen haber sido condenados (telonearon a Skunk Anansie en su última gira) parece, por lo menos injustificado.

No estamos hablando de un proyecto revolucionario que merezca mayor atención por haber roto algún tipo de regla y haber sido capaces de crear algo nunca escuchado, en absoluto. Más bien al contrario, su música es uno de esos refritos repletos de influencias fácilmente reconocibles, pero su refrito al menos está bien hecho, y sus dos discos además de tener personalidad propia, son más que entretenidos.

Los que escucharan Prisoner, quizás se acerquen a su continuación, The Brink, esperando encontrar el mismo pop rock oscuro de aquel, con Florence + The Machine o Fleetwood Mac reverberando en el ambiente, cosa que no van a encontrar más allá del primer corte, el que da título al disco.

The Brink: movimiento hacia la luz

En esta ocasión Hayley Mary y los suyos han querido dar un giro hacia terrenos algo más luminosos, con temas más pop aunque con suficiente músculo en ciertos momentos y sacudiéndose, sobre todo la influencia de Florence Welch. Pero hay otros posos que sí quedan, como las guitarras a lo Edge y las baterías en sintonía con la de Larry Mullen. O esa voz de Mary, que sí en el anterior disco era la de Stevie Nicks, ahora es la de Chrissie Hynde la mayor parte del álbum.

Pero, como las comparaciones son odiosas, centrémonos mejor en lo que aportan ellos a The Brink, como ese giro hacia los sintetizadores, que, en Prisoner no tenían una presencia digna de mención en su debut, y que en este segundo trabajo se reparten el protagonismo con las guitarras y la batería.

O esas melodías, más claras o los estribillos pegadizos. O las variaciones en la voz de Hayley Mary, que demuestra una versatilidad poco habitual y una potencia digna de envidia. Buena muestra es precisamente ‘The Brink’, el tema con el que se abre el disco, y que nos deja escuchar muchos de los registros de los que la cantante es capaz. Una canción que, por cierto, juega al despiste por lo que comentaba antes, por acercarse más al primer disco para luego cambiar de tercio, pero que sirve de perfecta apertura para dejar con ganas de más.

Pero el fuego se apaga pronto con ‘Time To Dance’, un medio tiempo, repleto de esa inspiración en U2 que antes comentaba y que simplemente sirve para llevarnos a la parte del disco más interesante, la de su single ‘Look For Love’, un tema épico, hit en toda regla, casi tanto como ‘The End’, que también ha sido elegido como single y que muestra el lado más potente de la banda a base de guitarras y estribillo irresistiblemente pegadizo.

Beat To Beat’ es en cambio un tema prescindible al cien por cien, y eso sí es un defecto en un disco de tan sólo diez cortes. ‘Angels Of Fire’ es quizás el tema más Pretenders del disco, una lánguida balada que te hará repensarte sí realmente estás escuchando a The Jezabels.

Mucho mejor ‘No Country’ que, sin dejar de ser otra balada más, se reviste de potencia guitarrera para dar paso a el punto álgido y más épico del álbum que es ‘The End’ mientras los tres cortes finales dejan un poco a un lado el optimismo y la luz de otros temas anteriores sin llegar a entrar en el terreno de Prisoner.

6,99

The Jezabels — The Brink

The Brink es un trabajo que merece un poco de atención al menos. Como decía, no viene a revolucionar nada, su estilo está bastante trillado y no hay que ir muy lejos para encontrar trabajos similares, pero, hace de su simpleza su mejor argumento.

Diez canciones que se hacen cortas, y de las que apenas sobran una o dos; que dejan con ganas de más, aunque mejor las pequeñas dosis para no saturar de guitarras y baterías a lo U2. No destaca por nada especialmente, excepto quizás por sus dos singles hasta el momento, aunque lo que hace lo hace bien, así que, no se puede pedir mucho más.

01. The Brink
02. Time To Dance
03. Look Of Love
04. Beat To Beat
05. Angels Of Fire
06. No Country
07. The End
08. Got Velvet
09. Psychotherapy
10. All You Need

Lo mejor

  • Un trabajo más optimista que el anterior; que será lo que muchos consideren un acierto de esta segunda entrega
  • Dejar con ganas de más, siempre es buena señal

Lo peor

  • Canciones a veces dispersas, no se sabe a qué punto las quieren llevar, error más típico de un debut que de un segundo álbum
  • Demasiada referencia y parecidos razonables
  • ‘Beat To Beat’, definitivamente prescindible

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments