“The Wave Pictures Bilbao 5” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/The-Wave-Pictures-Bilbao-5.jpg» class=”centro” />

Es complicado que The Wave Pictures caigan mal a alguien. Porque su talento es contagioso, sin pretensiones, sin ambiciones promocionadas por los medios de comunicación y porque, ante todo, son honestos y trabajadores. Con la dinámica de álbum anual (desde 2008), girando continua y pródigamente por nuestro país, en algún momento se debería intentar discenir el prejuicio positivo del elogio merecido. Y ésta, la primera vez que los veía en directo — presentando su nuevo álbum, Long Black Cars -, se presentaba como la ocasión idónea.

Tras los conciertos del jueves en Barcelona y del viernes en Valencia (mañana lunes tocan en Madrid), a su llegada a Pontevedra, no sabemos si como excusa o como divertida anécdota, habían dejado claro que no había sido precisamente un buen día para ellos (Johnny había perdido su equipaje, y una resaca de tequila, una caída, y retrasos en los aeropuertos completaban el parte de daños). No obstante, eso no supuso ningún problema durante la actuación (se nota su resiliencia; son perros viejos), aunque quizá influyese en la duración del concierto (escasamente 80 minutos).

Indirectamente, la duración condiciona un repertorio que, en un grupo de sus características (prolíficos y experimentados, con multitud de rarezas y versiones a sus espaldas) se queda irremediablemente corto. A eso hay que sumarle que más de un tercio del concierto estuvo compuesto por temas de su nuevo disco, Long Black Cars, que distribuyeron principalmente en el primer tercio (‘Never go home again’, ‘Give me a second chance’ o ‘Long black cars’) y el último (‘Seagulls’, ‘Stay here & Take Care of the Chickens’ o ‘Eskimo kiss’) y que debido a su reciente publicación todavía no resultaban del todo familiares al público. También habría que sumarle la inevitable criba que deja fuera a muchos de sus hits (como sus primigenios y archiconocidos ‘I love you like a madman’ o ‘Kiss me’), y aumenta la euforia de los poquitos que suenan (‘Just like a drummer’ para abrir el concierto, o ‘Strange fruit or David’).

“The Wave Pictures Bilbao 2” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/The-Wave-Pictures-Bilbao-2.jpg» class=”centro” />

¿Ha sido por ello un mal concierto? En absoluto. Instrumental, vocal y, por tanto, globalmente no hay nada que reprocharle. Enchufados, compactos, intensos y conectando con el público gracias al carisma de David Tattersall, compartiendo su camaradería con el resto de la sala, aportando la intensidad y su capacidad para expandir sus canciones respecto al sonido de los discos de estudio (más fieros o más íntimos según lo pidiesen las canciones) y justificando su buena reputación en directo. ¿Pero es eso suficiente?

No sé si será cuestión de mis altas expectativas, pero creo que habría que exigirle más que 1h20min. Que la sensación que dejase el concierto fuese de Estos tíos son muy buenos, pero ha sido un concierto rutinario, aún siendo lo propio de todos los grupos con giras extensas, quizá hace languidecer una propuesta en la que he echado en falta cierto empeño por conseguir, para al menos un asistente de los que conformaban una buena entrada (pero no completa) de la Sala Karma, un calificativo como “memorable”, que perdurase en su recuerdo.

“The Wave Pictures Bilbao 1” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/The-Wave-Pictures-Bilbao-1.jpg» class=”centro” />

Quizá sea algo a lo que únicamente se puede aspirar con grupos con más tirón o con menos fechas en nuestro país (algo similar a lo que pasa con The Pains Of Being Pure At Heart). Quizá me exceda en mi decepción, y resulte aceptable que esa normalidad y humildad que me agrada de su música y de su actitud como grupo sea el peaje que haya que aceptar por la continuidad, cantidad y calidad de sus álbumes, por su austeridad y su aroma de perdedores, de hacer que las pequeñas cosas que tienes en tu vida sean las importantes y no aquellas que probablemente nunca conseguirás.

En el fondo, los vaqueros desgastados que llevaba Dave resumen mi percepción del grupo: no es lo que más llama la atención en tu armario, quizá no te los pongas para ocasiones especiales (igual te los dejas únicamente para estar en casa los domingos recuperándote de la resaca juerga del sábado), pero con pocas cosas te sentirás más cómodo y a gusto contigo mismo que con esos jeans que, por muchos años que pasen, te resistes a tirar porque todos esos momentos en los que te han acompañado son importantes para ti. Y eso te hace sonreír y reconciliarte con el mundo. Por eso son y seguirán siendo necesarios The Wave Pictures: saben que lo único que importa es hacer canciones bonitas que te hagan sentir mejor, y para ello no necesitan ni llevar un tracklist concreto (lo iban configurando sobre la marcha) ni cambiar de guitarras cada dos por tres. Y cuando se toca entre amigos, no se necesita ningún tipo de pose o artificio.

Imágenes | Koala, del concierto en Bilbao del mes pasado
Más en Hipersónica | The Wave Pictures + The Rock ’n’ Roll Shit en el Neu! Club de Madrid: las raíces del Rock siguen vivas | The Wave Pictures + Napoleón Solo en el Neu! Club de Madrid: ellos no son como Elvis | The Wave Pictures — Instant Coffee Baby

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments