Visto con perspectiva apostar por un proyecto como Wisdom of Crowds era algo inevitable, era casi una cuestión de tiempo. Sí, suponía que Bruce Soord diese un buen giro de tuerca a esa tendencia arternativo/electrónica que iba haciéndose poco a poco la protagonista en los últimos tiempos de The Pineapple Thief, pero los hechos se encaminaban claramente en la dirección marcada por la colaboración con Jonas Renkse, lo que en principio parecía una válvula de escape fue una búsqueda de inspiración.

No quiero decir con esto que este Magnolia (2014, Kscope) sea una clara o evidente continuación de Wisdom of Crowds (2013, Kscope) pues no lo es, pero sí se aprecian ciertos patrones comunes en ambos álbumes, el desarrollo de ideas que ya sea en lo práctico o en lo expuesto sobre el papel han acabado guardando relación. Evidentemente no es lo último de la banda fundada por Bruce Soord en 1999 el primer álbum con elementos electrónicos como repertorio, pero sí logra integrarlos de una manera mucho más natural y efectiva que el musificado All The Wars (2012, Kscope), un disco que se quedó en la intención y que dejó cierto regusto comercialoide.

Quizás el tiempo acabe dando al álbum anterior de los ingleses la etiqueta de experimento en vez de la de oportunidad perdida, pero esto va a acabar dependiendo exclusivamente del éxito de la senda continuada por Magnolia, un disco probablemente igual de directo pero bastante más preciosista y mucho más sólido, un disco que acierta en todo lo que The Pineapple Thief fallaron en 2012.

Magnolia confirma a Bruce Soord como un gran compositor de líneas vocales

Y ahí es donde Wisdom of Crowds muestra sus virtudes como disco fundamental en el devenir de la banda de Bruce Soord, pues a pesar de ser un álbum musicalmente más complejo que los dos aquí comparados, si destaca por el cariz ornamental, por la atmósfera menos postnoventera que en Magnolia es clave en contraposición con All the Wars, y, sobre todo, demuestra que la mente pensante de The Pineapple Thief es un genial compositor de líneas vocales.

Lógicamente Magnolia seguirá dejando fuera de juego a los que no aceptaron el camino fuera del Rock Progresivo aunque el álbum de 2014 juega con cierta ambigüedad en este sentido, no acogiéndose a determinados estándares pero sí acercándose a algunos puntos de vista secundarios, jugando a ser los Marillion de finales de los noventa o los actuales Anathema mientras queda claro que los Radiohead más orgánicos siguen siendo una referencia clara.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:0j1HW4VZFhf7f1uimTKO2d

Ejemplos de lo anterior son la inicial ‘Simple as That’ (que nos traslada directamente a la llorera de los de Liverpool) o la homónima ‘Magnolia’, donde no ver a Marillion es estar bastante ciego. En cualquier caso el disco es mucho más que un amasijo de referencias pues convence más por la asentada personalidad de Bruce Soord, su talento para desarrollar melodías vocales de corte Pop y sus acertadas líneas de guitarra, que por los lugares comunes que ofrece.

7.9/10

No todo es pausa y calma en el decimosegundo disco de The Pineapple Thief (guarda momentos de guitarrazos de corte metálico) pero sí es ese el lugar donde parece se sitúa la zona de confort para Bruce Soord una vez ha logrado dotar de estabilidad y coherencia a su inacabable búsqueda. Discos como What We Have Sown (2008, Cyclops) o Variations on a Dream (2003, Cyclops) quedan lejos en el tiempo pero no tanto en la memoria, pues a pesar de las notables diferencias los londinenses han logrado remontar el vuelo, han logrado volar a altura pasada.

Y eso es una muy buena noticia a pesar de que parezcan haberse perdido definitivamente para el Rock Progresivo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments