“The Liminanas — Costa Blanca” src=”http://img.hipersonica.com/2013/12/The Liminanas — Costa Blanca.jpg” class=”centro_sinmarco” />

Alguien me decía hace tiempo que detestaba el cine negro, que no podía soportarlo. Yo, que soy un fan entregado, me desesperaba ante aquellos ataques y de esa forma vehemente con la que uno sólo da el coñazo por las cosas que le gustan de verdad aunque su capacidad de persuasión sea prácticamente cero (recordad: nunca se convence a nadie de nada), pedía explicaciones. La respuesta era siempre la misma: “porque todo es falso, porque no me creo nada”. Claro que en el cine negro todo es falso: precisamente por eso me gusta. Igual que todo es falso en Costa Blanca, el tercer disco de The Limiñanas y también es por eso por lo que me gusta.

The Limiñanas, Francia en blanco y negro

En el cine todo es mentira y ahí está la gracia. Yo creo que la música no, que la música es casi lo contrario, que la música debe ser verdad y sólo cuando lo es funciona realmente. Pero puede ser también, claro, una verdad fabricada: cualquier cosa vale mientras dé el pego. The Limiñanas construyen su verdad musical con los elementos más artificiales posibles y el hecho de que todo sea tan artificial es lo que hace a su propuesta tan atractiva: desde el primer momento ves que esto es un juego y un juego exige complicidad e implica también una idea de invitación. A todo el mundo le gusta que le inviten a algo.

La invitación es para una fiesta de disfraces, una fascinante, misteriosa y necesariamente sofisticada. Se trata de viajar a la Francia de los sesenta, al folk acústico, a la psicodelia envolvente. El disfraz más socorrido será, claro, el de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, pero también vendrán muchos vestidos de The Velvet Underground y se sentirán como en casa. El disco comienza significativamente susurrando entre sitares (‘Je me souviens comme si j’y étais’) y en poco tiempo está recitando una retahíla de nombres (‘Votre côté yéyé m’emmerde’), que incluye a Sergio Leone, Fred Astaire, Poison Ivy, Kim Fowley o The Rolling Stones. Celebridades, exclusividad, cócteles, todo los tópicos que queráis. Esto iba, recordad, de fabricarse una fachada y divertirse haciéndolo.

Como una banda sonora

https://www.youtube.com/embed/LA6Ty5PouQY

Me gusta Costa Blanca, pues, porque es falso. Pero también porque es irresistiblemente cinematográfico. Hablábamos antes de cine negro y mucho de eso hay aquí. Del francés, claro: Delon, Gabin, Belmondo, el noir de Melville o de Chabrol… Películas en blanco y negro para un disco en blanco y negro, preferiblemente nocturno y, si tiene que ser diurno, que sea con las gafas de sol puestas. Es cine, sí, pero nada de imágenes en alta definición: mejor, si puede ser, el encanto del celuloide rayado en una sala oscura. The Limiñanas, a quienes edita un sello de Chicago, son en todo caso decididamente europeos y si su banda sonora tiene que alejarse por momentos de esos referentes es para hacer algo parecido a poner música a un spaghetti western de Sergio Leone: son, como el penúltimo corte del disco, decididamente mediterráneos.

Quizá esté por debajo de su anterior Crystal Anis, quizá sólo sigamos acudiendo porque ya nos habían convencido y la ausencia del factor sorpresa les reste algún punto. Es posible. Pero la película de The Limiñanas sigue resultando fascinante y su invitación, irresistible. Costa Blanca, un disco que parece hecho para ser disfrutado mientras se bebe y se fuma mucho, está repleto de pequeñas joyas (encontradme un instrumental más encantador que ‘Alicante’ en este año) llenas de matices, de texturas, de ambientes. Con discos como éste da gusto dejarse engañar, aunque sólo sea por un rato.

7,1

The Limiñanas — Costa Blanca

Una muy agradable sesión de pop ye-ye con trasfondo garagero donde cada segundo parece estar cuidado al detalle sin que el envoltorio resulte demasiado repelente. Por momentos parece que todo se va a quedar en mero ejercicio de estilo, pero al final cada canción acaba encontrando su hueco, incluso cuando parece que va a caer en su propia trampa.

01. Je me souviens comme si j’y étais
02. My Black Sabbath
03. Alicante
04. Votre coté yéyé m’emmerde
05. Cold Was The Ground
06. I miei occhi sono i tuoi occhi
07. La Mercedes de couleur gris métallisé
08. Rosas
09. Barrio Chino
10. BB
11. La mélancolie
12. La Mediterranée
13. Liverpool

Lo mejor

  • Es un gustazo, ésa es la palabra
  • Las ganas que da de reclinarse, ponerse un whiskazo y disfrutar.
  • Haber logrado evitar la palabra “delicioso” en esta crítica.

Lo peor

  • El nivel general está un peldaño por debajo de su segundo disco.
  • Habrá a quien la artificiosidad le parezca simplemente impostura.
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments