Thee Oh Sees — Putrifiers II: tu argumento es inválido

“Putrifiers” src=”http://img.hipersonica.com/2012/09/Thee Oh Sees — Putrifiers II.jpg” class=”centro” />¿Eras capaz de imaginar a Thee Oh Sees utilizando violines? Da lo mismo. Aunque tú no fueras capaz, ellos sí, y de ahí Putrifiers II. No es posible encontrar antecedentes, pese a que su propio título nos lo recomiende. Thee Oh Sees han levantado el pie del acelerador. Es un diagnóstico justo si nos atenemos a sus más recientes trabajos (los dos discos del año pasado). Pero es un análisis simple que se desmonta fácilmente con argumentos de la talla de ‘So Nice’ o ‘Lupine Dominus’, porque esto es Thee Oh Sees en plan krautrock y tu argumento es inválido.

Putrifiers II: más psicodelia y menos garage

Sí parece, en cualquier caso, que Thee Oh Sees se están tomando el 2012 con más calma. El año pasado publicaron un disco (Castlemania), un disco que en realidad eran dos (Carrion Crawler/The Dream) y un split junto a Total Control. Por el momento parece que este año tan sólo publicarán Putrifiers II, además de su gira conjunta con Ty Segall y otras tantas apariciones en vivo. No es casualidad que toquen junto a Segall, que ha publicado un disco (Slaughterhouse), otro en colaboración con White Fence (Hair) y ya tiene uno nuevo en solitario en camino (Twins).

Supongo que John Dwyer le dijo a Segall algo así como no hay huevos a publicar más trabajos que nosotros el año pasado y Segall recogió la invitación con entusiasmo. Sea como fuere, Thee Oh Sees han tenido más tiempo para componer. Es un aspecto importante, puesto que Putrifiers II parece el producto de algo más ideado que Carrion Crawler/The Dream, que tal y como explicó Dwyer fue grabado en apenas cinco sesiones y sin perder mucho tiempo en cuestiones fútiles como la producción y, no sé, la reflexión.

El resultado del citado cambio de perspectiva son canciones menos urgentes, a excepción de ‘Wax Face’, que sí mantiene el ritmo frenético, impulsivo y anárquico del perfil más tradicional de Thee Oh Sees. Pero es un mero espejismo que se disipa rápidamente con la muy Woods ‘Hang a Picture’. Thee Oh Sees dejan de hacer canciones chungas para veranos siniestros y optan por melodías amables, arreglos acústicos, sonidos afables y medios tiempos. Hay incluso falsetes, en una referencia no sé si velada o no a Jeremy Earl.

Dwyer es un inconformista. Thee Oh Sees podían haber optado por perpetuar el camino de discos como Help, pero han preferido arriesgar, o experimentar con drogas diferentes, e introducir arreglos de cuerda y atmósferas psicodélicas donde antes había brutalidad primaria y espíritu adolescente. Esto también es joven, pero de otro modo. Y no se les puede culpar de nada porque ‘So Nice’ es fantástica, alucinada y la canción que mejor ha comprendido a los sesenta de los últimos años. ‘So Nice’ es una canción para perderse en ella eternamente y eso justifica todo el viraje estilístico de Thee Oh Sees.

Nubes que nunca terminan

‘So Nice’ ni siquiera es una canción, sino que son dos, continuada en ‘Cloud #1’, que, al igual que Putrifiers II, contiene un número irrelevante. ‘Cloud #1’ no tiene continuación. Podríamos analizar la carga filosófica de un título incompleto para una canción que es un mero complemento, pero dura demasiado poco. De hecho, las canciones más obsesivas de Putrifiers II, las que más invitan a pensar, están intercaladas entre temas vitalistas, alegres, primaverales. ‘Flood’s New Light’, que sirve de intermediario entre el tándem anteriormente nombrado y ‘Putrifiers II’, es un buen ejemplo de ello.

Pese a sus muchas virtudes, este trabajo no es tan solvente, o tan adictivo, como otras anteriores entregas de Thee Oh Sees. Hay canciones a las que se le adivinan intenciones, como ‘Putrifiers II’, pero que no terminan de estallar. Pero son casos aislados, o puntuales, porque la sensación general que deja el disco es muy positiva. A ello ayudan los ecos de ‘Will We Be Scared?’ o la muy soleada ‘Goodnight Baby’. Nada hacía pensar que Thee Oh Sees podrían ser capaces de alegrar un día tanto como en estas canciones. Y eso es genial.

“7,85” src=”http://img.hipersonica.com/2012/09/7,85.jpg" class=”derecha” />Además han incorporado nuevas referencias, como a The Kinks, que están muy presentes en ‘Wicked Park’. Putrifiers II ha sido un paso. Tras seis años de carrera y un millón de referencias, Thee Oh Sees tenían que evolucionar. Lo han hecho bien y en la dirección correcta. Tampoco debemos temer por su espíritu garage: seguro que volverán a él. Pero entre tanto es obligatorio disfrutar de este disco. Thee Oh Sees lo hacen todo bien y son magníficos.

Thee Oh Sees — Putrifiers II tracklist

  • 01) Wax Face
  • 02) Hang a Picture
  • 03) So Nice
  • 04) Cloud #1
  • 05) Floods New Light
  • 06) Putrifiers II
  • 07) Will We Be Scared?
  • 08) Lupine Dominus
  • 09) Goodnight Baby
  • 10) Wicked Park

Más en Hipersónica | Thee Oh Sees y Castlemania: canciones sobre cosas malas empaquetadas con envoltorio veraniego | Thee Oh Sees: garage y psicodelia desde San Francisco | Thee Oh Sees anuncian nuevo disco también para septiembre, Putrifiers II: benditas anfetaminas

 

 

Anuncios