The Ting Tings — Sounds From Nowheresville: a medio camino entre ninguna parte y la indecisión

“TingTings-SoundsNowheresville” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/criticas-hs-2012tingtings.jpg" class=”centro” />

El segundo álbum de toda banda que ha llamado un poco la atención es el de la confirmación o el del “apaga y vamonos”. No os voy a descubrir nada con esa afirmación, ¿no? Así que, con Sounds From Nowheresville les ha llegado la hora del juicio final a Katie White y Jules De Martino, o sea, The Ting Tings; de saber si merece la pena seguir prestándoles la más mínima atención o de si, por contra, nos quedamos con aquellas 2 o 3 canciones de su debut y ya.

Sounds From Nowheresville: ¡si va a ser cierto que The Ting Tings no empezaron nada!

Si entonces, allá por 2008, no empezaron nada, o más bien lo empezaron humildemente con aquella declaración de principios implícita en el título de su debut, We Started Nothing, ahora está claro que vienen a continuar aquella nada, pero lo que hay que saber es si progresan adecuadamente o simplemente necesitan mejorar (aún más).

Lo que está bastante claro es que el de Sounds From Nowheresville ha sido un parto difícil. Pero no sólo ha sido eso, ha sido además la prueba de que The Ting Tings no lo tenían claro en absoluto sobre como querían hacer las cosas y qué querían ofrecer al mundo como continuación a su primer (y exitoso, que no excelente) álbum.

Primero comenzaron ofreciéndonos un par de temas sueltos, que parecían indicar que apostarían por algo más bailable, más electrónico que en 2008. ‘Hands’ lo decía todo: “queremos sonar en Máxima FM”, para luego jugar al despiste con ‘Hang It Up’, que nos devolvía un sonido algo más punk, más al estilo de We Started Nothing, y luego, una vez más, dar un giro de tuerca ofreciéndonos como lanzamiento oficial, con vídeo incluido, un ‘Silence’ remezclado por Bag Raiders, que volvía a poner el epicentro musical del dúo en la pista de baile.

Cómo tener un trabajo listo y tirarlo a la papelera como acto de rebeldía

Todo esto parece indicar simplemente eso, que White y De Martino no tenían las ideas muy claras y no sabían si querían sonar de una u otra forma, si querían hacer caso a su discográfica, que les decía que, sonando más bailable, su nuevo disco sería una bomba, o a su público, que pedía algo en la línea del dubut… Finalmente descartaban el primer trabajo realizado (durante dos años nada menos), según ellos, para protestar contra la BBC Radio 1, que había empezado a radiar ‘Hands’ sin que ellos lo permitieran, sustituyéndolo por ese Sounds From Nowheresville al que todos tenemos acceso ya hace unas semanas, dejando tan sólo algunos de los temas programados previamente como bonus para la edición especial.

Así que, indecisiones aparte, lo que nos ha quedado finalmente es una concisa colección de 10 canciones y poco más de media hora de duración, de líneas bastante continuistas, marcadas por el debut de los británicos, más que innovar o hacer algún tipo de giro en su sonido.

Quizás ganen en algo de cohesión, siendo Sounds From Nowheresville un disco menos irregular que el primero, más uniforme y sin tantas subidas y bajadas de calidad, aunque su principal problema es la falta de algún gancho pegajoso como fueron en su momento ‘Great DJ’ (Youtube) o ‘That’s Not My Name’ (Youtube). Ahora, si bien tenemos una colección de temas imprescindibles, casi todos se dejan escuchar sin problemas dentro de una mediocridad generalizada. Lo que alguno de mis compañeros llamaría sonido pasable.

Pero la indecisión de la que hablábamos antes está también en el estilo del disco. Estilo o más bien estilos, porque en ese acto de rebeldía contra la radio, contra su discográfica, contra sus fans e incluso contra ellos mismos, The Ting Tings han tirado por la calle de en medio, queriendo

sonar un poco a todo, y han terminado sonando a nada, o más bien a nada personal.

No tenemos ni idea de lo que queremos

Han querido abarcar demasiado, y ya se sabe que, quien mucho abarca poco aprieta. Dentro del batiburrillo resultante, les ha salido la vena punk y rebelde en temas como ‘Hang It Up’ o ‘Guggenheim’. El segundo, sobre todo, es un buen resumen del disco en general: un crescendo interruptus, que promete, promete y promete, pero al final termina no dándote nada. A la canción le falta un estribillo que siempre parece que va a llegar pero no llega nunca, y al disco le falta ese gancho que parece que va a aparecer pero nunca llega a hacerlo.

Ya desde un principio, con la versión original de ‘Silence’ parece clara la ruptura con el sonido que habían ido enseñando, y ponen de manifiesto que esto no tendrá nada que ver ni con el remix que presentaron de este tema, ni con lo bailable de ‘Hands’. Esi si, como comienzo del disco no podían haber elegido mejor, ya que esta canción, y más en esta versión hace las veces de intro mejor que ninguna, aunque lo que realmente sorprende al avanzar en el tracklist es el ver que probablemente el “nowheresville” del título sea precisamente esa tierra de nadie, de ningún estilo en concreto en la que se mueve el álbum.

Por haber, hay hasta reggae-pop en ‘Soul Killing’ o empalagosos momentos medio tiempo a la Avril Lavigne o Kelly Clarkson. Lo que se dice de todo, como en botica, pero aderezado con una pizca de ese toque descarado que el dúo imprime a sus composiciones.

Y precisamente, en esa heterogeneidad es donde The Ting Tings posiblemente encontrarán su mayor enemigo. Puede que a una banda consagrada, con unos cuantos discos imprescindibles a sus espaldas se le permita un álbum en el que experimentar, en el que tocar todos los palos, pero a una como ellos, que aún se están formando “una personalidad”, con tan sólo un disco irregular, de hits muy claros pero dominado por el relleno, sólo se le permite una confirmación, otra buena dosis de hits y, de relleno, el menor posible.

Si en lugar de eso, muestras que no tienes ni idea de a donde quieres dirigirte, de que camino es el que quieres seguir, y además lo haces con poca personalidad y sin un hit claro y directo, posiblemente te hayas puesto la soga alrededor de tu cuello, y ya sólo te quede darle una patada al banco.

Y por cierto, no vayáis a buscar la salvación en esa edición especial (o deluxe) en la que sí, encontraréis nada menos que 9 temas extra, pero que es una completa y verdadera pérdida de tiempo a no ser que no os hayáis hecho ya con los singles que “adelantaron” el álbum, o que no podáis vivir sin ‘Hands’ o el remix de ‘Silence’. El resto son remezclas bastante intrascendentes y además, en el caso de ‘Hang It Up’ llegando a repetirse nada menos que ¡4 veces! Como si de un EP para este tema se tratara. ¿Queríais relleno? ¡Pues tomad! ¡Dos tazas!

Sounds From Nowheresville, tracklist:

“SoundsFromNowheresville250” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/sounds-from-nowheresville250.jpg" class=”derecha” />

01. Silence

02. Hit Me Down Sonny

03. Hang It Out

04. Give It Back

05. Guggenheim

06. Soul Killing

07. One By One

08. Day To Day

09. Help

10. In Your Life

Edición Deluxe

11. Silence (Bag Raiders Remix)

12. Hang It Up (Inertia Remix)

13. Give It Back (Demo)

14. Hang It Up (Abacus & Vargas ‘Predator’ Remix

15. Hands

16. Guggenheim(Got It Right Mix)

17. Hang It Out (Shook Remix)

18. Ain’t Got Shit

19. Hang It Out(CKB Remix)(Got It Right Mix)

En Hipersónica | The Ting Tings vuelven a la vida con ‘Hang It Up’, pero… ¿para cuándo el disco? | The Ting Tings presentan ‘Silence’ para no permanecer en silencio | The Ting Tings también coquetean con la electrónica en su nuevo single, Hands

 

Anuncios