Si alguien, en esta crítica, espera que mande la carrera de Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra (sin Tra-La-La Band, y sin coro) a la mierda, que se ahorre los siguientes párrafos. Los canadienses estrenarán este mes su séptimo álbum de estudio bajo el nombre de Fuck Off Get Free We Pour Light On, y varios han sido los temas que se han ido filtrando en las últimas fechas, hasta que hace poco la banda anunció ‘Take Away These Early Grave Blues’ como adelanto oficial. En realidad, los fans de la banda, a esas alturas, ya tenían su punto de vista más que diseñado.

Acercándose a Fuck Off Get Free We Pour Light On sin prejuicios

A la banda de Quebec muchos la seguiréis desde sus inicios. Ya os digo que yo no. Que aquí os escribo como un tipo que se subió al carro hace relativamente poco, con todos los pros y los contras que a eso le queráis poner. Sin el apoyo del concienzudo conocimiento del historial previo de la formación, pero, si se me permite, con la ventaja de tener un punto de vista muy poco contaminado. Ese que continuamente nos hace valorar a un grupo comparándolo con miles de chorradas, más que con el disco que ha sacado en sí. Si me preguntáis por lo que vale Fuck Off Get Free We Pour Light On, como elemento único, como trabajo con vida propia, os diré que se trata de un disco fantástico.

Entonces miraremos atrás, y atusándonos la barba mientras damos una larga calada a nuestra pipa, diremos que está algo lejos de aquel magnífico debut, a principios de milenio, y que parece que ya no son lo que eran. Anda y que os zurzan. A la vía con vuestra repugnante repugnancia. El que no se maree un poco mientras empieza ese caos absoluto llamado ‘Fuck Off Get Free (For the Island of Montreal)’, pues o que se lo haga mirar, o que no venga a mi fiesta. Esta es mi casa y no entra nadie que no flipe con tanta decadencia, con tanto abandono a la corriente, con esa clavada de remo para virar el ritmo a golpe de 06:48. Ese anárquico desorden, en el que uno no sabe a dónde va, ni puñeteras ganas de querer saberlo, sólo el deseo de que esos ensordecedores agudos reinen en el desconcierto y te lleven consigo.

El acierto en el caos, el blanco en lo extenso

Claro que un inicio tan fantástico no garantiza que el conjunto del disco lo sea tanto. Y en realidad no lo es. Resumiendo alegremente: Fuck Off Get Free We Pour Light On tiene seis temas. Tres largos, tres cortos. Los largos molan mucho, los cortos ya menos. Claro que si sumamos el aporte de esos tres temas extensos, como el segundo ‘Austerity Blues’, la balanza está desequilibrada de narices. Y no es que empiece de forma especialmente afortunada, tirando de acústica y con cierta dejadez, pero el rumbo se endereza de inmediato. Todo vuelve a su orden de confusión y vorágine, de enredo sin visos de ser aclarado. De terrores nocturnos y palpitaciones angustiosas. Entre el fango Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra se mueve mucho mejor que entre terremos más presumiblemente habitables, como los de ‘Little Ones Run’, que dura muy poquito, y bien que hace en no durar más.

Y entonces jugaremos a las comparaciones, y, Efrim Menuck mediante, Godspeed! You Black Emperor saldrá siempre a la palestra, cuando, sin ir más lejos, ‘Take Away These Early Grave Blues’ tiene tanto de Allelujah! Don’t Bend! Ascend!, como de The Seer. Aunque ese canto desesperado, grito ahogado en llamas, ‘What We Loved Was Not Enough’ manda a la mierda a cualquier comparación, inspiración o regurgitación posible. Un final, seguramente, demasiado dócil con ‘Rains Thru the Roof at Thee Grande Ballroom (For Capital Steez)’, que intenta navegar entre una introspección que acaba en naufragio. Un mal sabor de boca final que no oculta que un porcentaje enorme de Fuck Off Get Free We Pour Light On resulta estupendo. Insoportablemente, irritantemente estupendo. Mortificante.

7.7/10

Cuatro años han pasado desde el Kollaps Tradixionales, pero los de Quebec, Ep en 2012 mediante, han demostrado seguir más que acertados a la hora de hacer chirriar sus guitarras. Una victoria incontestable entre el caos, que sólo naufraga cuando termina la tempestad y se vislumbran ciertos rayos de sol. Un nuevo acierto en una discografía con muy poquitos puntos flacos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments