Recordemos: ésta fue una semana que empezó con Trump dejando en la estacada a los kurdos ante Turquía vía Twitter (en otro tuit absolutamente increíble):

En semejante estado de vívalavirgenismo, no es de extrañar que haya aprovechado un mitín en Minneapolis para disparar contra tres de los grandes iconos USA de la música.

Sin venir mucho a cuento, Trump les ponía como ejemplo de los superpoderes que no necesitó en las pasadas elecciones ni va a necesitar para seguir petándolo en la vida y en el mundo entero.

“No necesité ni a Beyoncé ni a Jay-Z. No necesité al pequeño Bruce Springsteen. Tocaría dos canciones, se marcharía y todo el mundo se marcharía con él”.

Springsteen ya ha dejado en varias ocasiones claro que no cree que Trump quiera hacer grande y unificar a EEUU sino que es un motivo de división.

Y mientras esto ocurría, una vez más, Trump usó el ‘Purple Rain’ de Prince en la ciudad de nacimiento del músico… lo que de nuevo provocó la ira de los depositarios del legado de Prince:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments