Por más que intento decirlo de alguna manera más suave y pensar en un texto más político no puedo. Para eso están otros medios. El concierto de Peter Hook ayer en la sala Rock Kitchen de Madrid sólo tiene un calificativo: “puta mierda”. Lo siento si a alguien a estas alturas le parece ofensivo el término “mierda” pero es lo que hay.

Es incomprensible que un señor de 54 años venga hoy a destruir la imagen mítica de un debut como Unknown Pleasures (1979, Fabric Factory Records) porque se le han acabado las ideas, su último proyecto, Freebass, sea de lo peor que ha salido este año, y tenga que ganarse la vida a costa de recuerdos del pasado que destruye a su paso haciendo caja.

Si Peter Hook ayer hubiese venido a ofrecer un concierto de su propio material el resultado habría sido aceptable, nada del otro mundo, más bien aburrido, con una coartada efectista propia de un alguien sin gracia pero al fin y al cabo ninguna catástrofe que comentar.

Cuando un músico con su trayectoria viene bajo el paraguas de un debut que fue publicado tres décadas antes por un cuarteto único, el cual no puede repetirse y cuyo mero intento acarrea un respeto máximo, ya entramos en otro nivel para juzgarlo. Peter Hook se vale de la nostalgia de un álbum que en su día pasó desapercibido y que luego ha sido aupado como uno de los mejores discos de la historia, de ahí este juicio a su directo.

Quienes no pudimos presenciar ningún concierto de Joy Division sólo podemos hablar de cómo eran esos directos a partir de escuchar muchos bootlegs y de deborar devorar todos los artículos publicados sobre ellos. Pero lo de ayer fue de todo menos un concierto de Joy Division. Y nada de que no tenía que ser así, puesto que el propio cartel del concierto y Hook se valen de ello: “Unknown Pleasures a Joy Division celebration from Peter Hook” ponía en letras bien grandes sobre la portada de Peter Saville.

Lo de ayer fue más parecido a una orquesta de pueblo en las fiestas estivales. Músicos que abordan bien el repertorio pero que no le aportan nada de lo que de verdad le hace especial. Una banda compuesta por gente de confianza de Peter Hook con los que ha trabajado en los últimos 20 años, además de su hijo quien se encuentra al bajo.

Peter Hook en Joy Division fue el bajista. Uno de los más influyentes a la hora de aportar unas líneas oscuras y demoledoras a cada tema. Sin él las canciones no hubiesen sonado tan bien. Hoy, 31 años después. Peter Hook se ha convertido en el cantante en un homenaje que ya hace aguas desde ese primer momento. Lo que mejor hacía el músico inglés y nos priva de ello. Se dedica a hacer posturas hieráticas sujetando el mástil del bajo en los instrumentales, mirando desafiante al público, se dedica a levantar el brazo derecho durante todo el concierto como si estuviese en el gimnasio practicando deporte, cuando su deporte tendría que ser frente al instrumento, no concibe lo de cantar y tocar al mismo tiempo, y salvo en algunos momentos puntuales, las líneas de bajo de Peter Hook estuvieron ausentes.

Después tenemos la difícil papeleta de afrontar la carismática presencia de Ian Curtis sobre escena. Nadie duda que sin dicho cantante esta banda no sería lo mismo. Peter Hook lo demuestra aún más. Si él hubiese sido el cantante Joy Division bien podrían haber permanecido en el anonimato. Si ni siquiera fue el líder vocal de New Order el intento de dar voz hoy en día a estos temas es un ataque atroz.

Comenzó el concierto con su timbre grotesco, bruto y sin encanto. Aquello parecía un concierto con un hooligan británico exaltado más que un homenaje sentido. El debut de Joy Division se queda demasiado corto (no dura ni 40 minutos) para un concierto, así que toca comenzar con temas de Warsaw como ‘At A Later Date’ o ‘No Love Lost’ para empezar tan arriba como fuese posible, que luego la caida iba a ser fina.

Después ya llegaría el momento de afrontar Unknown Pleasures y de intentar acercarse lo más posible al registro vocal de Curtis, algo impropio en un homenaje, ya que para eso nos ponemos el disco. En todos los intentos donde no tenía que sonar tosco falló. Los registros graves y prolongados fueron para Peter Hook una agonía que en cambio en la voz de Ian Curtis parecían pecata minuta, dotando a los temas de la emotividad que les caracteriza. Sólo con el aumento final de ‘Disorder’ Peter Hook ya pedía la hora, algo que nos hubiese librado de aguantar el resto del directo.

Por desgracia no fue así. El aura tenebrista de temas como ‘Day Of The Lords’ o ‘Insight’, donde Curtis mantenía en vilo al receptor, Peter Hook lo afrontaba sin ningún reparo, entonando los versos como cuando alguien canta al Sing Star. A mitad del concierto la letra de ‘Insight’ fue uno de los duros golpes que resumía la noche. El bajista cantaba sin problema:

(…) But we remember when we were young.

And all God’s angels beware,

And all you judges beware,

Sons of chance, take good care,

For all the people not there,

I’m not afraid anymore, (…)

Aunque las partes más duras llegaron con los temas a corear como ‘She’s Lost Control’ que en vez de permanecer con su tempo pausado se acelera como si fuese una canción que hay que afrontar de manera rápida, cargándose de esta manera su lirismo. Esto con ‘Interzone’ lo pudo hacer sin problemas, puesto que es el tema que más se presta a ello, pero aún así también erró el tiro. Ayer estuvo sobre el escenario más que nunca la presencia de Iggy Pop con sus The Stooges, que tanto influyeron a Ian Curtis. En ningún momento consiguieron transmitir nada que sonase a Joy Division. Menos aún cuando decidió cerrar con dos himnos que yo deseaba que no destrozase: ‘Transmission’ y en especial, ‘Love Will Tear Us Apart’. La masacre ya estaba hecha, el homenaje dado y Peter Hook digno de ser retirado a Alaska. Gracias por nada.

[[gallery: unknown-pleasures-por-peter-hook-en-concierto-en-la-sala-rock-kitchen-madrid]]

Foto | Gracias a @Milleiro por la idea de la imagen principal

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments