Afrontar un proyecto nuevo siempre es complicado. Más cuando vienes de uno superexitoso. Dave Grohl ha hablado muchas veces en el pasado de lo que le costó reunir la energía para lanzarse con Foo Fighters después del precipitado fin de Nirvana tras la muerte de Kurt Cobain. Pero no fue el único obstáculo que se topó en su camino.

Grohl ha comentado que en sus comienzos se encontró mucha oposición de los fans de Nirvana por tener la osadía de seguir adelante con su vida y seguir haciendo música después del trágico final de su banda favorita.

Estaban en plan: ‘¿Cómo te atreves a volver a tocar en una banda otra vez? Tu música es una puta mierda y [Nirvana] era una banda auténtica y la tuya no lo es’.

Pero eso no paró al antiguo batería de Nirvana. Es más, admite que en su momento le sirvió como motivación:

Yo me puse: ‘¿Crees de verdad que eso me va a parar? Sólo consigues que tengas más ganas de hacerlo, ¿sabes? Así que sigue diciéndome esas cosas, porque no me importa una mierda’.

Sin embargo, el músico no es ajeno a la realidad. Estar en una banda como Nirvana fue un impulso bastante importante para luego poder hacer el proyecto que le diera la gana:

Nunca me ha asustado reconocer que, si no fuera por Nirvana, los Foo Fighters no estarían en la misma posición en la que estamos ahora. Teníamos una ventaja de inicio que hizo que hubiera interés en la banda. Quiero decir, es obvio.

Por supuesto, el propio Grohl es el que ha podido reír el último. Su banda sigue siendo una de las bandas más populares del planeta y pueden afrontar con tranquilidad su próximo y «ambicioso» nuevo álbum de estudio.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments