Enigmático y poliédrico, el nuevo disco de Gravenhurst abre plano y permite que la banda inglesa (obra de Nick Talbot, pero banda al fin y al cabo) muestre sus virtudes, aunque no por completo y no en todo momento.

El sonido de Gravenhurst permitirá conquistar por igual a los que sigan prendados de esa etiqueta tan poco definitoria pero tan calificativa como fue el rock alternativo de los 90 como a los amantes del folk más enrarecido.

Aquí hay canciones que aspiran a colarse en las habitaciones de medio mundo con mimbres que dan el pego y que parecen decir: “oye, esto es diferente, misterioso y enigmático y lo podrías cantar con un mechero y brazo en alto sin sentirte demasiado normal por ello.”

Sí, cosas como Saints podrían romper el corazón de miles de adolescentes, que garabatean su letra en las hojas de atrás de los cuadernos mientras se aburren en clase.

She Dances remite a tantas cosas que perderíamos la cuenta si hiciéramos la lista, pero oírla inundada de guitarras quebradas y crujidos varios acaba por convencer. Un pedazo de canción con paisajes eléctricos que firmarían gustoso Sonic Youth en uno de sus discos menos extraterrestres.

La tensión se mantiene en Hollow Men, que imprime más contundencia y al final apabulla, o en canciones como Song Among The Pine (con la dulce voz suavizando la marcha fúnebre). Es Trust la que al final te convence de qué es lo definitivamente bueno de Gravenhurst.

http://www.youtube.com/v/8dJJl1n1Zqc

https://www.youtube.com/v/8dJJl1n1Zqc

Y así han creado en The Western Lands un disco notable y diferente para una banda en continua progresión. Por algo un sello tan exquisito como Warp confió en ellos. ¿Al próximo disco llegará el campanazo?

Sitio oficial | Gravenhurst
Vídeo | Trust — Gravenhurst (Youtube)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments