Utopia, del sonido a la pesadilla

No hay comentarios

Los eventos fuertes de la vida real quedan grabados en nuestro cerebro para siempre, una captura es tomada de esos momentos con un contenido sensorial muy rico. Creo en la música en las películas como un instrumento para crear esa complejidad sensorial, para dejar una marca en el cerebro.

Ahora mismo, hay ahí fuera una serie terrible, excesiva y para la que en absoluto estáis preparados. Su nombre es Utopia y se emite en el canal británico E4, los mismos que se marcaron Misfits, así que algo os podréis imaginar si tuvisteis el gusto. Con su segunda temporada recién cerrada algo podemos decir seguro: no hay nada igual en televisión ahora mismo. Consigue semejante logro con su desconcertante argumento, sus personajes completamente fuera de quicio y un tratamiento audiovisual que busca convertirse en una constante bofetada para el espectador.

De la parte sonora del golpe se encarga el chileno musicalmente educado en Canadá Cristobal Tapia de Veer, quien califica su forma de trabajar como composición de guerrilla. Ponedle la etiqueta más chorra que se os ocurra, que nada cambiará el hecho de que estamos ante uno de los esfuerzos más inquietantes que hemos podido escuchar en el terreno de la banda sonora durante estos últimos años. Seguramente así es como debe sonar el hilo musical del ascensor que desciende al infierno.

Si la sensación que transmite la serie es de desasosiego, de indefensión y de terror a lo indefinido, llegando a niveles casi lovecraftianos, es en buena medida gracias a lo abstracto de las composiciones de Tapia, quien juega a mezclar instrumental clásico y herramientas típicas de su Chile natal como la trutruca, apostando siempre por los sintetizadores como argamasa con la que construir y luego retorcer todo hasta que resulta prácticamente imposible distinguir cualquier rastro de humanidad.

Seguramente así es como debe sonar el hilo musical del ascensor que desciende al infierno.

El horror se acrecienta precisamente cuando la banda sonora alcanza puntos casi cómicos, con percusiones alegres y vientos que juegan al despiste, haciendo como si la cosa no fuera con ellos. Mientras tanto, en pantalla la violencia ni se plantea pasar desapercibida, las tramas giran y giran en una espiral de caos y la música choca de frente con todo ello, como intentando quitar hierro al asunto y logrando irónicamente el efecto contrario. Ese escalofrío que nos recorre la espalda es una nota sostenida o una desfigurada grabación vocal que luego nos hará pasar una mala noche.

https://soundcloud.com/cristobal-tapia-de-veer/utopias-executive-funding-pre

Tengo una gran conexión con Marc Munden (nota: director de la serie), no hablamos mucho de estilos como tal, las cosas simplemente suceden así. Me adentro en caminos peligrosos y él sigue empujándome hacia el precipicio, pues tiene la seguridad de que rebotaré como una pelota de baloncesto.

La idea es llevar las cosas al extremo, de eso no cabe duda, y los resultados demuestran funcionar a la perfección. Con el trabajo mostrado en las dos temporadas ya emitidas de Utopia, este aún joven músico se ha situado como uno de los compositores más atrevidos e interesantes del terreno actual de las bandas sonoras, junto a nombres como Cliff Martínez, Clint Mansell o el reconvertido Trent Reznor.

Os hará falta bastante valor, eso os lo digo ya, y no puedo prometer que vayáis a salir de aquí igual que entrasteis, pero no está de más arriesgar de vez en cuando. Si conseguís mantener la cordura tras la experiencia, aquí os estaremos esperando.

Utopia-014