Cuántas veces hemos llegado a un local, festival o club y hemos dicho: este DJ no está pinchando, está poniendo música. La cultura del DJ es tan grande y admirada que nos podemos hacer una pregunta: (¿)Todos sabemos pinchar(?) o todos sabemos para qué sirve el botón PLAY.

Hacía mucho tiempo que me hacía esta pregunta pero después de darle una oportunidad a Acid Mexican Queen (más conocida como Alaska) y comprobar que sus oídos no pertenecían al de una persona que ame la música, ya que “tiraba” canciones al público sin darle ese cariño que una sesión necesita.

Desde hace unos años podemos disfrutar de magníficas máquinas para reproducir cedés de la casa Pioneer que casi nos mastican las canciones dándonos los beats por minutos, la duración del tema, una gráfica que nos indica cuándo rozaremos el momento más álgido del tema, etc.

Con estas máquinas podemos hacer auténticas virguerías. Jugar con loops infinitos, añadir efectos, hacer que el tema continúe hasta nuestro antojo e infinidad de movimientos. Sólo hay que leer el manual y ensayar un poco. Sin más. Esto, sin duda alguna, es la muerte del DJ que siente.

Este tipo de “mecanismos” restan arte al DJ y da a luz a una persona que aprendió a pulsar botones. Una buena sesión debe llevar imperfecciones que nacen desde y por el humano que la hace. Escoger una lista de temas actuales y saber silenciar uno mientras se le da al PLAY al otro no tiene mérito.

Una sesión debe comenzar con un tema amado, continuar con música que dicte el corazón del DJ y terminar de manera apoteósica regalando tu energía a la gente que ha venido. Si pinchamos pulsando PLAY seremos pintores que imprimen sus obras por impresora y luego la plastifican para venderlas.

Un ejemplo de DJ que pincha creando arte es FatBoy Slim, especialmente en su sesión de Brighton. En esta sesión podemos ver cómo usando vinilos, corta con un brake, hace mezclas interminables y regala vitalidad. Incluso podemos ver cómo un plato le falla durante un beat y se desplaza la aguja. Pero no es problema, el vinilo continúa surcando el sonido, la aguja vuelve a su lugar y el tema acaba mezclado sin piedad.

Con este post no deseo hacer daño a los amantes del PLAY/PAUSE pero sí dejar clara la postura del buen DJ que siente la música. Cualquiera puede pinchar, de hecho, muchos deportistas o artistas lo hacen, pero lo hacen venerando la figura del DJ, no por sentir la música.

En Noctamina | ¿Qué es ser un buen dj?

Imagen | VilleHoo Michael Oh

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments