Tindersticks — Falling down a mountain: confortable melancolía

No hay comentarios

Siempre que un grupo se refunda, como ocurrió con Tindersticks en el 2008 y el lanzamiento de ‘The Hungry saw’, y lo hace con una buena acogida por parte de sus fans, el optimismo que inunda tanto al grupo como a sus fans es un buen motivo para continuar adelante, y el impulso de esa reconciliación (con los demás y consigo mismos) se percibe en este nuevo disco como una reafirmación en su habitual melancolía nocturna.

Quizá sea la falta de presiones externas las que le han facilitado alcanzar este buen momento, en el que se toman la libertad de, a la vez que la instrumentación es cada vez más sutil y menos recargada, las voces adquieren más protagonismo, no sólo la del siempre sugerente Stuart Staples, sino también la de unos coros que magnifican la grandilocuencia de tema(zo)s como ‘Harmony around my table’, o la acompañante de Mary Margaret O’Hara en ‘Peanuts’.

http://www.youtube.com/v/xRDMue2Olfs?fs=1&hl=es_ES

Este evolución paulatina mantiene sus señas de identidad: su elegancia y profundidad habituales a la hora de establecer atmósferas opresivas y deprimentes se mantiene intacta, y entregan temas arrebatadores como la conmovedora ‘Factory girls’ (sí, su inicio recuerda al de esta canción de Bunbury) o ‘Keep you beautiful’, pero también mantienen su sonido “cinematográfico”, como el espíritu ‘spaghetti western’ de ‘She rode me down’, o la sinuosa y fronteriza ‘Falling down a mountain’, que tanto recuerdan a Calexico. Conservan también sus temas instrumentales, que en esta ocasión recaen en la prescindible ‘Hubbards Hill’ y en la lúgubre y orquestal ‘Piano music’.

http://www.youtube.com/v/w9G6idC9Fjg?fs=1&hl=es_ES

No obstante, mis favoritas son aquellas más positivas y liberadoras: ‘Harmony around my table’, ‘Black smoke’ y ‘No place so alone’ conforman para mí el trío ganador de un álbum que continúa su anterior paso discográfico, y que nos permite ser optimistas respecto al futuro del grupo. Seguirán a la sombra de otros grupos americanos no tan alejados de ellos (The National y The Walkmen por un lado, Lambchop, Calexico por el otro, o incluso los últimos Eels), y pertenecen a la misma división británica que Richard Hawley o los Wedding Present más pausados, pero no por ello debemos dejar de contar con ellos.

Escúchalo en Spotify o Deezer
En Hipersónica Tindersticks — The Hungry Saw > BBC Sessions — Tindersticks