Hay futuro en las nuevas generaciones. Un estudiante del colegio católico de St. Antony en Manchester, aspirante a DJ, ha decidido darle un giro a la hora del almuerzo en dicho colegio montando una rave para todos sus compañeros de curso… En el baño del mismo colegio.

El anuncio se propagó como la pólvora a través de Snapchat y los estudiantes acudieron al baño para chicos para una buena dosis de chocolatinas, refrescos y musicote pinchado por el mismo aspirante a DJ. No obstante, la diversión fue efímera, ya que las autoridades del colegio detuvieron la fiesta pasados 30 minutos y castigaron al alma de la fiesta además de confiscar su equipo de DJ.

Toda esta ocurrencia fue compartida por la madre del estudiante, que no pudo contener la risa ante la audacia y espíritu de la diversión de su hijo: «¿Está mal que encuentre esto gracioso?»

Ferraia dice que está dispuesto a apadrinarlo.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments