Universal compra la división musical de EMI: la industria que se devora a sí misma

¿Mala época para la música? Más bien, mala época para una industria a la que le cuesta aceptar el signo de los tiempos. Las grandes casas son cada vez más grandes, pero a costa de devorarse entre ellas formando consorcios de proporciones mastodónticas. Hoy toca anunciar que la mítica EMI ya es historia, pues Universal ha comprado su división musical.

El desembolso realizado por el grupo Vivend/Universal se cifra en casi 1.400 millones de euros, siendo el primer paso en la desintegración del sello donde figuraban nombres como The Beatles, Pink Floyd, Blur o Coldplay. Tras este movimiento, Universal pasará a dominar más de un tercio de las ventas mundiales de música, lo que precisará de las correspondientes revisiones por parte de las comisiones anti monopolio. En caso de negativa, Universal optará por ir deshaciéndose de las filiales “prescindibles” hasta adaptarse a los requerimientos.

El desguace de EMI no acaba aquí, porque se espera que un consorcio encabezado por Sony anuncie la compra de la división de distribución por 1.465 millones de euros. De esta forma se seguirá ampliando la brecha entre los gigantes del negocio, que parecen abocados a acabar fagocitándose ante la incapacidad de subsistir por sí mismos, y los pequeños sellos que realmente están dispuestos a acometer riesgos y apostar por la necesaria regeneración del negocio.

Vía | Billboard

Anuncios