Unos se caen de un cocotero y te dejan colgado; Florence Welch se rompe un pie y sigue adelante con su gira

Todos aquellos que estéis atentos a las confirmaciones y carteles de diferentes festivales, y no me refiero sólo a los “caseros”, sino al panorama internacional habréis visto que Florence + The Machine son prácticamente omnipresentes… ¿Cómo iba a ser si no, tratándose de un año de promoción de un nuevo disco y siendo una formación tan dada a festivales?

Precisamente, uno de esos festivales en los que aparecía su nombre es (o era, porque ya se ha celebrado) el de Coachella, en Los Angeles, donde, estuvieron presentes, como se esperaba y donde hubo contratiempo: Florence se rompió un pie.

Ahora es cuando, tú, que tienes un abono para un festival en el que actúan y que has comprado sobre todo (si no sólo) por ellos, te echas a temblar. Pero no, buenas noticias: no te vas a quedar sin escuchar las nuevas canciones de How Big, How Blue, How Beautiful, ni esas anteriores que tanto te gustan, aunque, sí te vas a quedar sin ver bailar a la Welch.

Según comunican a través de la página de Facebook de la banda, no va a haber sangría: la gira sigue adelante, pero la cantante tendrá que tomárselo con calma, así que las coreografías quedan descartadas hasta nuevo aviso del médico:

Siento mucho decir que, tras la que ha sido una de mis actuaciones favoritas, en Coachella, he descubierto que me he roto un pie en un salto desde el escenario.

Desgraciadamente, mientras se cura, mis actuaciones tendrán que ser más tranquilas.

De verdad que lo siento, estoy desolada, pero aún así quiero actuar.
Comprendo que no será lo que esperabais, pero espero que lo disfrutéis igualmente. Voy a intentar que sea lo más especial posible para vosotros.

Para Glastonbury mi pie debería estar recuperado.
Este álbum va mucho sobre sacar algo nuevo de lo que está roto, así que, veamos que sale de esto.

Buenas y malas noticias, como veis. De cualquier forma, si la esperas en nuestro país, debería ser para el FIB, y para esas fechas, si atendemos a lo que nos cuenta Florence, debería estar al cien por cien. Hay que darle las gracias: otros se caen de un cocotero y dejan a su público más colgado que los cocos en la palmera.

Anuncios