2014 debería haber sido el año del cuarto disco de Titus Andronicus. No lo fue. Patrick Stickles había anunciado el lanzamiento de un disco conceptual/Ópera Rock para el pasado otoño, pero, y aún no tenemos del todo claro las causas, todavía no ha visto la luz. De modo que, ¿qué hacer para ahogar las penas y aniquilar la inquietud hace días asentada en el estómago? Titus Andronicus es un grupo muy importante para algunos de nosotros y nos apena hondamente la deriva errática que el grupo parece haber tomado. Ahora que se cumplen cinco años de The Monitor (XL, 2010), un disco al que el tiempo no ha hecho sino crecer, sigue habiendo mucho que descubrir en cada una de sus líneas.

Ayer, navegando por YouTube tratando de encontrar pistas sobre el futuro y por ahora remoto cuarto disco del conjunto de Nueva Jersey, llegué a este vídeo de 2013. En él vemos a Patrick Stickles y Owen Pallett (!) tocar juntos ‘Four Score…’, la primera mitad de la maravillosa ‘Four Score and Seven’, segundo single (!!) de The Monitor en su día y uno de los momentos álgidos del disco. Es interesante lo que Stickles, con su claramente insuficente voz, consigue aquí. Transforma una canción repleta de drones, atmósferas y agresividad Punk, además de múltiples instrumentos, en una breve balada Folk con la única compañía del violín de Pallett. Y con su voz impotente y desgarrada, canta:

This is a war we can’t win
After ten thousand years, it’s still us against them
and my heroes have always died at the end
So who’s going to account for these sins?

And I don’t know who here is my friend
Well, I’m certain that I’ve seen uglier men
But Christ, fuck me if I can remember when
Will I never be lonely again?

Olden times are returning once more,
As six dark-winged devils line up at my door
Each one is more evil than that which came before
Seven angels find me spread across the floor

You’d like everyone to believe you’re a star
And I’ll admit that it’s worked out pretty well so far
But when they see the kind of person that you really are
then you won’t be laughing so hard

Sí, ‘Four Score and Seven’ sigue siendo una de las canciones más brillantes que Stickles ha escrito jamás. Aquellos Titus Andronicus que sumaban a un repertorio sonoro abrumador una capacidad lírica a la atura de muy pocos artistas de su generación parecen ahora enterrados en el olvido, pero la versión acústica de ‘Four Score…’ demuestra que sus canciones perviven y que su talento continúa intacto. Al ralentí, desnudos, Titus Andronicus también podrían funcionar. Y eso es un alivio para todos aquellos que quedamos un poco desencantados con Local Business (XL, 2012) y que tememos el espíritu poco barroco del grupo a la hora de afrontar sus nuevos trabajos, obsesionados con trasladar su directo al estudio sin mayores ambages.

Guitarra, violín y a gritar. Y a llorar. No tardéis, Titus Andronicus. No tardéis demasiado.

En Hipersónica | Titus Andronicus – An Obelisk, crítica

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments