No sé dónde estoy. La densa niebla me impide ver a más de medio metro alrededor. La humedad es tan pegajosa que parece que estoy dentro de una sauna. En este paraje no parece que haya vida alguna y si la hay más vale que no sea agresiva, porque no duraría ni un minuto.

Aeons in Tectonic Interment, una pesadilla de Funeral Doom Metal

Nuestra cápsula de escape ha aterrizado en un territorio que no estaba en los mapas. Somos dos y no tenemos apenas suministros para subsistir más de una semana. La baliza de socorro dejado de emitir, su batería se ha agotado hace unos minutos.

Siento vértigo, palpitaciones, náuseas y un sudor frío, ese que cualquier reo siente antes de que el verdugo ejecute la sentencia. Y empezamos a escuchar un gruñido constante, de alguna criatura que no es de este mundo. Puede que esté lejos porque el eco es quien nos devuelve ese inquietante sonido.

Solo nos queda esperar, no siquiera es posible iniciar una exploración del terreno. El aire parece irrespirable y no nos atrevemos a quitarnos nuestros respiradores. Nuestras horas están contadas. Nunca sabrán qué fue lo que nos pasó.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3543372004/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/transparent=true/

Éstas y otras sensaciones son las que he tenido al escuchar el nuevo álbum de Tyranny. Los de Järvenpää (Finlandia), con miembros y ex miembros en sus filas de Corpessed y Wormphlegm, han publicado su primer disco de estudio en una década vía Dark Descent Records. Hacen gala de su maestría como hacedores de un Funeral Doom Metal lentísimo y apabullante. El malestar es insoportable, quiero vomitar pero no puedo, y estas cinco canciones son, a pesar de todo, una maravilla.

Cinco canciones que podrían ser la banda sonora de Hellraiser

Aeons in Tectonic Interment es un disco que apenas si ha salido en alguna lista. Pero Cvlt Nation lo ha colocado en el número 1 en su lista de mejores álbumes de doom metal de 2015, por delante de Ahab, Bell Witch y Hooded Menace.

9.9/10

Razones no le ha faltado. Este álbum es una horror movie, la mejor banda sonora para las escenas de sufrimiento y tortura de Hellraiser, o su continuación Hellbound. El infierno en la tierra. El órgano y los teclados que suenan en ‘Bells of The Black Basilica’ enfatiza la desolación. La Bestia ha triunfado, la brecha del Inframundo es tan grande que todos sus moradores, terribles seres, han arrasado por donde han pasado. Es el fin de la raza humana. No, no ha sido una pesadilla.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments