The Soundcarriers — Entropicalia

En gran medida, la psicodelia es moverse con gracia entre los terrenos del arte formal y el sarcasmo desenfadado. The Soundcarriers entienden esto a la perfección: su cuarto disco, Etropicalia (Ghost Box, 2014), es por momentos una inmensa broma de buen gusto en la que todo parece producto de una gran opereta ejecutada sólo para su mayor gloria. La ironía se apodera del espíritu del disco de forma brillante en ‘This Is Normal’, un ejercicio experimental de más de diez minutos a través de collages sonoros, millones de secciones, texturas superpuestas y el claro ánimo de ir a ninguna parte, tomando el pelo a quien quiera que se encuentre al otro lado del auricular. “Esto es normal”. En Entropicalia todas las excentricidades se transforman en verdad, en pura realidad. Y de esta parodia más o menos velada cruzada con ideas serias sobre el destino de su música salen airosos The Soundcarriers aunque, y es una lástima, no lo hayan hecho de un modo brillante.

Una pena, decíamos, porque The Soundcarriers manejan coordenadas Pop muy particulares. Para ubicar mejor su música podríamos pensar en The Limiñanas, un grupo de clarísimo aire retro que también coquetea con su propio aire desenfadado y la psicodelia ligera para engañar a su audiencia — con éxito — . The Soundcarriers no son franceses, y a ellos las influencias Ye-yé y derivadas del Pop francés no les sientan de forma tan estupenda como a The Limiñanas, de modo que necesitan adaptar su aire clásico a un terreno más natural. Por allí toman una pieza tan fabulosa como ‘Low Light’ y la convierten en la canción de psicodelia pop más brillante del año. Menos Garage, menos Space, menos Kraut, menos Folk. The Soundcarriers hacen algo no tan común hoy en día: puro Pop bañado en ácido. Es muy sixties, al igual que su portada, pero se las apañan para sonar muy contemporáneos al mismo tiempo.

6.6/10

La treta, como todas, tiene doble cara: por un lado, pasajes fabulosos, postres deliciosos a este año amargo de psicodelia; por otro, momentos poco inspirados, demasiado elípticos y muy autorreferenciales. Cuando Entropicalia ha agotado ya sus mejores armas entra en trance y en túneles de colores como ‘This Is Normal’, de los que a veces sale de forma presentable y a veces en un estado para lamentar. En cualquiera de ambos casos, The Soundcarriers logran presentar un disco muy elegante en el que, si manejas las coordenadas ya descritas anteriormente, encontrarás muchos lugares que te encandilarán. Entropicalia no es uno de los trabajos del año ni siquiera dentro de su especialidad, cosa que trataremos debidamente en diciembre, pero no creo que alguien sea capaz de no disfrutarlo.

Anuncios