Anuncios

Un repaso sobre la electrónica de 2013 y algunos apuntes

En Hipersónica somos mucho de publicar las cosas tarde, cuando podemos, y muchas veces a nuestro pesar. Por unas publicaciones u otros menesteres, al final no podemos tener todo el tiempo que nos gustaría tener para hablaros de todas las cosas que nos fascinan. En este ámbito, la electrónica ha dado muchas cosas de las que hablar en este 2013 y no he podido hablar de ellas, así que he preparado esta especie de cajón de sastre en la que hablar un poco del año, esbozar algunos apuntes y al menos hacer mención con gente que lo ha merecido. Ahí va el tochosónicoelectróncio.

El ambient que domina el mundo

Lo habréis notado a lo largo de este año, hemos hablado bastante más que el año anterior del ambient, esa materia etérea que a muchos puede aburrir (con toda la razón del mundo, sin tener el oído entrenado), pero que llevado por los terrenos adecuados puede ser fascinante. Y en este sentido, este 2013 ha dado muy buenos trabajos, algunos ya los habéis visto en lista, otros en alguna reseña y alguno se ha quedado en el camino porque cuesta dar abasto a todo lo que sale.

Si nos ceñimos a esos álbumes sublimes, que precisamente son tan grandes por trascender simples líneas ambientales para forcejear con otros géneros, ahí este año tenemos a un auténtico artesano, uno de los más grandes que disco a disco demuestra su maestría: el señor Tim Hecker, que con su Virgins parece haber llegado (ojalá no), a la cima de su composición, utilizando a compositores reales de pianos en vez de samples, y conjugando estos con electrizantes sonidos y capas glitch, alejándose de artistas mucho más ortodoxos. Pero que él haya sido el que más fuerte ha pegado no nos olvidamos de otros discos del género que personalmente me han gustado bastante, como la ambientación cósmica y épica de Roly Porter, o el tempranero disco que nos llegaba vía Thrill Jockey, Opus 2 de Ethernet, otro disco apabullante que estaría alto en una lista específica de su género. Incluye temas vigorosos que apuntan al vacío. Y también tenemos a esos como Daniel Lopatin que poco a poco se han ido alejando de él para acercarse a terrenos más de sampledelia.

https://www.youtube.com/embed/F-qUURmcRKY

Al fin y al cabo, la mejor forma de evocar, emocionar y superar a compositores de corte más clasicistas es esa habilidad de jugar con los límites de las etiquetas, tomar prestados de otros territorios para potenciar tu propuesta. Aquí entran LPs interesantísimos como el debut de Forest Swords y su liturgia oriental, o Darder de los catalanes Balago, también con ese corte tan cinematográfico que ha aumentao la epicidad de su música. Asimismo, para los más clásicos, este año también ha habido más regalos clásicos y minimalistas para los acérrimos de William Bassinski, y obras más experimentales como las que suele edificar Oval. Otro de los discos que podrían haber entrado en lista, por su gran capacidad habrían sido los de Barn Owl y su hermetismo, el ambiente tóxico de Huerco S. en su Colonial Patterns y aspirantes más oscuros que se han quedado en el camino, como The Haxan Cloack y The Stranger.

Cajas de ritmos, Detroit y violencia

En mi caso no ha sido un año tan lustroso como otros, pero en el techno siempre hay donde rascar, de hecho en el top 20 habéis visto dos lanzamientos entre los primeros puestos, precisamente por saber mirar al pasado del género pero sin pasarse de rosca; sin querer sonar a revival facilón. Por un lado está el señor EP de Redshape, rebosante de categoría con temas de bastante groove y otros que ensalzan las virtudes del género con bases regias que se posicionan en línea ascendente. De una forma más funcional ha captado el ovetense Reeko la emoción techno con su gran disco The Blue Album, uno de esos discos que si probablemente hubiera sacado otra manufactura, estaría mejor posicionado en el plano internacional. Pero tampoco nos importa, el reconocimiento siempre llega y el de Oviedo ha dejado manifiesta su gran clase.

https://www.youtube.com/embed/ia3qtVHvXMs

No son pocas las vertientes que se descuelgan del género raíz, y entre ellos es justo nombrar al techno asesino de Ron Morelli con las bases machaconas de Spit, ideal para aplastar cabezas, actitud por la que también han apostado desde Violet Shaped y Shifted, con álbumes más clasicistas. Justamente lo contrario que ha hecho Heatsick, que con Re-Engineering ha editado uno de los mejores trabajos anuales para el sello Pan, con un techno que no tiene miedo de juntarse con el house y sonidos más funk. Otros trabajos muy recomendables de techno han sido los de Benjamin Damage, Cosmin TRG y el toque urbanita, sofisticado y kraftwerkiano de Atom TM.

https://www.youtube.com/embed/0mIy71QLMP8

Esos culos inquietos que te alegran el día

Merecían una entrada cada uno, pero las prisas nos han hecho tener que aglutinarlos en este inventario. Hablamos de nombres insignes como Legowelt y Vatican Shadow. Quizá (aunque por poco) más enfermizo por los teclados el primero de ellos, pero eso nos gusta. La gente que se rodea de teclados y sintetizadores suele ser de fiar. El holandés este año no ha lanzado ningún disco como The Paranormal Soul, de lo mejor del año pasado, pero ha estado ocupado confeccionando otros trabajos y temas mientras colecciona nuevas antiguayas analógicas. De hecho, ha compuesto la banda sonora de un juego de ocho bits, y también ha lanzado un puñado de epés, ha tenido tiempo de participar en el recopilatorio que se hizo para recaudar fondos para luchar contra la homofobia en Rusia, y además ha estado publicano temas sueltos. No ha estado parado don Legowelt, y eso siempre es buena noticia.

https://www.youtube.com/embed/AGrC4OD-stw

Enfrente nos encontramos con el americano Vatican Shadow, que con sus habituales mensajes críticos con la administración yankee, ha vuelto a darle duro a su techno regio de raíces industriales, a pesar de que no ha sido tan contundente sonoramente como en anteriores trabajos. Le ha faltado punch en el álbum (Remember Your Black Day), pero ha funcionado mejor en su EP (When You Are Crawling), donde vuelve el martillo castigador con grisáceos golpes que entre la portada, los títulos y la temática, te inmiscuyen de lleno en las tragedias en las que se engarza. Por otra parte, donde sí ha estado mejor ha sido en otro de sus proyectos, en el de Prurient, con largos desarrollos que, teniendo sólo puntos en comunes con Vatican Shadow, permiten un registro más amplio en el que este año ha conseguido mejor resultado por el largo desarrollo y el músculo de sus beats.

El dichoso synth pop

Mucho se ha hablado de Chvrches este año, aquí en Hipersónica ha dividido a parte de la redacción, mientras que algunos somos de enviarles al arrozal, como hicimos con Haim, hay otro sector que sí ha disfrutado con el disco. En mi opinión no es más que otro hype metido con calzador por parte de ciertos medios internacionales, y sí, es resultón, pero nada más. Incluso estaríamos siendo generosos con la descripción. El caso es que no hay mucho que coger de aquí, sintetizadores facilotes, cierta tendencia polo y una vocalista con gancho; en resumen, más propuestas planas para un género muy trillado.

https://www.youtube.com/embed/JjtYkOD0-nY

De hecho, antes que quedarme con el de Chvrches, es bastante más interesante el synth pop que han puesto en valor este año Sof Metalls o Still Corners, que sin ser nada del otro mundo, han realizado discos no tan complacientes, y con temas mucho más adictivos que los de Chvrches. Pero tampoco nos centremos en estos, que ya han tenido suficiente con el hype de este año. Es justo reivindicar uno de los proyectos del francés Derniere Volonte, que con Position Parallele hace un synth pop de mayor raza, con más poso; también más pesado cierto. Pero con todo, el gran estigmatizado que he encontrado en las listas y que me merece más respeto que algunos de estos hypes, es el de Cut Copy (algunos compañeros están muertos por dentro, pero no quieren reconocerlo), un álbum que no pudo entrar en la lista de lo mejor del año, pero que es extremadamente divertido, adictivo y mucho más fresco y rítmico que algunos del mismo palo que han tenido mucho más bombo internacional. Altamente recomendable también, para sectores más after punkoides, el disco de Tropic of Cancer.

https://www.youtube.com/embed/3yYigcSzI-4

La Marca España

Este año podríamos haber hecho casi una lista de lanzamientos electrónicos españoles únicamente, y hubiera sido un top bastante bueno e interesante, acorde con los productores jóvenes (y otros más veteranos) que están rayando a muy buen nivel y que no necesitan ser exaltados por ser simplemente compatriotas, su música ya lo dice todo. Podemos ir a los más fácil y obvio como ha sido el debut en el Dj Kicks de John Talabot, sí, muy poco concurrido, pero es que el catalán no baja el nivel. En el mix realizado para esta prestigiosa serie, deja muestra de su buen gusto en una sesión repleta de transiciones blandas que transcurren sin que te des cuenta, acabando en forma de señorial house en tu paladar.

https://www.youtube.com/embed/http://www.youtube.com/watch?v=hfb7FE27_us

Precisamente house y balearic no es sólo lo que ha hecho el catalán, también hay que hablar obligatoriamente de bRUNA, que si con su segundo disco Thence hubiera nacido en Inglaterra o EEUU, probablemente lo tendríamos mucho más calado internacionalmente, ha confeccionado un álbum en el que también se acerca a patrones del dance y el techno de los noventa, con un también sobrado buen gusto que rezuma de arriba abajo del disco. Y aquí no acaba todo el house, también desde la capital el madrileño Henry Saiz ha edificado un buen debut en largo con melodías ensoñadora y con bastante cuerpo, con un toque más sibarita y no tan enfocado a la pista de baile como lanzamientos anteriores. Volviendo a la península tenemos de nuevo en Cataluña los lanzamientos de Dosem con tech house de buena factura, y el decente segundo largo de Suicide Of Western Culture, mientras que también hay hueco en la zona para experimentaciones de IDM y otros campos menos habituales y comerciales.

Es aquí donde entra el gran trabajo de Pina con Hum desde su laboratorio de experimentaciones con el ambient, la IDM y esas parcelas más frías y cerebrales que ofrece Skynet. Además, también ha remezclado uno de los temas del nuevo ep de Nev.era, que me ha dejado grandes sensaciones y del que me hubiera gustado hablar más largo y tendido, pero es otro de esos lanzamientos que no se escucharán mucho, precisamente porque otros paisanos están acaparando (también lógicamente) el eco mediático. Pero este EP de Nev.Era va a gustar por su delicadeza en los sonidos y texturas ambientales y cálidas.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=832573918/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=5/transparent=true/

Aparte de los trabajos de buenas formas house de Lasers, sus destellos luminosos y buenrolleros con Boreals y Balago de los que ya hemos hablado, es necesario también hacer mención a los honoríficos Esplendor Geométrico, que en su nuevo álbum han dejado algún pepinazo de categoría, al cerebral Oscar Mulero con su Biosfera o al fabuloso e hipnótico Salsa de Cuervo. Y también reivindacamos ese toque glitch hop de Alizz, fresco y brillante, que evoca a otros productores internacionales como Shlohmo, y que es bastante más resultón y rico que el nuevo trabajo de BFlecha o Pional, que se me ha acabado desinflando y que creo que ha tenido mejores lanzamientos anteriores, pero que sigue siendo mano de santo cuando roza su mejor nivel.

Algunos regresos y decepciones

En este cajón de(-)sastre quedan algunas pinceladas de esos de quienes esperabas algo más, otros que han pinchado y otros que te han sorprendido. En primer lugar, nombraré dos discos que me han gustado pero de los que esperaba más, que son el de los dichosos Daft Punk con su cansina campaña publicitaria y lo nuevo de The Knife. Que quieres tocar temas sociales e implicarte más en este tipo de problemáticas, bien, pero no deformes tanto tu propuesta como para dejarla sin esos pilares que tan perfectos quedaron en Silent Shout. Y si encima en directo hacen un playback con un bailecito, pues ya se le queda a uno la sensación de estafa en la cara.

No entraría en decepciones por ejemplo para mí el nuevo y esperado disco de Boards of Canada, aunque como Natxo en su reseña, ese paseo por el desierto a veces es demasiado soporífero, y eso reconociendo que tiene buenos temas, pero estos discos de IDM y ambient tan largo a veces pueden ser un problema, como ha pasado manifiestamente en el regreso de Autechre, que después del gran Oversteps, deja mal sabor de boca, por un doble CD repleto de cacofonías y hermetismo que sin embargo ha funcionado mejor en L-Event, el EP.

https://www.youtube.com/embed/c2OansjWFAo

También en regresos de clásicos, ha hecho poco ruido el nuevo disco de The Black Dog, con una IDM añeja que no sabe nada mal, que está lejos de su mejor nivel, pero que aguanta bien el tipo con algún que otro requiebro que deja buen sabor de boca. Bastante mejor que lo nuevo de Daedelus. Pero desde luego el retorno inesperado que mejor me ha parecido ha sido el doblete de µ-Ziq con su luminoso EP Xtep, premonitorio del posterior disco, Chewed Corners, en el que muestra su perfil más accesible, con alguna que otra vista al pasado. Si la segunda mitad del álbum hubiese sido igual de regular que la primera, sin duda hubiese sido un disco top. Asimismo, Paradinas también ha tenido tiempo para colaborar con la parienta, más IDM bajo el nombre de Heterotic. Aunque tampoco es algo que sea muy reseñable. Mejor quedarse con esta etiqueta pero recordando el nuevo y efectista nuevo álbum de Lusine, viejo conocido noventero. En cuanto a discos que se me han hecho difíciles y de los que esperaba más, está el de Darkside, con un Jaar al que no acabo de encontrar luciendo su mejor cara, lo encuentro demasiado diluido, y Psychic no es nada especialmente destacable. Tampoco he logrado conectar profundamente con Laurel Halo, más con sus portadas que con su música opaca.

Debutantes y jóvenes productores

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3262761485/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=1/transparent=true/

También hemos tenido tiempo este año para descubrir a nuevos artistas y para ver cómo han configurado su camino en este 2013. Los chavales de Cadence Collective han continuado editando nuevo material y asociándose con otros mozos productores, regalando coloridas texturas que escuchar a través de su bandcamp y recomendando nuevos nichos de compositores entre los que se encuentra Saint Pepsi, con el que sólo hay hueco para el house más hedonista y trazos de colorido vaporwave. Más derivados encontramos en la rama deep house, con el moderado debut de Mano Le Tough, las buenas maneras que aún tiene que mejorar Walton con su dubstep, el prometedor debut de Kölsch con un techno muy berlinés, casi propio de Kalkbrenner en 1977, el punch tech house de Ricardo Tobar en su completísimo primer LP y otros nombres que siguen apretando y mejorando con respecto a sus lanzamientos anteriores, como Ukkonen con su segundo álbum The Ancient Melodies Of… y su distinguido toque warpiano, más IDM de calidad en el debut de Dalhous y esperanzas en el techno semi industrial, incisivo y macarra de Torn Hawk. Aunque para bailes infinitos, nos quedamos con Jessy Lanza y su encanto innato.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2641736317/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/t=4/transparent=true/

Para los amigos de la erosión

Drones, ambient, secuencias, todo va unido, todo hila en la línea de flotación de este 2013 que ya se va, y que a pesar de que a muchos acérrimos de Fuck Buttons no les ha gustado la deriva del último trabajo, precisamente por ese poso tan progresivo ochentero de sintetizadores que rompe con esa ruptura de noise que bien habían exhibido antes. Pero esos golpes y el jugueteo con el hip hop y con canciones que destruyen cualquier córtex cerebral han confeccionado un ensamblaje diferente que sigue poniendo los pelos de punta del dúo. Para poner de punta el vello es lo que ha hecho el bueno de The Field con su Cupid’s Head, sacando alguno de los pepinos del año, con cambios de ritmo sintéticos que simplemente han petado cualquier auricular que se precie este año.

Buenas progresiones también, muy cinéfilas, las que ha hecho Umberto, con poses de Jarre y otros maestros, que se ha quedado a las puertas de entrar entre lo mejor del año. No ha sido tan efectivo por ejemplo el viraje synth de Petar Dundov, que después de progresiones de tech house bastante más sutiles, ha desafilado su música para hacer un trabajo más plano al que le falta punch. Para tirar por caminos más eclécticos en cambio hemos tenido la electrónica progresiva de Ricardo Donoso más y la experimentación de Richard Pinhas, para oídos más sibaritas.

http://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=2302630856/size=medium/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/transparent=true/

Epés y pequeños lanzamientos

No suelo seguir mucho los epés, porque al final me veo desbordado de tanto material, como imagino que pasa a muchos, pero no quiero despedir esta entrada sin hacer mención al buen lanzamiento de Slhohmo, la energía de Rustie, la elegancia de Monokle, el ritmazo de Inga Copeland, la opresión de Rainer Veil, en contraposición a la vitalidad de Chrome Sparks, burialismos como Bija, los bajos gordos de Hush Hush Pony, la electrocución de Pete Swanson, los impresionantes Testpressing de Demdike Stare… Pero sin duda, si uno se me ha quedado grabado ha sido el de Vessel, con ese ambiente tóxico marca Richard D. James. Una de las pistas que más he repetido este año.

https://www.youtube.com/embed/vI1N8wJbh7U

Algunas menciones especiales, Dj Earl diciendo ‘es tuiter-es tuiter-estuiter’ en Booty, la pequeña maravilla ‘You Don’t Need A Weatherman’ de Darkstar, lo mejor de un disco que ha sabido a poco, el regalo de Alice (Redux) de Clark o este sonoro recuerdo evocador del mejor Maps y podría estar con un sinfín de detalles de este 2013 que me han embargado. Así que prefiero dejaros mi lista de electrónica del año que he hecho en spotify, y que cada uno escarbe según su gusto. Eso sí, de todas cosas con la que me quedo, es con esta, he dado mucho por saco en la redacción porque creo que lo merecía y quería compartir estos agonizantes momentos de final de año con vosotros y con esto que me tiene fascinado:

https://www.youtube.com/embed/uKGU68Cg-Xs

Nos vemos en 2014 con más electrónica.

Copón que año.

Electrónica de 2013 en Hipersónica

Anuncios