“The Knife” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/650_1000_The-Knife.jpg» class=”centro” />

Con motivo del nuevo álbum de los suecos The Knife, Shaking The Habitual, en Hipersónica vamos a hacer un repaso de su discografía previa con el objetivo de entender cómo han llegado los hermanos Dreijer a este polémico último álbum y por qué han dado tanto que hablar en estos años. Empezamos cronológicamente repasando su debut, The Knife.

The Knife, unos cimientos que tenían mucho futuro

Hace ya nada más y nada menos que doce años del debut de los hermanos suecos Karin y Olof Dreijer, cuando en 2001 lanzaban a la venta The Knife, un trabajo en el que lucían una genuina y personal simbiosis entre electrónica y pop, bajo su propio sello, Rabid Records. Más tarde, cuando llegaron al éxito internacional, dicho álbum se reeditaría en Mute Records.

https://www.youtube.com/embed/pAPyGLfqozc

En The Knife no llegaron a pegar el pelotazo con ningún hit que les catapultara al estrellato internacional, pero demostraron muy buenas maneras con adictivas pastillas de synth pop, temas para disfrutar en directo y melodías ensoñadoras en las que Karin Dreijer te invita a su mundo pop con su distinguida y aguda tonalidad. Ella tenía conexiones con Björk y Kate Bush en su forma de cantar, y junto a su hermano formaron un tandem en el que no sólo el pop tenía un peso importante, sino en el que después de esas armonías te podían encerrar en una habitación claustrofóbica en la que dejar paso a su faceta oscura. Además ganaban un encanto propio por ese anonimato al que apelaban en directo y el poco contacto que tenían con la prensa.

A nivel general, era un trabajo ecléctico en el que se daban cita canciones excesivamente pop de las que ya se habían escuchado muchas, cliché por el que tampoco acabaron de despegar en el debut. Les faltó el hit pop con gancho que junto con la arquitectura electrónica que empezaban a mostrar lograra despertar en los oyentes la curiosidad por una formación diferente. En esta ópera prima estaban desarrollando sobre todo más temas cortados por su faceta de atmósferas inquietantes que después tomaría gran peso, pero necesitaban ese hit definitivo para abrir una brecha en el panorama internacional. A través de ella podrían colarse para primero asegurarse un mínimo de atracción y después explotar su potencial sin que pasase desapercibido.

La crudeza revuelta con el pop y la gran voz de Karin Dreijer

https://www.youtube.com/embed/Ct8F7yaUkm4

‘Neon’, la canción que se encarga de abrir el debut, es una muestra perfecta de lo que es este disco de homónimo título. En ella los recursos no son nada del otro mundo, pero en el pequeño cambio de ritmo ya se deja entrever esa simpatía y capacidad innata de acercarse al pop desde una perspectiva más distante y cruda. La clave de The Knife no está sólo en el apartado musical, uno de sus grandes alicientes es el de escuchar la voz de Karin Dreijer susurrándote al oído, como en la palidez sonora de ‘Lasagna’, entre otras.

La parte oscura e inquietante que poco a poco se iría desarrollando en su discografía para llegar al punto de inflexión en el que llegarían a lo más alto, estaba aún en proceso de creación, dejando cortes con un ambiente entre esquizofrénico, represivo y hechizado. Entre ellos, algunos como ‘I Take Time’, ‘Zapata’ o ‘Reindeer’. Pero mientras que esos cimientos estaban aún por moldear mejor, esculpiendo unos mejores detalles que incidieran en atmósferas más agresivas, The Knife ya habían avanzado bastante en el camino que les llevaría a los hits synth-pop que necesitaban para dar un golpe en la mesa.

De estos, sólo había tres en el álbum, pero eran la muestra más fehaciente del potencial del grupo como constructor de un synth-pop diferente, sin caer generalizadamente en melosas y trilladas bases. En ‘Kino’, los arreglos orientales, los coros de fondo y el ritmo simplón pero muy efectivo hacían de él un hit casi definitivo. The Knife contaba con otra canción luminosa y mucho más pop que electrónica, que era ‘Parade’. Esta era más plana de matices y más obvia, pero la tercera pieza que tenía su encanto propio y les separaba de otros grupos de synth-pop más estandarizados, era ‘I Just Had To Die’, donde la Dreijer se alzaba imponente con una poderosa voz entregada al fuego y la muerte, como recitaba en la canción. Ella y Kino formaban una dupla de hits synth-pop que marcarían el terreno que seguir para triunfar.

Punto aparte y como nexo de unión entre estas buenas piezas, se encontraba la voz de Karin Dreijer. Desde un primer momento en la carrera del dúo fue algo inmutable y que siempre se ha mantenido desde entonces en los mismos registros: la voz podría estar pasada por algún filtro o vocoder, pero su voz desnuda sigue impresionando hoy por su tenacidad y sensibilidad dependiendo de lo que quiera transmitir.

https://www.youtube.com/embed/maxbSX-C20I

En resumen, The Knife fue un prometedor debut. Aunque apuntaban maneras con un par de notables temas de synth-pop y varias canciones interesantes por abordar el pop desde una perspectiva electrónica más densa e inquietante, no se podía saber si este prometedor trabajo era un espejismo o por el contrario era un álbum que iba a iniciar una brillante carrera.

Ciertamente tenían algunos cortes que no expresaban nada, pues ya se sabe que pocos debuts son perfectos, pero este fue el primer escalón que The Knife pusieron para construir una escalera que ahora para algunos ha empezado a bajar y que para otros en cambio, les eleva a la categoría de artistas infalibles a la hora de reinventarse e innovar.

“Nota The Knife” src=”http://img.hipersonica.com/2013/05/650_1000_nota-the-knife.jpg» class=”derecha” />De lo que no hay duda es de que los hermanos Dreijer confeccionaron un tridente discográfico de synth-pop que les marcaría como una de las referencias electrónicas de la pasada década. Y este fue el primer paso.

Más en Hipersónica | The Knife — Shaking The Habitual: un atrevido cambio que peca de cierto lastre

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments