Parece que por fin, alguna discográfica va empezando a ver la luz y dándose cuenta de la situación y de que tiene que cambiar su modelo de negocio para poder subsistir en una industria completamente diferente a la que una vez conocieron.

Aunque no sabemos si será mejor el remedio que la enfermedad, al menos para los artistas, ya que, como sabemos, en la mayor parte de los casos las compañías únicamente se han preocupado de “chupar la sangre monetaria” de los artistas.

El caso es que algunas de ellas, más recientes, han sido algo más visionarias que las tradicionales, como es el caso de Live Nation, que comenzó centrándose en la promoción exclusiva de los conciertos de ciertos artistas, algunos no muy importantes y otros de la talla de U2, y ha terminado quedándose como la productora de los discos de Madonna, tras escapar esta de las garras de su anterior contrato, por poner un ejemplo.

Ahora, uno de los jefes de EMI, Miles Leonard, se desmarca de la línea seguida en general por las compañías, y afirma públicamente que las ventas de discos ya no son importantes en el contexto en el que se vive actualmente, dominado sobre todo por internet.

Ahora, según Miles, lo importante es conseguir contratos 360º, o lo que es lo mismo, hacer que el artista deje en manos de la compañía absolutamente todo: discos, merchandising, actuaciones, conciertos

Para ejemplificarlo, Miles habla de Swedish House Mafia o de Deadmau5, quienes tienen contrato con Virgin, y por lo tanto con EMI, ya que la primera se unió a la segunda en el 92. Según parece, EMI está completamente involucrada en absolutamente todos los aspectos de la vida artística de unos y el otro. Desde el lanzamiento de discos, hasta la residencia en Pacha de SHM o las ventas de merchandising que esta produce.

Por otra parte, Miles afirma también que si las compañías consiguen este tipo de contratos, seguirán interesadas en el descubrimiento de nuevos talentos y en la promoción de los artistas. Al fin y al cabo, a ellos no les importa de donde venga el dinero, siempre y cuando este fluya por sus cuentas bancarias. El disco no sería ya el objeto de venta, sino el vehículo para hacer caja por otros medios como los conciertos o la venta de camisetas o biografías, por poner algún ejemplo. (Vamos, lo que en tantas ocasiones hemos dicho más de uno).

El tema ahora es si estos contratos 360º son relaciones de simbiosis realmente fructíferas o si, por el contrario se trata más bien de relaciones parasitarias, que convierten al músico en un mero títere de la compañía, además de hacer de él un inútil a la hora de autogestionarse.

De cualquier manera, lo que está claro es que el negocio discográfico está avocado a cambiar, y quizás sea esta una buena manera. Sólo el tiempo lo dirá y quizás nosotros seamos testigos de ese cambio.

Vía | IhouseU

En Noctamina | Thom Yorke y la industria de la música

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments