Anuncios

The Suicide Of Western Culture — Hope Only Brings Pain: un necesario paso adelante en su sonido

“The Suicide Of Western Culture” src=”http://img.hipersonica.com/2013/04/650_1000_Hope-Only-Brings-Pain.jpg» class=”centro” />

Hace tres años que el dúo barcelonés debutó en largo con su homónimo disco, The Suicide Of Western Culture, un trabajo con drones y detalles de post-rock que aunque voluntarioso, se repetía una y otra vez con múltiples clichés. Tres años después, y tras un disco de mixes y una gira por Estados Unidos, han vuelto con Hope Only Brings Pain, un álbum bastante más consistente y versátil que su debut. De nuevo de la mano de Irregular Label.

Hope Only Brings Pain, menos drone y más melodía

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:2n5s9E1T3ZxKCrnwCtFfle

The Suicide Of Western Culture se han dado cuenta de los errores que podía haber en su debut, y se nota que los han limado en gran parte, creando de nuevo un disco relativamente corto (diez cortes frente a los nueve del anterior). La sensación de escuchar Hope Only Brings Pain no puede ser la misma que su álbum de homónimo título. El peso de sus sintetizadores analógico caía sobre nosotros con capas sonoras excesivamente pesadas, en ocasiones sin muchos recursos, lo que acababa haciendo que el disco acabara a medio gas, creando una sensación de monotonía.

Afortunadamente, y como es lógico después de un debut, los artistas evolucionan y mejoran aquello que falló en su primer disco. Así pues, en este segundo LP nos encontramos con unos productores que nos muestran una propuesta más trabajada, más sólida; en definitiva, mejor. Manteniendo el mismo modus operandi que les ha hecho dar a conocerse, esa utilización de sintetizadores analógicos a modo de drone y con reminiscencias post-rock, Hope Only Brings Pain es un disco más completo y versátil. Apuntalan su nuevo lanzamiento con nuevos efectos y recursos, e importante, sin machacar excesivamente con los sintes muy densos.

En lo que no han cambiado es en la concepción de su disco, en el que vuelven a ser las experiencias vividas las que marcan las emociones que pretenden transmitir sus nuevos temas. Desde vivencias surrealistas con un pitoniso Guardia Civil (‘Hey, Guys! I Know The Name Of The Culprits’), hasta la férrea amistad (‘Love Your Friends, Hate Politicians’) e intentando expresar la vida tan cruda o fascinante (como se quiera ver) de soldados republicanos que ayudaron a liberar Francia del fascismo para después caer en campos de concentración (‘Spanish Republican Soldiers in French Retirement Homes’); Hope Only Brings Pain es un álbum en el que esas sensaciones se transmiten más fácilmente que en su anterior disco. Son las ventajas de no recurrir a la misma fórmula, o al menos de aderezarla de forma diferente.

El cambio que necesitaban

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:track:1tLJ5hvHVHCjXvAJUEA4ol

Aunque la temática es similar (Guerra Civil, sociedad, cultura…), es mucho más fácil afrontar el disco, porque la estructura de sus nuevos cortes así lo permiten. Las melodías son en general más vívidas, no tan densas como anteriormente y mucho más llevaderas. Este equilibrio permite encontrar una variedad interesante, con temas que son intensos pero que lo mismo están combinados con efectos más luminosos como ‘Love Your Friends, Hate Politicians’, que sufren de asfixia artificial en ‘Two Lights of The Ravine’.

Por otra parte, el disco aguanta muy bien del tirón, con una segunda mitad que aún guarda cosas bastante destacables, otro pecado corregido del debut, que perdía fuelle a partir de la mitad. En este tramo hay canciones que tienen toda la pinta de estar dirigidas a cerrar un set de festival, como es el caso de ‘El Cristo de la Buena Muerte’ y su adictivo último tercio. Y suenan realmente bien, rezumando buen rollo y jugando con las distorsiones en la canción que da título al disco y en la siguiente, ‘Scapaflow’, la encargada de cerrar el disco al más puro estilo Delorean.

The Suicide Of Western Culture han dado un paso inteligente y necesario con Hope Only Brings Pain, sin cambiar en demasía su ADN, pero lo suficiente como para no sonar tan plomizos y facilitar la escucha, con temas bien distribuidos a lo largo del álbum, de forma que queda bastante equilibrado.

Eso sí, aún hay algún pasaje que otro que se hace un poco farragoso, pero tienen mucho margen de mejora, y lo han demostrado con este segundo larga duración. Sólo cabe esperar que los catalanes vayan a más.

Más en Hipersónica | The Suicide Of Western Culture muestran ‘Love Your Friends, Hate The Politicians’, adelanto de su nuevo disco
Sitio oficial | The Suicide Of Western Culture

Anuncios