Anuncios

Transatlantic — Kaleidoscope

“Trasatlantic-Kaleidoscope” src=”http://img.hipersonica.com/2014/02/transatlantic-kaleidoscope.jpg" class=”centro” />

Siempre ha sido una delicia acercarse a las producciones discográficas de Transatlantic, una de las más interesantes, sorprendentes, vibrantes e imaginativas dentro del denominado rock progresivo. No en vano el grupo está formado por grandes músicos cada uno con una carrera impresionante a sus espaldas. Neal Morse (ex Spock’s Beard), Roine Stolt (The Flower Kings), Pete Trewavas (Marillion) y el batería Mike Portnoy (ex Dream Theater). The Whirlwind (InsideOut Music) era un disco difícil de superar y Kaleidoscope no lo hace pero mantiene el tipo y nuestra creencia en que este cuarteto de all stars casi convierte en oro todo lo que toca.

Kaleidoscope: bendito sea este cuarteto de supermúsicos

Kaleidoscope es una buena noticia para el prog, un cuarto disco de una banda cuyo líder fáctico es Neal Morse. Pero queda claro que el magisterio de cada uno de los componentes de Transatlantic está dentro de estas canciones. El propio Neal Morse cuenta que el segundo corte de Kaleidoscope la escribió justo antes de comenzar a trabajar en Momentum.

Pensé en grabarla para mí, pero tenía el aroma de Transatlantic. La guardé pero no quise discutir con los chicos y no supe si ellos querían hacerla. De hecho, hubo tres temas acústicos que les presenté y escogieron Shine, el que yo esperaba, porque sonaba como una canción de Transatlantic.

La estructura de Kaleidoscope no es extraña para quien haya estado al tanto de la evolución de la banda. Hay tres temas cortos para lo que llamamos entorno prog: ‘Shine’, ‘Black As The Sky’ y ‘Beyond The Sun’, intercalados entre una apertura increíble de 25:11 minutos titulada ‘Into The Blue’ y un cierre por todo lo alto que es el tema que da título al disco.

No ha sido un disco fácil de llevar a término. Primero se juntaron todos en Nashville (Tennessee) para escribir y arreglar las canciones, dejando las partes de batería y bajo. Morse y Stolt intercambiaron luego un montón de letras por Internet y después terminaron el resto de partes que faltaban.

El resultado es brillante, a la altura de los grandes del progresivo a quienes rinden tributo y recuerda en ciertos momentos de Kaleidoscope, sean Yes, los primeros Genesis o Styx. Pero el resultado es algo único tal y como nos cuenta Neil Morse:

Pienso que surge de ingredientes diferentes. Somos nosotros cuatro que venimos de todas partes con nuestros diferentes historiales, culturas e historia musical lo que hace que la banda sea totalmente única.

Es difícil hincarle el diente a cualquier álbum de Transatlantic y cualquier cosa que digas puede resultar vana o vacía de contenido. Los superlativos están a la orden del día y Kaleidoscope, como los otros tres anteriores, es un álbum que te puede acompañar varias semanas o meses hasta poder sacarle todo el jugo que tiene. E incluso pasado el tiempo puedes descubrir algún detalle que se te escapó. Así de ricas son sus composiciones.

‘Into The Blue’ es el tema estrella de Kaleidoscope. Más de veinticinco minutos de suite dividida en varias partes, con una obertura instrumental inicial que parece new age y en la que el cello invitado de Chris Carmichael asienta en la realidad y un reprise final titulado ‘The Dreamer And The Healer’.

Hay muchísimos detalles en esta pieza. Mike Portnoy está sublime manejando todo su kit de batería y su colección de platos, Roine Stolt vuelve a asombrarnos con su guitarra eléctrica, Neal Morse no nos defrauda con su teclado y Pete Trewavas coloca esa sutil nota de bajo allí donde se necesita. Hay tensión, hay pasión y hay delirio prog y virtuosismo todo lo que esperábamos del cuarteto.

También cambios de ritmo, pasajes pausados, solos de guitarra, teclados expansivos. Y un detalle friki con en ‘A New Beginning’ con una voz grave que nos introduce en ella, un movimiento en el que el teclado parece que está a punto de incendiarse. Y después llega Daniel Gildenlöw (Pain of Salvation) en ‘Written In Your Heart’, y Transatlantic nos cautivan con esta preciosidad a base de poco más que guitarra acústica y voz, algún teclado y un toque de flauta. Una pena que al final el líder de POS no pueda sumarse por problemas de salud a la gira mundial.

Transatlantic: sí, son unos máquinas

Se cierra ‘Into The Blue’ con ‘The Dreamer And The Healer (Reprise)’ recuperando la melodía y el estribillo del movimiento del que toma su nombre. Y a uno le apetece decir: ¡guau, son unos máquinas!

‘Shine’, la pieza reservada por Neal Morse y primer single, cambia totalmente el registro. Una balada acústica que el mismo canta y en la que Stolt y Portnoy también hacen coros. Pero el tema se convierte en lo que en el metal se llama ‘power ballad’, una balada con unos poderosos solos de Roine Stolt.

‘Black As The Sky’ es un tema más estándar, dentro de lo esperado de un grupo prog: predominio de teclados afilados, guitarras en consonancia, un bajo con mucha presencia, ritmo trepidante y una melodía vocal aplastante. Bueno, y una técnica prodigiosa. Todo resumido en casi siete minutos.

‘Beyond The Sun’ la firma Neal Morse. Es un tema que sirve para relajar la mente tras el ímpetu del corte anterior. Una balda evanescente con piano, cello y una pedal steel guitar tocada por Rich Mouser.

‘Kaleidoscope’ cierra el disco por todo lo alto. Se trata de una suite de más de 31 minutos dividida en siete movimientos. ‘Overture’ anuncia con palmas que entramos en territorios solo al alcance de los grandes. Y ‘Ride The Lightning’ nos ofrece una nueva exhibición de Roine Stolt, quien compite con Neal Morse por virtuosismo. Black Gold templa el ritmo y en ‘Walking The Road’, una parte muy tranquila a priori, donde reaparece el cello y nos deleita Pete Trewavas con su voz.

‘Desolation Days’ pasa a terrenos acústicos. La guitarra acústica y la voz de Neal Morse recuperan estrofas de ‘Ride The Lightning’, y nos prepara para ‘Lemon Looking Glass’, otro movimiento instrumental en el que los cuatro músicos tienen su protagonismo. Aunque Neal Morse parece agotar su arsenal la ingente variedad de sonidos que le puede sacar a los teclados. Y en ‘Ride The Lightning (Reprise)’ acaban de dejarnos sin palabras.

Los más fans se harán con la edición limitada que lleva un CD extra con versiones de Yes, ELO, Procol Harum, Elton John, Small Faces, Focus, King Crimson y The Moody Blues.

7,95

Transatlantic — Kaleidoscope

Solo cuatro discos de estudio en catorce años puede parecer una renta escasa para un grupo como Transatlantic. Más bien supergrupo porque en sus filas están cuatro de los mejores músicos en activo del rock progresivo internacional. En Kaleidoscope lo han vuelto a hacer, nos han vuelto a capturar en sus garras y nada malo podemos decir de él. Acaso que podría durar más minutos, pero eso no cambiaría la excelente opinión de una banda que en directo apabulla.

* 1. Into The Blue
I. Overture (Instrumental)
II. The Dreamer And The Healer
III. A New Beginning
IV. Written In Your Heart
V. The Dreamer And The Healer (Reprise)
* 2. Shine
* 3. Black As The Sky
* 4. Beyond The Sun
* 5. Kaleidoscope
I. Overture (Instrumental)
II. Ride The Lightning
III. Black Gold
IV. Written In Your Heart
V. Desolation Days
VI. Lemon Looking Glass (Instrumental)
VII. Ride The Lightning (Reprise)

Lo mejor

  • La calidad instrumental del cuarteto
  • Into The Blue, un buen resumen del disco
  • Los solos de Roine Stolt
  • El repertorio de teclados de Neil Morse

Lo peor

  • Que el CD de versiones no venga con la edición sencilla
  • Que alguien diga: más de lo mismo
  • Que Daniel Gildenlöw solo aparezca fugazmente

Más en Hipersónica | Transatlantic — The Whirlwind: obra magna de este supergrupo, Transatlantic estrenan el vídeo de ‘Shine’, adelanto de su próximo disco, Kaleidoscope

Anuncios