Anuncios

Total Control — Typical System

Hablábamos el otro día de cómo Antiguo Régimen han logrado pulir y dignificar un género apaleado durante los últimos quince o veinte años. El Post-punk encuentra quien le cante dignamente, y por ello una pequeña legión de seguidores esperábamos con impaciencia la publicación del segundo disco de Total Control, grupo australiano que, entre otros méritos, publicó un split junto a Thee Oh Sees redondo. En su debut, Henge Beat (2011, Iron Lung), Total Control surcaban las olas del Garage Punk, del Synth Punk y del Post-punk: tocar Punk dando todos los rodeos posibles y hacerlo muy bien, de eso iba Henge Beat.

Tres años después, su continuación, Typical System (2014, Iron Lung), resulta un tanto decepcionante. Toda la desbordante energía que emanaba de aquellas canciones se ha evaporado: Total Control siguen siendo un grupo divertido pero ya no tan emocionante.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3043712540/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=54077050/transparent=true/

Por lo pronto, el aire brutalista y salvaje de la nueva ola del Garage Rock que tanto adoramos por aquí, con o sin razón, y que se remonta a nombres tan reverenciales como Oblivians o The Gories, ha quedado reducido a episodios esporádicos y anecdóticos en Typycal System. En Henge Beat aquel pulso nervioso era la norma, intercalado entre homenajes al Post-punk clásico.

Cuando Total Control agarran las guitarras con más fuerza que los sintetizadores pasan cosas como ‘Expensive Dog’, canción a punto de estallar a cada segundo que pasa, destartalada y poderosa. Como si aquellos Interpol, y no los que vinieron después, se pusieran a hacer versiones de Gang of Four. La idea se repite en ‘Systematic Fuck’ o ‘Two Less Jacks’: aquí Total Control seguirían casando muy bien con Thee Oh Sees — o Ty Segall — . Pulgares arriba.

De la velocidad al autocontrol

Capítulo novedades: ‘Glass’. Henge Beat se abría con ‘See More Glass’ voces filtradas, jadeos, asfixia y Suicide, mucho Suicide. En ‘Glass’ el grupo toma una vía que parece inspirarse levemente en el Krautrock y sus alegres aprendices de los ochenta. De hecho, la caja de ritmos inicial y el aire relajado y hedonista recuerda más a aquellos fabulosos New Order que a otra cosa.

Bien, pero cierta sensación de canción menor se esconde tras los seis minutos que la componen; la misma que subyace en el estribillo lacónico, plagado de teclados cuidadosamente incorporados para la ocasión, de ‘Flesh War’. Total Control han reducido varias marchas y la velocidad se mantendrá en un moderado autocontrol durante el resto del disco. Mención aparte merece el aire juguetón y casi veraniego de ‘Liberal Party’, arreglos de viento incluidos.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3043712540/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=2638727040/transparent=true/

En el mismo saco podemos incluir el aire Ambient de ‘The Ferryman’, el electro pasado de vueltas de ‘Hunter’ o el toque ochentero, bis, tan semejante a ‘Flesh War’. En absoluto podríamos decir que las canciones que Total Control presentan en este su segundo disco son de bajo nivel. Los australianos demuestran en los siete minutos de ‘Black Spring’ que aún mantienen el talento, la clase y el espíritu que tan grande hizo aquel Henge Beat.

6/10

Pero lo cierto es que Typical System, al menos a mí, deja una honda sensación de irrelevancia una vez se han esfumado sus canciones. Nada especialmente memorable. Ciertos destellos aquí y allá, canciones que pueden acompañar sin mayores pretensiones una tarde cualquiera, sí, pero nada más. Nada que merezca perdurar en la memoria. Y supongo que ese es su principal defecto: resumirse a una tierra de nadie donde ni se deja odiar ni amar.

Anuncios