Anuncios

The Matador — Destroyer

La innovación está sobrevalorada, frase que hemos dicho incontables veces en esta página, pero hay géneros y subvertientes en los que la falta de ésta se suele pagar duramente con el ostracismo y la irrelevancia. Desgraciadamente eso provoca que algunos trabajos interesantes o notables se queden como secretos escondidos en vez de serlo a voces, como debería de ser. Un ejemplo de subgénero en el que ocurre ésto sería el Post-Metal (aunque se podría extender a cualquier variante metalera).

Me cuesta imaginar a cualquier oyente buceando entre discos y discos clónicos de este género y que no termine harto de la tarea de encontrar ese disco Top antes de llegar a una cifra que supere la de los dedos de una mano. Yo personalmente me vería incapaz, pero tampoco me puedo aislar dada mi labor de filtrar entre toda la oferta musical para reseñar lo que considero más destacable, por lo que procuro seguir unos cuantos grupos de referencia y catar las diversas recomendaciones que me llegan.

https://www.youtube.com/watch?v=YAQkyzN6C1o

Una mezcla de ambos supuestos se haya en el grupo que hoy toca reseñar, que descubrí mediante una recomendación de su primer trabajo, Descent Into the Maelstrom (2011, Torn Flesh Records), y que tuve bastante en cuenta a partir de entonces. Imaginaros mi alegre sorpresa cuando me enteré que este año volvía este grupo proveniente desde nuestras antípodas con nuevo material. Claramente los autralianos The Matador poseen ese toque especial que nos obliga a prestarles atención.

The Matador suplen la poca originalidad de su propuesta con un saber hacer notable que valida las esperanzas que algunos teníamos puestos en ellos

La continuación de dicho primer trabajo llega dividida en dos partes, una que nos llegó a finales de agosto en la que exploran esa mezcla entre su faceta agresiva y la melódica, profundizando más en la primera, y otra que llegará más adelante donde abarcarán la parte más calmada y ambiental de su música, que se titulará Creator. Centrándonos en la primera parte, Destroyer (204, autoeditado), encontramos varias de las virtudes que nos mostraron en su primera referencia, validando las esperanzas que algunos teníamos puestos en ellos.

https://www.youtube.com/watch?v=PfWPbxpTbDY

Estamos ante una obra (o la mitad de una) que no llega a la media hora de duración, por lo que más que hablar de la sensación de que se nos hace corto estamos ante un trabajo verdaderamente corto. Sin embargo, lo veo preferible a un alargamiento excesivo que se aproxime a unos 55 minutos o una hora con bastante relleno. El disco va directo, no empalaga o satura y hasta invita a volver a reproducirlo, haciéndonos más fácil sumergirnos en él e ir viendo los detalles que no percibimos de primeras.

7,6/10

El toque de Kurt Ballou (Converge) a la mezcla termina de dar a estas siete piezas ese toque afilado y grueso que casi los aproxima a Cult of Luna (media una amplia distancia aun entre los suecos y los australianos). Su instrumentación poderosa encuentra buen complemento en la voz de Nathan Wyner, con diversos registros pero que se desenvuelve de perlas en el más Hardcore, registro que muchas veces requiere este disco. No voy a exagerar diciendo que es un disco Top en el género o en el Metal este año, porque no es el caso, pero sin duda es digno de escucha y creo que no desagradará.

Anuncios