Por lo visto, muchos señoros de la alt-right se están viendo escandalizados al descubrir que músicos como Tom Morello o Serj Tankian tienen opiniones políticas muy marcadas (y muy de izquierdas). Algunos como Morello hasta están graduados en Ciencias Políticas por la Universidad de Harvard.

Aun así, algunos como este fan de Michigan parecían no haberse olido la tostada hasta ahora y recriminaba a Tom Morello que emplease su plataforma para expresar sus opiniones políticas. Poco menos le exige que se ciña a ser músico, a lo que el guitarrista de Rage Against the Machine tiene algo que decir.

-Solía ser un fan hasta que salieron tus opiniones políticas. La música es mi santuario y lo último que quiero escuchar es mierda política cuando escucho música. Hasta donde a mí concierne, tú y Pink estáis acabados. Sigue parloteando y arruinando tu base de fans.
-¡¡¡Scott!!! ¿De qué música mía eras fan que NO contenía ‘mierda política’? Necesito saberlo para borrarla del catálogo.

Otro que sabe de estas cosas es el cantante de System of a Down. Una cosa debe ser tener un batería fan de Trump, y otra muy distinta que la gente descubra ahora sus posiciones políticas, como ha explicado en el podcast de Bryan Reesman:

Cuando viene gente a mis redes sociales que dicen ‘Amo tu música, pero no quiero escuchar tus ideas políticas’, me parece bien. Si son lo bastante amables, me parece bien, pero algunas veces son muy ruines.

Lo que hay algo que no entiendo, y lo mismo para otra gente que sigue la música que responde en plan ‘¿Es que no has estado escuchando las letras en 20 años? Él ha estado diciendo estas cosas en su música todo este tiempo. ¿Qué haces? ¿Bailar con ello porque tiene ritmo? ¿No pillas el mensaje?’.

Ya no hay espacio para la sutilidad.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments