Una radiografía de True Detective a través de su banda sonora

Un comentario

Miles de comentarios y reseñas han salido en la última semana y media sobre la que es considerada la serie del momento. Tras la emisión de su octavo y último capítulo, la primera temporada de True Detective ha cosechado un buen número de opiniones favorables, con un final que habrá dejado mejor o peor sabor de boca según el consumidor. Algunos ya la tildan de obra maestra (valoración que considero bastante prematura y desmesurada), pero no cabe duda de que esta primera temporada ya tiene su lugar reservado en la historia de una cadena grande como es HBO.

Probablemente esto último no sea fruto de la casualidad, ya que True Detective cuenta con una trama intrigante, bien planteada y desarrollada, sin miedo a levantar el pie del acelerador cuando lo ve necesario, acompañado de una ambientación densa y oscura, aderezada con unos estupendos actores que muestran estar en su salsa a la hora de interpretar personajes tan ricos e intensos y algún que otro desnudo de la Daddario para darle sabor. No obstante, uno de los aspectos que más nos entusiasma a algunos sobre esta serie es su acertada y espectacular banda sonora, elegida por T-Bone Burnett, que hoy vamos a repasar, iniciando así una serie de posts relativos a otras series con una banda sonora que hace babear a cualquier melómano.

Un largo paseo por el Country y el fango

Una serie con una estética tan marcada dentro de unos valores de oscuridad y densidad tan altos, tan metida de lleno en una zona tan profunda y sureña de Estados Unidos como es Lousiana, iba a tener una banda sonora bastante específica y acorde con la imagen diseñada alrededor de los personajes de Woody Harrelson y Matthew McConaughey. No obstante, aunque lo que más predomine aquí sean sonidos cercanos al Folk y al Country Norteamericano, también hay cabidas a algunas cosas atípicas.

https://www.youtube.com/watch?v=UMJ3SSKjuxM

Centrándonos un poco en los géneros predominantes, es decir, el Folk y el Country, vemos una preferencia por sonidos que exploten un poco las raíces de la región, pero también con algo de tonalidad oscura. Empezando por el tema que acompaña los créditos iniciales, ‘Far From Any Road’ de The Handsome Family, un dúo del que me encantaría decir que tienen algo tan mínimamente destacado como esta pieza, pero pocas alcanzan la oscuridad e intensidad que florecen en esta pieza (aunque el disco del que procede, Singing Bones, bien merece una escucha aunque sea por la curiosidad), volviéndose ya un elemento tan imprescindible en la serie como sus protagonistas.

En este paseo por las raíces de Estados Unidos también tenemos ocasión de observar un viaje en el tiempo de estos sonidos, pasando de clásicos imprescindibles como John Lee Hooker, Buddy Miller o Waylon Jennings hasta sonidos más contemporáneos como en el caso de los mencionados The Handsome Family, Steve Earle (ojo, que su aportación al mundo de la tele no acaba ahí, véase su faceta de actor en series como The Wire y Treme), Father John Misty o incluso los Black Rebel Motorcycle Club de su álbum Howl, más cercano a la Americana, pasando en el camino por nombres de la categoría de Gregg Allman o Townes Van Zandt, cuyo ‘Lungs’ corona y engalana ese final del capítulo séptimo.

Más allá del Sur profundo

Sin embargo, y como antes quería destacar, más allá de las apropiadas piezas de melancolía y oscuridad como el caso del ‘Casey’s Last Ride’ de Kris Kristofferson, el ‘Did She Jump Or Was She Pushed?’ de Richard And Linda Thompson, los creadores han mostrado interés por darle variedad a la banda sonora sin que esta perdiera el espíritu de la serie. Hemos encontrado desde piezas de música clásica de mano del piano de Glenn Gould o piezas de fuerte calado pop, como en el caso de Lucinda Williams, Ike & Tina Turner, Juice Newton o también saltar el charco para rescatar el ‘Tired of Waiting for You’ de The Kinks.

Tampoco han dudado de rescatar canciones altamente psicodélicas, ya sea el ‘Kingdom of Heaven’ de The 13th Floor Elevators o el ‘Eli’ los inefables Bosnian Rainbows o mediante The Black Angels. Tirando más hacia terrenos menos típicos, vemos también música afroamericana, pero acompañada de bases y rapeos. El toque Hip Hop lo ponen tanto Boogie Down Productions con su ‘Illegal Business’ o los imprescindibles Wu-Tang Clan con ‘Clan In Da Front’.

Siguiendo con ejemplos atípicos, mencionar también la inclusión de las raras movidas mentales de Les Claypool con el ‘American Life’ de Primus o también el adrenalítico ‘Honey Bee (Let’s Fly To Mars)’ de los Grinderman comandados por Nick Cave poniendo la guinda en un cuarto capítulo con un final de infarto. Hasta hemos podido ver un par de incursiones al universo Metal con dos temas de los esquizofrénicos Melvins o el fumeta ‘Holy Mountain’ de Sleep.

https://www.youtube.com/watch?v=oolwsWexSzQ

Ver tantos ejemplos diversos sirve para comprender cómo esto también se relaciona con la variedad de estilos que poseía la serie, que podía beber tanto de un Thriller, de un drama 100% HBO como de un procedimental policíaco. Para que vosotros también podáis comprobar la riqueza de esta banda sonora sin necesidad de tener que ir buscando en los capítulos de la serie, os facilitamos esta playlist de Spotify creada por nuestro ex-compañero Gallego.

https://embed.spotify.com/?uri=spotify:user:gallego:playlist:26gia8nPX8d8s0I9RFPAE2

Series de televisión en Hipersónica