Es curioso cómo algunos grupos que empiezan su carrera relativamente fuertes, con discos que al menos dejan un par de temarrales, se diluyen como un azucarillo en pocos años. Hasta el punto de que nadie se acuerda ya de ellos ni cuando vuelven — excepto nosotros, que tenemos corazón — . Es por ejemplo el caso de The Joy Formidable. Su último disco, Wolf’s Law (Canvasback, 2013) era un trabajo ya bastante flojo, calcado a su debut, más resultón y con algún guitarrazo bueno. Y ahora sigue la ‘racha’. Su nuevo álbum se llamará Hitch y su adelanto, ‘The Last Thing of My Mind’, una especie de tema propio de unos Metric recién levantados, no podría ser más irrelevante. Esperaremos al disco, pero lo dicho al principio, curioso cómo se les ha acabado tan rápido el gas.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments